5 tips para vivir un noviazgo en castidad

October 12, 2015

Hay que seguir dándole al  tema porque la cosa está seria. Cada día son más las parejas que “por amor” se entregan de forma COMPLETA si saben a qué me refiero y con esa entrega previa al matrimonio se hacen acreedores de un vacío emocional y espiritual que no creo que logren retomar. Yo me sigo preguntando a mis 23 años de vida… ¿qué ganan con saltarse etapas?

 

Antes, cuando veía películas a inicios del  2000 siempre escuchaba el bendito cliché de la “prueba de amor”. La fórmula integral para demostrar que el amor era de verdad y que sólo así la relación iba en serio. ¿Acaso hay amor en la presión física de dar una parte de ti a alguien que no sabes si en unos años seguirá a tu lado? Y es cierto, ni siquiera casados sabemos si el amor da para siempre, sin embargo, la castidad no aplica a la religión o a un método antiguo de amor, es un estilo de vida que las parejas deberían buscar para vivir su amor más cerca de Jesús. Y no, las personas que permanecen o buscan la castidad no son raras ni están faltos de hormonas. Son como tú y como yo, seres humanos que decidieron ante la presencia de Dios guardar esa castidad para su momento.

Sé que puede sonar como un tema que no tiene reparación debido a los altos índices que vemos de embarazos o por la mentalidad del noviazgo de hoy en día dónde después de un mes de estar juntos ya hay cabida para asuntos sexuales, sin embargo, la castidad en el noviazgo SÍ es posible y no es ningún mito o tabú, sólo requiere de mucha oración, disposición de ambas partes y la necesidad constante de buscar esa pureza de amor entre novios para llegar al matrimonio deforma casta. Y para los que dicen que si no se experimenta antes para ver que tal no funciona, pues lamento decirles que el amor no se basa en un experimento sexual ni de una prueba de amor para asegurar un compañero de vida. Si nos enamoramos de alguien sin tocarlo siquiera, ¿qué necesidad hay de dar pasos como estos antes de concebir un Sacramento como el Matrimonio?

 

Este tema siempre estará en debate, especialmente entre la juventud y todo su mercadeo intenso de que el amor se vive en libertinaje y sin reprimir nada. Pese a este pensamiento, me atrevo a defender la castidad como un estilo de vida que no es netamente cristiano, sino que es una defensa al amor puro que puede tener una pareja para fortalecer su amor. Y si te parece imposible llegar a tener novio o novia y no llegar a tercera base en el intenso, pues te informo que sí es posible, con muchas tentaciones cayéndote de frente a cada rato, pero el que es guerrero de Cristo todo lo puede y más si es en pareja.

A continuación y para ser más puntuales, te dejo unos tips básicos para que tú y tu pareja emprendan este lindo y desafiante camino que clama que el amor no va de la mano de lo sexual sino que es un sentir y una decisión que nace y permanece en el corazón. Porque así como te enamoraste de él o ella sin tocar ni un rincón de su cuerpo y con velar su eterna sonrisa, así mismo se puede trabajar y cultivar el amor para dejar ese don que Dios no dio de la sexualidad en un ambiente de entrega total bendecida por el Señor en su momento ideal.

  1. De salida es un reto de dos: hay que tener algo muy claro, si tú como joven deseas vivir un noviazgo en castidad pero tu pareja no, ya las cosas están mal. Un tema como éste resulta delicado en cuanto a decisiones se trata, por ende, ambos deben tener la perspectiva de querer llevar un noviazgo santo y si alguno de los dos le resulta difícil o más complicado que al otro, mostrar al menos la determinación para alcanzar dicha meta con amor y no por obligación. Recuerda que una pareja con el mismo norte o ideal espiritual logra de forma más eficiente este regalo llamado castidad.

  2. Debemos estar abiertos a las fallas: es un hecho y realidad humana que somos débiles, aunque tengamos la total disposición y decisión de mantenernos castos, muchas tentaciones vendrán y en ocasiones será más difícil de lo normal para uno delos dos o ambos enfrentar dicha tentación. Para ello, requerimos de amor entre la pareja. No señales a esa persona que amas sólo porque tuvo un momento de desliz o de duda, más bien, dale tu apoyo y motívalo para seguir adelante y firmes en su decisión de vivir un noviazgo santo. Aquí podemos vincular este punto con la comunicación y tolerancia, ya que debemos ser sinceros entre nosotros y expresar lo que sentimos para buscar esas alternativas efectivas que nos ayuden a superar las tentaciones, evitando echar la culpa de algo o señalando para dejar mal.

  3. Oración, arma clave de este caminar: sin la oración nada somos. Por eso, de forma individual y en pareja cultiva pedir por su noviazgo santo, para que tengan fortaleza, determinación, unidad y amor en todo momento. Oren por las tentaciones que vendrán, por los momentos de crisis que pueden afrontar y por el deseo de ser santos en medio de su unión. Y más importante, oren por su vocación, ya que un noviazgo es la preparación para el matrimonio y pedir por ese futuro juntos ayuda también a que la pareja fortalezca sus lazos. Una pareja que reza unida desde su noviazgo podrá ver grandes frutos espirituales y caminarán con Cristo, convirtiendo su relación en una fórmula de tres: él, ella y Dios como centro.

  4. No busquemos tentarnos mutuamente: si bien es cierto, muchas cosas que nos provocan tentaciones las fomentamos nosotros mismo. Y tal como mencionó antes, como humanos somos débiles y antes de enfrentar tentaciones, debemos buscar prevenirlas. Si sabes que las cosas se pondrán complicadas y efervescentes con tu pareja si están solos, evita este tipo de encuentros y opta por salidas al cine, paseos bajo la luna, cenas en sus restaurantes favoritos, paseos en grupo y si desean tiempo a solas, procuren que sea en un lugar no apto para acciones provocativas o que propicien otras cosas. Sé que este punto puede resultar medio difícil de aceptar, pero es un “tip” esencial para aprender juntos a vivir el amor de otras formas y no ver las acciones físicas que van más allá de besos y abrazos como algo obligatorio en el marco del noviazgo.

  5. Ante todo, que viva el amor: no vean esto como un masoquismo o una represión emocional, más bien tómenlo como un reto que juntos van a enfrentar y que podrán ver con el tiempo sus frutos y demostrarse a sí mismo que el amor es una decisión que de la mano de Dios les acompañará siempre. ¡Qué viva  el amor y luchemos por la castidad!

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload