Un mensaje de dos semanas

August 10, 2015

"Bienaventurados los limpios de corazón porque verán a Dios" Mt 5,8

 

Ayer compartimos como jóvenes católicos en el #EJA (Encuentro Juvenil Arquidiocesano) y la verdad más que hablarles del tema quiero compartirles mi testimonio.

 

Conocido en años anteriores como “Huracán”, este encuentro reúne miles de jóvenes de distintas parroquias y que pertenecen a pastoral juvenil para tener un día completo de encuentro con el Señor. En dicho encuentro hay Eucaristía, Hora Santa, prédicas, animación y el famoso festival juvenil, dónde distintos grupos se preparan con tiempo de anticipación de hasta meses para llevar una presentación al escenario de la USMA y transmitir con su talento un mensaje al resto de la juventud presente.

 

Hace semanas nuestro párroco nos dijo que íbamos a ir al encuentro, y con organización previa armamos la lista de jóvenes (casi 500 de nuestra parroquia entre confirmación y pastoral juvenil), recogimos el dinero, separamos los buses y sólo nos faltaba esperar que llegara la fecha (9 de Agosto), madrugar y coger rumbo a la USMA. Todo arreglado. Pero a veces Dios nos dice “hey, ¿solamente eso? No, tiene que haber algo más”, y es ahí dónde surge alguna idea que nos saca de la zona de confort y se forma la corredera por Cristo.

 

¿Qué pasó?

 

Pues justamente dos semanas antes del encuentro, en una reunión de coordinación de pastoral juvenil nos pusieron el reto de armar una presentación para el encuentro, plofff, quedando así nuestra comunidad (Charitas), cuyo uno de sus carismas es el arte escénico, envueltos en tremendo dilema que nos pondría de cabeza en tiempo y acción.

 

La verdad es que como comunidad nunca habíamos tenido la oportunidad de presentarnos en un encuentro nacional o que fuese a nivel de la Arquidiócesis, por lo que no pudimos decir que no y casi a las horas empezamos a ver qué hacíamos. Tengo que admitirlo, lo primero que pensé cuando nos pusieron el reto fue que era una valiosa oportunidad para darnos a conocer como comunidad, tú sabes, para que la gente dijera “vaya, en La Chorrera hay talento”. Hicimos la convocatoria entre la comunidad, nos decidimos por presentar un drama bailable y fijamos fechas de ensayo. Todo muy práctico y lógico. ¿Qué había detrás de todo este enredo? Pues sólo Cristo sabía, y vaya que nos fue sorprendiendo.

 

Empezamos a ensayar un martes por la noche, y recuerdo que en la primera oración que hicimos por dicho proyecto le pedimos al Señor que nos dejara una enseñanza de todo esto, y que no fuera un acto sólo para evangelizar a los demás sino a nosotros mismo en el proceso, ya sabes, para llevar bien el mensaje. La idea fue presentar tres casos de personas que tratan de seguir al Señor pero que tienen sombras o malas influencias que complican el proceso de conversión, y se tornaba todo en una lucha como la película que se llama “Ángeles y demonios”, muy literal.

 

Gracias a Dios pudimos montar la presentación en las dos semanas a pesar de los conflictos de congeniar en horarios. Y viéndolo por fuera, la presentación se veía bien.

 

Ahora, mi testimonio va de la mano con lo que pasó en el interior de cada ensayo. Pasó algo que como comunidad quizás llevábamos tiempito buscando experimentar, pero que se hacía difícil o no se daba la oportunidad. Y nos tomó dos semanas entre estrés, prácticas, repasos, pasos de baile, cansancio, horas de sacrificio y oración descubrir que Dios nos había dado ese reto no para molestarnos, ni mucho menos para darnos fama, sino que nos tomó en un momento vulnerable de comunidad, dónde estábamos consumidos por problemas internos y nos tomó a cada uno para estar encerrados por dos semanas viéndonos todas las noches para captar un mensaje. Gracias a este reto nuestra comunidad se unió, aprendimos a trabajar en equipo, y vivimos ese drama como si fuese nuestra historia, nuestro sentir y veíamos en los ojos del otro cómo cada caso nos representaba. Fue un mensaje de amor que recibimos durante dos semanas, dónde cada día como hermanos aprendimos más del otro, nos cuidamos, escuchamos, toleramos y hasta nos conocimos. Allí descubrí nuevos talentos, comprendí que para llevar un mensaje a la juventud tenemos que comprender el mensaje nosotros primero, y me enamoré más del Señor por medio de mis hermanos. También me pasó algo que generalmente no me ocurría. Siempre cuando me tocaba decir oraciones en público me salían bastante genéricas y nada profundas, sin embargo, yo misma quedaba impactada de las palabras que salían de mí cada vez que orábamos, empezaba a pedir, dar gracias y al cerrar mis ojos las ideas fluían y no las decía por decir, simplemente salían de mi corazón. Y cada vez que terminaba de orar, una enorme sonrisa estaba en mi rostro.

 

Cuando llegó el día del encuentro todo trascurrió normal, quitando ciertos imprevistos de salud y estrés por la hora de presentarnos, todo estuvo bien. Y cuando el momento cumbre llegó, la hora de presentarnos, Jesús nos dejó un último mensaje como comunidad. Puedo decir que sentí y viví esa presentación como si la estuviese viendo. Podía sentir cómo querían asomarse las lágrimas durante el drama, cuyo mensaje además de fuerte era muy emotivo a título personal. Fue una experiencia gratificante, no sólo porque a todos les gustó y valieron las horas de ensayo, sino porque ganamos mucho más que aplausos, ese día ganamos una hermandad más sólida, nos llevamos un mensaje de amor, y por el baile, la actuación y la oración, reafirmamos que el carisma que se le dio a Charitas hace un año no fue en vano, habíamos confirmado que dicho carisma era nuestro portal para acercarnos más a Dios.

 

Mi eterno agradecimiento a nuestro párroco que fue instrumento de Dios en el momento que nos invitó a participar, y a mis hermanos de Charitas, por vivir juntos esta experiencia, y a los que no por su oración y apoyo incondicional, que fue un pilar clave para sacar esto adelante. La unión hace que el amor de hermanos fluya y permanezca entre nosotros. San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload