Y yo, ¿de qué ayuno?

February 15, 2016

 

Ya entramos en Cuaresma y parece mentira que el tiempo va volando pero aun así aquí estamos listos para estos 40 días de reflexión. Sin embargo, antes de correr al mercado de mariscos y de vestir completamente de morado o subir fotos con la cruz en la frente por miércoles de ceniza es momentos de preguntarnos algo fundamental: ¿qué haré distinto en esta Cuaresma? ¿Cuál será mi sacrificio de entrega y amor? ¿De qué ayunaré?

Para no confundir términos, la abstinencia nos invita a dejar de comer carne el miércoles de ceniza y los viernes de Cuaresma, mientras que el ayuno es hacer una sola comida fuerte en el día. Esto nos lleva a reflexionar lo siguiente: ¿de qué me sirve abstenerme de carne o ayunar de comer si amo los mariscos o si tengo un sin número de cosas que me gustan más que la comida?

 

Okei, es cierto que quizás crecimos con la ideología única de no comer carne como sacrificio y eso está más que bien. Sin embargo, hoy en día hay tantas cosas que nos alejan de la espiritualidad o de la gracia de Dios por el tiempo y vicio que nos genera que es necesario por lo menos en Cuaresma darle un “alto” para no perder esa espiritualidad y reflexión profunda que se busca despertar en estos 40 días. Sé que todos los años pasamos por este tiempo de Cuaresma, pero a diferencia de otros, este año es el actual y es el presente, el momento perfecto para revisarnos personalmente y darnos cuenta de qué cosas podemos cambiar y así aprovechar este tiempo para dar paso a un nuevo Yo, con ánimos de cambiar y de acercarse más al Señor.

 

Entonces, ¿de qué puedo ayunar? De salida te digo que si eres un amante del marisco, no hará mucho efecto el hecho de que te abstengas de comer carne los viernes. Y aunque es una práctica tradicional y propuesta por la iglesia, me atrevo a invitarte a ir más allá y examinarte para descubrir aquellas actitudes que te bajan del escalón de encuentro con Jesús. Y como hay una opción para cada quién aquí te dejo una pequeña lista de sugerencias de cosas de las que puedes ayunar:

  1. Celular: el controlador, guía y hasta amigo fiel de muchos es un instrumento que te suele comunicar con todos menos con Jesús. Por eso, procura proponerte un sacrificio de estar por lo menos 1 o dos días a la semana sin usarlo o de establecer un período de 1 o dos horas diarias en que no revises el mismo. Parece imposible, sin embargo, si en el tiempo que no estás con el celular te enfocas en orar, hacer el Rosario o leer un buen libro de reflexión, el tiempo pasará volando y de seguro estarás más tiempo sin verlo.

  2. Televisión: y no sólo por las horas y horas que te pasas viendo películas o los mismos episodios de tu serie favorita, sino por lo que ves en sí de programación. Para esta Cuaresma busca reducir las horas que pases frente a la televisión y aprovechar las mismas para ver documentales, programas de formación y optar por buen contenido para tu vista. Al igual que con el celular, lleva un control de las horas semanales que empleas con este aparato.

  3. Menos murmuros y más oración: a veces somos expertos o doctores en hablar de los demás. No hace falta que se haga gran cosa para que se generen comentarios, críticas y golpes de espalda porque somos buenos hablando detrás de los demás, mas no corrigiendo con amor o buscando mejorar las situaciones. ¿Qué mejor momento que la Cuaresma para dejar las malas lenguas y al contrario, ver lo positivo en cada persona? Si soltamos ese mal hábito de hablar de los demás, podemos utilizar más la mente para reflexionar y orar de corazón.

  4. De compras pero para los demás: uno de los pilares de la Cuaresma es la limosna. Antes de irte al centro comercial y hacer tu compra obligatoria del mes en tu tienda favorita, utiliza dicho recurso para donar o brindar una ayuda económica a quien más lo necesite. De forma material también se puede ayunar y es el doble de mejor si puedes aportar un apoyo a los demás.

  5. De comida y otras adicciones: no nos quedemos sólo en la carne del viernes de cuaresma. Hay muchos alimentos que de seguro amamos comer y que no son necesarios ni para nuestra salud ni dieta balanceada. Si eres fan de la soda, la pizza, los cafés de Starbucks o las cenas semanales en el restaurante de parrilladas y hamburguesas de la esquina, te invito a ofrecer un ayuno de estas comidas y así como la carne, significar un sacrificio algo pesado pero eficiente para esta cuaresma.

Al final, existen muchas formas de vivir la cuaresma a fondo. Es tiempo de dejar el conformismo con asistir sólo a la Misa del miércoles de ceniza o con abstenernos de carne, de nada sirven los actos litúrgicos si nuestro corazón sigue siendo el mismo frío y cerrado al amor de Dios. Deja que tu alma se purifique y prepárate de forma integral para recibir la Semana Santa. Que esta Cuaresma nos acerque más al Señor y nos permita experimentar vivencias únicas.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload