A días grises...mucha oración

July 30, 2015

“Felices los que lloran porque serán consolados”, esta es una de las bienaventuranzas, ¿suena algo irónica verdad? Sin embargo, es cierta y bajo este enfoque te invito a pensar en lo siguiente:

 

A ver, mano arriba si tu vida es perfecta. ¿Nadie verdad?

 

Todos afrontamos problemas, tenemos dificultades inesperadas y tenemos que lidiar con ellas para salir adelante. Y para dejar claro un mito muy común, estar en la iglesia no te exime o te resuelve la vida. Edificarnos y practicar de forma activa nuestra vida espiritual ayuda mucho a nuestro sentir humano y a ser personas más felices y que tienen paz interior, sin embargo, los problemas siguen presentes y muchas veces se nos presentan pruebas difíciles para ver cómo sobrellevamos las situaciones.

 

¿Por qué has llorado? ¿Por un amor fallido? ¿Duelo? ¿Fracaso en tu trabajo? ¿Problemas con tus hijos? ¿Te sientes solo y vacío? Está bien, no eres raro por sentirte así, la verdad es que todos pasamos por problemas pero la clave de cómo superarlos va ligada con una palabra: oración.

Cómo decía un sacerdote que aprecio mucho: “Ánimos, fuerza y confianza en el Señor”, apliquémoslo. Hay tantas cosas que atormentan a la gente, y decidimos porque somos masoquistas y creemos que podemos solos con las cosas callar, cegarnos ante la luz de esperanza, y ser seres humanos débiles, que nos dejamos aplastar por los conflictos. O peor aún, los tratamos de evitar. Tenemos un colapso mental y emocional por dentro pero sólo por orgullo o para evitar comentarios o que alguien se entrometa fingimos que todo está bien, sonreímos, vivimos con una máscara, hasta que un día explotamos y resulta ser peor la forma de salir adelante. También caemos en buscar soluciones de forma errónea. La sociedad no es tonta, tiene miles de formas de cultivarnos inadecuadamente la necesidad de salir de los problemas metiéndonos en más problemas. Te dejó tu novio…pierde el control. Tienes problemas con tus padres…sé más rebelde. Sientes que nadie te quiere…vete de farra y olvida el dolor. Y la peor…Te sientes solo o afligido…haz lo que quieras menos ir a la iglesia.

Enfocándonos en la juventud, a veces somos tercos. Seguimos malos consejos, buscamos caminos alternos y no oramos. No oramos. Sé que no es fácil afrontar una situación pesada y dolorosa, pero la oración y aferrarnos a Jesús sí ayuda. No es un proceso instantáneo, pero nos va sanando las heridas, y mientras más nos acercamos más sentiremos su inmenso amor y misericordia, porque hasta los problemas más fuertes tienen un final de paz y calma de la mano de Cristo.

 

Atrévete a ser transparente, a pedir ayuda, a no ignorar lo que sientes, a pararte firme y decir: No estoy bien, porque así como lloras y aceptas tu situación, así mismo con fe y confianza podrás buscar levantarte y ser consolado por la mano de Jesús.

Ora, visita el Santísimo, aprende a comprender el sacramento Eucarístico, pide ayuda o dirección espiritual, no seas impulsivo, los problemas a veces llevan a otros más fuertes si no sabemos qué medidas tomar o cómo dar el primer paso a una mejoría. Y muy importante, no te dejes influenciar por el mundo, no todo lo que brilla a simple vista tiene buen color cuando se acerca.

Cristo te ama, Cristo te consuela, y Él permite que llores porque sabe que puede ayudarte a sanar tus penas. Dios te bendiga. 

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload