Llamados a servir, no a alardear

September 16, 2015

Lo que me hizo escribir sobre este tema es una simple realidad que puede llegar a vivir cualquier laico comprometido que haga un servicio notable o de manera pública en la iglesia, y de forma directa, recae más en los actos que realizan los jóvenes católicos dentro de su parroquia o movimiento ya que suelen llamar más la atención o tener un impacto social y visto de forma más directa.

 

Comienzo expresando que mi motivación principal para tocar este tema con ustedes surge de lo que he estado viviendo yo misma junto este proyecto. Si bien es cierto, “Como un granito de mostaza” surgió como una idea, un simple proyecto, nacido en el anonimato y con un objetivo principal: evangelizar a la juventud. Sin embargo, como todo lo que surge se llega a conocer, poco a poco mis escritos alcanzaron conocimiento por parte de los demás, gracias a Dios recibí apoyo y oportunidad para que mis ideas se publicaran en otros medios ajenos a mi pequeño blog y pues ahí nos fuimos. Hay que aceptarlo, aunque estemos trabajando para el Señor y sin querer una fama propia, siempre caemos, porque somos humanos y pecadores, en esa ligera y diminuta línea de servir y buscar llamar la atención sirviendo. Y seamos puntuales y honestos. Yo lo admito, cuando este proyecto empezó a coger forma y conocerse, llegué a un punto en que me importaba más cuántos “Me Gusta” tenía mi publicación o cuántas veces auto promocionaba mis escritos por redes sociales o WhatsApp que el mismo mensaje en sí o meta que quería alcanzar ante cada escrito. Y lo que empezó por un proyecto de reflexiones, fue tomando mi perspectiva en una forma de ganar seguidores o más reconocimiento. Y gracias a Dios me di cuenta de lo que estaba pasando y me dije… ¡ALTO! Para esto no fue que cree este espacio, sino para llevar la Palabra, abrir caminos, crear conciencia. Es allí donde nos toca detenernos y pensar… ¿qué quiero en verdad lograr con mi servicio eclesial?

 

Más humildad y menos ganas de sobresalir

 

Hay cosas que no podemos limitar. Si el Señor te ha regalado un hermoso talento, ya sea que bailas, cantas, escribes, actúas, eres bueno hablando en público y pones a disposición ese talento para Cristo, es inevitable que siendo bueno en lo que haces no seas reconocido. Y muchas veces las oportunidades llegan a ti sin que las llames. Creas un blog católico, un ministerio de música, una página de reflexiones en alguna red social, tienes la iniciativa de crear un grupo de baile católico, o cualquier otra idea, pero el objetivo inicial sigue siendo evangelizar y dar ese talento que tienes al servicio de Cristo. Cuando empezamos a salir del anonimato, o las personas apoyan lo que haces y llegas a ese punto en que te conocen de forma pública y empiezan a crecer los seguidores, a llegar las invitaciones a eventos, las propuestas para publicar libros, las llamadas para ir a un retiro a predicar sobre un tema, o simplemente las personas te dan ese impulso o promoción directa de lo que haces, allí querido joven es dónde tenemos que aprender a sentar cabeza y poner los pies firmes en la tierra.

Piénsalo. Si tomas tu talento, que le ofreciste al Señor con humildad, aprovechando las oportunidades, pero siempre manteniendo la prudencia y haciendo tu labor sin caer en las ganas que surgen de conseguir fama o ser alguien que se vuelva “famoso” en base a su servicio eclesial, todo está bien. Es más, cuando hacemos algo bien, algo que toca corazones, algo que llega a impactar de forma positiva en la vida de las personas, es una señal de que esa idea o iniciativa que empezaste tiene sus frutos y que es así porque va conforme a la voluntad de Dios. El problema no es trabajar para Jesús, sino las ganancias sociales que muchas veces queremos obtener. Y hay que tener algo claro, no está mal que tengas seguidores o que personas admiren tu trabajo, o que te inviten a mil eventos para predicar o bailar, el problema recae en nosotros mismos que auto promovemos lo que cosechamos, y allí se pierde esa esencia de trabajar para el Señor. No exageremos y midamos nuestras acciones. No te conviertan en spam para decir todo lo que alcanzas, si eres bueno en lo que haces y es para gloria de Dios, el Señor te lo compensará. Dejemos de preocuparnos por las estadísticas de redes sociales a ver cuántos seguidores o “likes” tenemos, más bien enfoquémonos en elaborar contenido que logre cambiar la perspectiva errada de la juventud. No perdamos tiempo en auto promoción exagerada, recuerda que debemos dar nuestro talento sin necesidad o insistencia de recibir halagos o aplausos a cambio.

 

Te pregunto, cuando tuviste la idea de crear algo acorde a tu talento para el servicio de Cristo, ¿por qué lo hiciste? ¿Querías obtener un canal público católico? ¿O tenías una necesidad de ser un cambio en el mundo?

Me identifico con lo que escribo porque he pasado por esta situación y es cierto, se siente bien que te digan que eres bueno en lo que haces, es súper emocionante ver que cada día hay más personas que siguen tu trabajo. Te llegan propuestas para que vaya más allá tú pequeño proyecto, y todo eso está bien, sin embargo, nuestra actitud humilde y de servicio nunca debe cambiar. Y debemos demostrar que no hacemos esto por ganar fama, lo hacemos porque como jóvenes, sentimos un llamado y necesidad de hacer algo por la juventud que está tan caída.

Concluyo incentivándote a poner tus talentos al Señor y conforme a su voluntad, que recibas con cariño y optimismo cada oportunidad que cosechas, recordando que hacemos todo para Cristo y no para fama propia. Somos instrumentos de Él para que Jesús llegue a las personas que nuestra labor busca concientizar. Seamos agentes de cambio para que el verdadero protagonista de esta historia toque vidas y sane corazones. Sigue trabajando en tu proyecto, permítelo darse a conocer y crecer, y mantén ese espíritu humilde y entregado, para que hayan más jóvenes comprometidos con el Señor y que lo que logramos en este mundo, sea para el bien de todos y no para ganancia nuestra.

¿Tienes un talento? Ofrécelo al Señor. Dios te bendiga y sigamos trabajando.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload