¿Una oración sólo por París?

November 16, 2015

Quiero expresar mi sentir ante esta situación. Y antes de ponerme a debatir entre si poner o no una foto de perfil en Facebook con fondos o si debo también poner #PrayForKenia, #PrayForSiria u otro país en conflictos de guerra, quiero enfocarme plenamente en hacer un llamado de atención a la paz y la situación actual que está destruyendo, matando y sembrando horror en el mundo.

Suena difícil, pero cuando ocurren estos atentados o ataques es cuando todo el mundo se concientiza de la violencia y empieza a pedir oraciones y a tratar de hacer algo por el mundo. Mi pregunta es… ¿por qué hay que esperar a que ocurra algo así para empezar a orar o volvernos los más cultos? ¿Y por qué la reacción ha sido tan enorme por lo ocurrido en París cuando en otros países matan a cientos de personas al día y nadie hace bulla por eso? ¿Será que vivimos con la mentalidad de que en otros lugares es simplemente “normal” que muera tanta gente a diario?

 

Mi intención no es crear debates sobre un tema delicado, sino llamar la atención de que sea donde sea, como sea y cuántos sean, las vidas que se pierden en estas situaciones son de almas muchas veces inocentes y ajenas a todos los conflictos, pero que pagan el precio de la violencia y el hambre de poder o dominación entre naciones. Y aunque lo más reciente fue lo ocurrido en París, podemos recordar muchos otros eventos similares, con menor o mayor impacto de víctimas que han dejado un vacío en la historia de la humanidad. Cuando veamos hacia atrás si Dios nos lo permite en unos 25 años, tendremos de recuerdos una oleada de fechas lideradas por el terror, la inseguridad, el dolor y sangre. Y quizás no hay que irse a los ataques tan masivos, sino en dl día a día vemos como las bandas, los asesinos y ladrones cobran víctimas como si no sintieran ningún tipo de remordimiento, optando por un estilo de vida invadido por un corazón frío y negro.

Por eso, yo extiendo una oración por las almas caídas en París, porque debemos darnos cuenta que no es un tema de religiones ni discriminación, son personas que podían ser tu mamá, hijo o abuelo que ya no están. Que salieron de sus casas a tomarse un café con su pareja o que ahorraron por meses para conseguir ese boleto para entrar al Bataclan y asistir al concierto. Y sí, existen miles de personas en parte olvidadas del mundo o ignoradas mediáticamente porque no causan un impacto o concientización global, sin embargo, mi invitación de hoy no es a ver extractos sociales o religiones, es ver vidas. Y no, quizás la guerra no cese porque haces una oración por un fallecido, pero si crees en la salvación como yo, encontrarás un consuelo en saber que tus pensamientos y palabras son escuchados desde dónde estés para interceder por el alma de estas personas.

 

Y otra cosa, no conviertas un evento tan catastrófico como este en algo de carácter popular. Antes de preocuparte por subir una foto que diga #PrayForParis o cambiar tu fondo de perfil en Facebook, analízate como persona y date cuenta si antes de entrar en el medio digital para “expresarte” te ha servido de algo lo acontecido para llegar a alguna enseñanza concreta. Si con lo que pasó lograste despertar que las cosas están mal y de que las personas allá afuera tienen una sed de venganza que da terror. Que si al escribir #PrayForParis en realidad oraste de corazón o pediste por las víctimas. Y de que así como te sentiste identificado o triste por lo que pasó en París, la ciudad del amor, te sentirías si vieras víctimas en otras partes del mundo.

El mundo está consumiéndose de forma impresionante y cada día es más difícil apostar por la paz y seguridad sin importar dónde estés, sin embargo, la humanidad que aún vive con Cristo en su corazón y que apuesta por un mundo de paz y amor debe expresarse ahora más que nunca y de forma valiente y buscar trabajar desde lo pequeño para por lo menos transformar esa idea de violencia en su comunidad. Porque aquellas personas que hoy matan, que se suicidan y que no tienen amor en su corazón para ver caer a cientos de inocentes, un día fueron niños con sentimientos o que quizás conocieron el amor, solo que el mundo, su ambiente de vida y las personas que los guiaron o lo que vivieron, los llevaron a apostar por un trato diferente, de venganza y lleno de rencor.

Oremos por el mundo. Por tu familia, por la paz en el mundo y en nuestro corazón.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload