Contracorriente

January 20, 2015

Estamos una vez más en otra publicación de “Como un granito de mostaza”, esta semana les traigo un testimonio que viví apenas hace unos días y deseo compartir con ustedes.

Yo como les he comentado en entradas anteriores, llevo ya un par de años sirviendo al Señor por medio de la pastoral juvenil de mi parroquia. Y entrar en este caminar, me abrió muchos los ojos a prácticas que hacía antes y que ahora no realizo. Disfruto mucho más ir  a un retiro que celebrar carnavales, espero y ahorro durante el año para ir a encuentros juveniles a nivel nacional, y mi tiempo libre lo administro felizmente en la parroquia a la que asisto para servir al Señor y a la comunidad. Sin embargo, ser joven y estar en el camino, no te mete en una burbuja, y a pesar de que hago muchas cosas que quizás otros jóvenes les parece aburrido, también me divierto de forma sana con evento o actividades que hay. Voy al cine, a conciertos, me encanta ir de compras, me gusta ira fiestas y bailar toda la noche, soy al final del día, una chica común y corriente. Una joven que se divierte como todos, sólo que no apoya ciertas modas o acciones que la sociedad juvenil actualmente practica. Con esta pequeña introducción aterrizo en el tema central de esta entrada: The Day After.

Para los que no lo conocen, The Day After es un festival de electrónica que es 100% organización panameña y es hasta ahora el único festival de este género a nivel regional, el primer festival fue en el año 2012 y desde allí ya van 3 exitosos años de música electrónica para todos sus oyentes. Yo no soy amante de este género, pero si me gusta escucharlo y hay muchas canciones cuyas letras son de superación, amor y libertad interior. En un concurso, en el 2012, gané entradas VIP de por vida al evento, lo cual significaba que cada año que hacían el festival, la productora del evento me regalaba dos entradas para asistir. ¡Genial!

Llevo 3 años asistiendo y siempre voy a lo mismo: a escuchar la música y pasarla bien con mis amigos. Este año, por motivos que aún desconozco, fui más observadora que nunca al evento y caí en cuenta de algo que me hizo reflexionar: sí que estamos marcados bajo estereotipos.

Okei, es un evento de electrónica, sí, pero ¿acaso hay una ley de que debes ir vestido, o semi vestido de cierta forma? Al llegar al evento pude notar que una gran cantidad de personas sobre todo chicas estaban en pantalones ultra cortos y blusas escotadas, como si menos fuera mejor. Yo fui con una blusa holgada, un jeans y zapatillas, y me sentía cómoda, sin embargo, pude notar una ligera incomodidad al ver que muchos observaban y quedaban como que..¿qué hace una chica en jeans aquí? No tiene nada de malo a mi parecer. Si bien es cierto, no hay una regla que diga cómo debes ir vestido al evento, ni qué hacer y qué no.

El detalle del vestuario fue algo leve. Si uno se siente mal por no estar como los demás, no eres testigo de esa acción contracorriente que el Papa mencionó en Río de Janeiro de hacer líos. No dejes que la presión de la moda actual te defina como persona, no era necesario ir vestida expuesta y de forma comprometedora sólo porque era un evento de electrónica.

Otro punto, algo que destaca allá es el licor, y el hábito de fumar. Si no sales borracho de allá o te fumas tu par de cigarros, no estuviste en The Day After. ¿Por qué? ¿Ley también?

Creo que todos podríamos disfrutar de lo que sea que hagamos de forma sana. Tomarse jugo de naranja o soda toda la noche no le quita la diversión al evento. Y salir cuerda y tranquila para emprender mi viaje a casa no es nada malo.

Yo puedo asegurar con esta experiencia, que como jóvenes está en nuestra decisión qué hacemos con nuestra vida y cómo la manejamos, especialmente en esta etapa llena de libertad y controversias. Lo que puedo decir es que me siento feliz por haber ido al evento a escuchar un estilo de música que me gusta sin hacer nada malo. Bailé, salté, canté, tomé mucho jugo de naranja y soda y me divertí como nunca. Otro punto que quiero tocar es que esto demuestra que no es encerrarnos en una burbuja tachando todo lo del mundo como algo negativo. Es deber de cada uno de nosotros estar en el mundo y vivir en él sin ser del mundo. Y esa decisión la tomas tú individualmente.

Tú decides cómo divertirte y cómo manejar tu vida. Para aquellos que piensan que la juventud de Cristo no puede divertirse, es error, ya que los jóvenes que siguen al Señor se divierten junto a él y aprenden a manejarse en el mundo para no dejar de ser jóvenes, eso sí, sin caer en las mil y un tentaciones y abismos que el mundo ofrece en moda y presión social. ¿Y tú, qué decides hoy?

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload