Un año moviendo montañas...

September 8, 2015

Parece mentira cómo pasa el tiempo, pero para servir al Señor el tiempo siempre está y resulta más que un trabajo, una total bendición. Hoy “Como un granito de mostaza” cumple su primer añito, y para mí representa un regalo de Dios el hecho de haber puesto en mi mente una idea como esta hace un año. No fue algo que tenía planeado, simplemente surgió. Hace exactamente365 días estaba en mi casa buscando vacantes de empleo cuando volví a leer una homilía que había dado el Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil. No es lo mismo cuando te cuentan algo a cuando lo escuchas por ti mismo, y esa homilía ya la había escuchado directamente del Papa mientras me congelaba en la playa de Copacabana durante dicha JMJ. La frase “Hagan líos” había estado resonando en mi cabeza desde entonces, como un eco que no se detiene pero que tiene un significado detrás de tanta insistencia. Yo ya formaba parte de una pastoral juvenil dónde de cierto modo estaba haciendo líos al ser una joven entregada al servicio de la iglesia, sin embargo, el Señor como que no estaba conforme, porque seguía dándome vueltas y complicaciones con la bendita frase. Así pasaron los meses, y como muchos proyectos que he tratado empezar, ideas venían, y así mismo se iban.

 

Debo confesar que soy muy emprendedora, sin embargo, la mayoría de mis ideas se quedan abandonadas en ese estado mental dónde te imaginas todo, pero resulta difícil concretarlo. Había tenido proyectos sencillos muy buenos que habían quedado en el olvido, otras ideas no llegaba a darles la forma completa, o simplemente lo que mi mente creaba, mis ánimos lo opacaban. Sin embargo, Jesús me llamó en el momento perfecto conforme a su voluntad, en un período de mi vida lleno de altibajos, cargado de búsquedas implacables de sueños y tomando un artículo de Facebook viejo, una frase que resonaba desde hace meses, y un ligero empujoncito que de vez en cuando necesitamos,para que mi foco de esperanza se iluminara un 8 de Septiembre de 2014 mientras tomaba una taza de chocolate caliente y miraba la lluvia caer por la ventana de vidrio de la sala. Una idea parpadeó mi mente y se quedó ahí: escribe un blog. Mariee, evangeliza por tu cuenta y crea un blog.

Ya sabía cómo crear un blog porque en la Universidad habíamos hecho uno que otro proyecto que lo incluyera. Toda la vida me había gustado escribir, y hasta tenía en mi laptop muchos artículos o escritos de temas varios que nunca se habían llegado a compartir. Y después de varios años formando parte de una pastoral juvenil, tenía muchos temas en mente de los que podía compartir y expresar una opinión válida y congruente, especialmente si se tratab de temas que tocaran la juventud. Allí estaba. Me había animado en una tarde lluviosa mientras buscaba vacantes de empleo a escribir un blog católico.

El problema nunca es empezar, por lo menos en mi caso nunca era así. La idea era buena, la emoción estaba en su máxima potencia y el primer tema sería plasmar la caótica frase que me había perseguido por tantos meses para darle sentido y sacarle en letras lo que tanto albergaba mi pensamiento ante semejante reflexión. Y así fue. Tomó una hora y unos cuantos minutos para que la primera entrada del blog estuviese lista. Sin mucha visión me tomé el tiempo de crear el blog, decorar la página, editar la publicación y hacerla realidad. Lo que siguió después fue crear la página de Facebook, conseguir un par de primeros seguidores y presentar la nueva y primera entrada del blog. Comenzó como un proyecto más, con emoción y motivación de mi lado, sin embargo, como todo proyecto que había iniciado antes y que por uno que otro motivo se truncaba, empecé a sentir a los días esa invasión de “no funcionará” en mi cabeza. Y el título de la primera publicación del blog se me quedó corto. ¿De verdad estaba lista para hacer líos, tal y como había escrito?

Los días pasaron y cuando creí que sería una idea fallida más, Jesús me dejó claro que este proyecto no había nacido sólo por un capricho o impulso, sino que era un medio de evangelizar y de sacar todo lo que sentía y veía en la sociedad joven, para buscar un cambio positivo y dejar un granito de mostaza sembrado a todos aquellos que llegasen a leer el blog. Pasé por una etapa poco prudente de cambio de nombres, hasta que llegué al nombre que me haría sentir una motivación para seguir escribiendo. Y así bauticé el blog “Como un granito de mostaza”, tomado de la siguiente cita bíblica:

 

“Si ustedes tienen un poco de fe, no más grande que un granito de mostaza, dirán a ese árbol: Arráncate y plántate en el mar, y el árbol les obedecerá”-Lc 17, 6

 

  

Y fue esa fe la que me mantuvo motivada a seguir escribiendo. Y con el paso del tiempo pude ver cómo cada tema tocaba a una que otra persona y vi que sí estaba haciendo un cambio, que mis artículos no eran en vano, sino que estaban haciendo ese pequeño papel de evangelizar en medio de un mundo virtual cargado de malas influencias, para hacer una diferencia significativa y así ser una muchacha valiente que expresara su visión de las cosas y que llamara a la juventud a seguir a Cristo. En este año he podido también crecer espiritualmente yo, ya que cada tema lleva una preparación de citas bíblicas, lecturas, investigaciones y consultas, siendo este blog un regalo también para mi propia integridad como católica. Poco a poco, el granito de mostaza se fue expandiendo, llegando a la radio (gracias a mis hermanos de Hagamos un Mundo con Cristo), a la prensa (gracias a Panorama Católico), y siempre buscando nuevas fronteras que cruzar, no por ganar fama propia, sino para llevar la Palabra y para que sean más y más jóvenes que se identifiquen y encuentren un mensaje de amor que les ayude a buscar ese camino hacia Jesús.

No me queda más que dar gracias a Dios por este regalo que me ha dado y por permitirme utilizar un talento que me dio para evangelizar, no hay nada más bonito que escribir para el Señor y que lo que escribes toque el corazón de alguien. Este año ha sido un diario de emociones, aprendizaje, oportunidades, y sé que “Como un granito de mostaza” con sus oraciones y el favor de Dios, seguirá creciendo y siendo un medio para llevar una palabra de aliento, enseñanza y motivación a la juventud de Panamá y ¿por qué no? Del mundo. Dios los bendiga a todos y sigamos cultivando las semillas y granitos de mostaza que nos dan fe para mover montañas.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload