Gracias Señor por los catequistas

September 3, 2015

“Dios no tiene miedo de las periferias. Por eso, si ustedes van a las periferias lo encontraran allí”-Papa Francisco

 

Instrumentos del Señor, sacrificadores de tiempo y fieles entregados de corazón a la evangelización. Es más, puedo decir que mi camino junto al Señor inició gracias a mi catequista de confirmación.

Yo era una niña de tan sólo 15 años cuando entré a confirmación obligada y con un solo enfoque: terminar esas “clases” lo más pronto posible. Pensé encontrarme con largas horas de aburrimiento, con jóvenes fuera de base y con temas que me sacarían uno que otro bostezo, sin embargo, descubrí un nuevo estilo de vida, desperté de un sueño profundo que me tenía ciega y conocí una persona que me encaminó con sus palabras, enseñanzas y cariño. Conocí a Jesús por medio de mi catequista. Y gracias a mi catequista, cuando terminé el período de confirmación, sentí la inmensa necesidad de seguir sirviendo al Señor en la iglesia y por mi propio testimonio de ser mejor cristiana.

Ahora, ¿qué hacen los catequistas? ¿Son sacerdotes encubiertos, religiosas que salen del convento? Los sacerdotes y religiosas pueden dar catequesis, es lo que hacen casi todo el tiempo, sin embargo, los catequistas son laicos comprometidos con la evangelización, personas que tienen ese llamado y entrega para salvar almas y llevar la Buena Nueva a todos. Enfocándonos en los catequistas de jóvenes, resulta una labor más ardua y hasta difícil, pues sabemos que la juventud se encuentra hoy en día muy acorralada por el mundo y sus opciones completamente distantes a la gracia de Dios.

¿Cómo hacen los catequistas para lidiar con jóvenes rebeldes, que van a la confirmación obligados o desconectados de Dios y su palabra? Si bien es cierto, llegar al corazón de un muchacho y sembrarle esa semillita de amor para amar a Jesús no es fácil, y es por eso que los catequistas no pueden imponer nada ni tratar a los jóvenes de forma manipuladora o intensa en busca de que despierten ese interés en Jesús. Al contrario, tienen que ser psicólogos, padres y madres de familia, amigos y consejeros juntos, ya que son instrumento del Señor para llegar a esa gran cantidad de muchachos que tienen sed de Cristo o que no lo conocen.

Ser catequista no es un trabajo de 8 horas laborales, ni un pago o acuerdo con Cristo de que “yo te doy jóvenes convertidos y tú me das un escalón al cielo por cada joven que te dé”, y mucho menos es un servicio que se cobra. Ser catequista va más allá de dar “clases” o de preparar un grupo de confirmandos para que cuando se confirmen corran lejos y se manifiesten libres como Dobby en Harry Potter. Un catequista es aquel que ama lo que hace, aquel que sirve al Señor sin esperar nada a cambio y que ve los frutos de su trabajo y dedicación al encontrarse con la grata noticia de que le tocó el corazón a algún confirmando, que gracias a sus formaciones un chico encontró su vocación, que después de confirmarse, Pablo quiso entrar en la pastoral juvenil de su parroquia, o que gracias a su catequesis semanal, Judith ahora quiere servir al Señor y hasta se atreve a evangelizar en su colegio. Esos frutos espirituales, esa conversión de almas, es lo que llena el corazón de un catequista y lo motiva a seguir trabajando para Cristo.

 

En base a esto, nos vamos a una interrogante clave: ¿qué edad debo tener para ser catequista?

Aunque muchos consideran que para ser catequista debes ser adulto, los adultos jóvenes están llamados a este caminar, porque pensándolo bien, ¿qué mejor testimonio para evangelizar a un joven que otro joven? No sólo se ven identificados en su catequista, sino que son un ejemplo a seguir al ver que alguien cercano a su edad pueden seguir a Cristo, amarlo, servirle y a la vez seguir siendo joven. Mira, ser catequista no te va a encerrar en un calabozo espiritual, no te va a alejar de tus amigos, no te quitará el trabajo. Es un servicio que requiere tiempo, eso sí, porque tienes que formarte, leer, estudiar, prepararte, probablemente reunirte de forma semanal o mensual con algún sacerdote o los demás catequistas de tu parroquia, sin embargo, el tiempo sacrificado en prepararte y dar las formaciones no sólo ayudarán a esos jóvenes que vayan a escucharte, sino que a ti mismo te servirán de portal para aprender de ellos, escucharlos y guiarlos. Y ¡ojo! Un catequista es testimonio de que Jesús está vivo tanto en palabra como en acción, es decir, tienes que practicar lo que predicas, ya que de nada sirve que todos los fines de semana te pares frente a 40 muchachos que confían en ti y que los edifiques y enseñes a ser mejores cristianos, si en la semana te la pasas en el “After Office” del bar viendo quién se emborracha más o te vas de farra los sábados para despejar la mente. Parte de darle ese SÍ al Señor para evangelizar es que cambiamos nuestro estilo de vida, y en la juventud, se trata de hacer líos y ser ejemplo de que podemos ser jóvenes y divertirnos de forma sana, sin perder la gracia con el Señor.

 

 

En lo personal, admito y respeto a los jóvenes y adultos que han dado ese SÍ a ser catequistas y que llegan cada domingo con una sonrisa y un tema muy bien preparado para llegar a la juventud que tanto necesita de esa Palabra de Dios. Gracias a los catequistas han surgido vocaciones, jóvenes comprometidos a seguir caminando y trabajando en la iglesia, han surgido más catequistas y así, una infinidad de frutos. Por eso, oremos por todos estos valientes que han dado su tiempo, talento y trabajo al Señor, oremos por su laboral y pidamos de forma sincera por todos los que recibimos catequesis de ellos, en especial por los jóvenes, para que las palabras que escuchen de ellos sean semillas que vayan creciendo más y más en su corazón para ser también frutos del amor de Jesús.

 

¿Conoces un catequista que haya influido de forma positiva en tu vida espiritual? Ora por esa persona y anímate tu también a trabajar para Cristo.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload