Retornemos a la casa del Padre

March 11, 2016

 

Viajemos a Diciembre…

 

Hoy Mateo nos cuenta su experiencia con nuestro amado Jesús Sacramentado y  la parábola del hijo pródigo; desde diciembre me sentía muy débil en la oración, ya no era lo mismo y no tenía ánimos de orar ya que prefería estar perdiendo el tiempo en las cosas del mundo, buscando las felicidades momentáneas y demás que estar alado del Padre quien es el que nos regala la paz y la felicidad verdadera.

 

Ya casi estaba cerca Navidad y yo no me había confesado, ni siquiera estaba preparando mi corazón para recibir al niño Dios, he ido a misa de ‘’Noche buena’’ con mi madre y una amiga, lastimosamente era como si estuviera mi cuerpo pero mi mente divagara en otro lugar. No viví la experiencia como tal, llegué a casa 5 minutos antes de media noche y noté no había nadie, solo mi abuela despierta, mi mamá y yo no tenía ánimos de nada, solo sentía que era un día más…

 

Me preguntaba el por qué me sentía así pero no veía motivos, seguí normal y días después ya casi era año nuevo y yo quería solo irme lejos de mi casa para celebrar un año nuevo en ‘’Bomba”.  Muchas amistades quedaron en invitarme en un principio a muchos lugares pero unos días antes me dijeron que no se podría, muy triste la noticia al recibirla y empecé a buscar lugares para irme lejos de casa  a pasar esta fiesta. Una amiga habló con mi madre sobre el tema y me invitó a su casa a pasar su cumpleaños y año nuevo también; pasaron por mí  a casa a eso de las 10:30 p.m. del 31 de diciembre y yo estaba súper emocionado porque logré irme lejos de casa.

 

Al pasar las horas la pasaba muy fino todo pero en si hacía falta algo, había un vacío enorme que a eso de las 3 a.m. empecé a analizar y meditar todas mis actitudes y viento todo esto me empiezo a dar cuenta que algo estaba mal en mí, sin embargo, en el momento no le tome importancia y seguí ‘’disfrutando’’ la madrugada del primer día del año.

 

Durante enero estuve totalmente en un desierto espiritual, sentía que el vacío era tan grande que no podía conmigo mismo, hasta llegar al punto de faltar a la Santa Eucaristía Dominical. Empecé a hablar con unas de mis amigas más cercanas una noche de un sábado si no me equivoco y le empiezo a contar todo de cómo me sentía en estos últimos meses y fue tan WOW ver como ella me ha respondido, fue un instrumento de Dios en ese momento.

 

Ella me dice: ‘’Mateo, mira Dios nos hace libres, Él a ninguno de nosotros nos amarra, durante estos últimos meses mire mucho tus actitudes viendo que cuando habían actividades en la parroquia preferías irte con tus ‘’amigos’’  de fiesta o cualquier otro lugar menos decirle un SÍ a Dios, Él jamás te obligará o te atara a Él para que vuelvas, analiza bien las cosas y solo mira como estas. Recuerda que Papá Dios siempre estará esperándonos con los brazos abiertos’’. Después de una reunión un domingo por la mañana mis amigas me invitan a la Eucaristía y yo disque “wao”, en verdad que sí quiero ir, lo necesito y ellas asombradas me preguntan ¿por qué? Yo les conté y quedaron con cara de asombro, de la nada digo bueno será que es hora de retornar.

 

Empiezo a escuchar la Eucaristía muy contento y al Padre empezar a leer el Evangelio yo escuchando todo era como si me describieran con la Parábola del hijo pródigo diciendo que el hijo perdido ha retornado a la casa del Padre, me quede “wow”, al finalizar la Eucaristía salí muy emocionado y les cuento esto a mis amigas y se han unido a mi felicidad. Decido ir con mi Madre el jueves a la Capilla donde esta nuestro Amado Jesús Sacramentado y empiezo a rezar después de tanto tiempo el Santo Rosario y fue una experiencia súper, como si Jesús estuviese orando allí conmigo derramando sobre mí mucha paz, alegría y sobre todo amor. El domingo que se aproximaba  tenía una formación con otros chicos de la parroquia durante todo el día ya casi estábamos sobre las 4:00 p.m y nos presentan a Jesús Sacramento. En ese momento recuerdo la cita de Mateo 11:28 ‘’Vengan a mí los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré’’, en ese momento vi la Misericordia que Dios tiene con nosotros al ver su humildad que a pesar que yo lo ofenda, me aleje, lo ignore, etc. Él siempre estará allí enamorándonos, esperando que retornemos a casa, Él sólo espera que demos ese SÍ con mucha fe y amor para Él con sus brazos llenos de amor abrazarnos.

 

Reflexión:

Mateo con este testimonio de vida nos invita a que retornemos a la casa del Padre, acerquémonos a los confesonarios a reconciliarnos con nuestro Amado Jesús sin miedo, recuerda que ‘’El Amor todo lo vence’’.  Aprovechen jóvenes que esta es la etapa más hermosa de la vida y qué manera más hermosa que caminar con Jesús. 

 

Reto del fin de Semana:

  • Hacer tu examen de conciencia

  • Reconciliarte con Jesús en el Sacramento de la Confesión

  • Visitar un templo para ganar indulgencias plenarias en el Año Santo

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload