Un Viernes Santo diferente

April 1, 2016

 

Bueno, luego de una semana de descanso en la cual tuve mucho tiempo para inspirarme y traerles una nueva historia para contar me encuentro con mi amiga del alma, mi otro yo (con Yisell) y pues esta me relata toda una experiencia vivida este Viernes santo que ha pasado a escasos 8días, que en verdad creo que es digna de que todos ustedes sean fieles testigos, ya que creo que a todos en un momento determinado nos ha pasado algo similar, así que a continuación una nueva aventura de mi no tan normal amiga.

 

Hola soy Yisell, si, nuevamente interrumpo con mis aventuras este blog; hace 8 días exactamente conmemoramos la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo y pues no podía dejar de contarles mi experiencia al trasladarme a una parroquia de algún lugar del país, ya que fue totalmente diferente a la que año tras año he vivido en la parroquia a la que asisto.


Es curioso como las costumbres y tradiciones de los países, pueblos y comunidades se mezclan con nuestra religión y como cada uno de estos celebra o más bien conmemora la Pasión de Cristo a su manera muy particular. Creo que más que reglas fijadas para conmemorar esta Semana Mayor, la iglesia tiene ciertos parámetros en los cuales se basa cada pueblo o comunidad para realizarlas. Si bien sabemos esto va determinantemente ligado con el grado de religiosidad de los pueblos, por ejemplo España como país católico por excelencia la celebra de una manera colosal e inclusive nadie trabaja y nadie va a la escuela o Universidades durante estos días, ya que son totalmente festivos y de reflexión; al ser este nuestro país conquistador creo que hemos heredado mucho de ellos, lo que hace que Panamá sea un país meramente católico (al ser la religión predominante).  


Bueno, para no divagar y hacerles extenso este relato, les puedo decir que esta vez pude ver las calles repletas de personas tal cual en el mes de noviembre ves las calles de nuestro país, pude ver como extranjeros y locales admiraban la proyección de la procesión de Viernes Santo donde había una gran cantidad de personas pertenecientes a la parroquia en cuestión caracterizados de personajes emblemáticos del Antiguo (Adán y Eva, Abraham...) y Nuevo Testamento (Jesús, María, María Magdalena, Juan...), así como también las diferentes y hermosas Andas (El Bautizo de Jesús, La Ultima Cena, Jesús Orando en el Huerto, el Sepulcro...) llevadas por las diferentes cofradías y las diferentes bandas y agrupaciones musicales que les acompañaban a cada una. Lo que me llama poderosamente la atención es que en definitiva de los miles de personas las cuales me topaba en el caminar del recorrido de la misma no veía a nadie caminar la procesión y pues en su mayoría vestían con ropa deportiva o de casa, simplemente se limitaban a ver el espectáculo de las más de 50 delegaciones que la conformaban. Mientras que en el interior de nuestro país las cosas son totalmente distinta (bueno soy de alma y descendencia media nómada por los que he vivido diferentes experiencias) nos vestimos casi de gala, caminamos la procesión de manera solemne y respetuosa, como dirían nuestros abuelos, acompañamos a nuestro Señor en su pasión dolorosa (aunque solo sea una remembranza) y entre más al interior, nos situamos más colosal, respetuosa y solemne se vuelve nuestra Semana Santa; se hacen Obras y Viacrucis en comunidad, así como también se tienen ciertas creencias antiguas de las cuales como niños crecimos escuchando de nuestras abuelas, por ejemplo: No se baña uno en el río o la playa un Viernes Santo porque te salen escamas (te vuelves pescado), como muchas más que de seguro se acordaran con esto.

 

Ahora me surge la duda: ¿Qué estaría bien o mal a los ojos de Jesús? Debo confesar que personalmente al crecer un poco en el interior o más bien que estas costumbres y creencias predominan en mi vida, puedo decirles que para mí sí es un tiempo meramente de reflexión y descanso en el cual vivimos de manera diferente pero en carne propia la Pasión y Muerte de Jesús, así como ese sentimiento de volver a nacer cuando por fin cantamos el Gloria y gritamos fervientes y convencidos que ¡Jesucristo ha Resucitado, Verdaderamente ha Resucitado! No podría yo irme a disfrutar de la playa o creerme en unas mini vacaciones (con eso de que no trabajamos o vamos a la Escuela/Universidad) porque simplemente en mi corazón me siento 50% parte de ese pueblo que gritaba ¡Crucifíquenlo! y 50% parte de aquellas mujeres que lloraban por su sufrimiento.

 

Creo que más que pensar que una costumbre o tradición atenta con la solemnidad, pensemos que es una nueva o mejorada forma de evangelizar a aquellos que en ese tiempo de reflexión se sienten en unas vacaciones y pues si esto atraerá a miles más a conocer el inmenso Amor de Dios y a respetar su Dolorosa Pasión que sigan siendo parte de cada uno de nosotros y que no mueran.

 

Ya para despedirme te dejo una frase que llenó mis redes sociales y a la cual encontré un verdadero y nuevo sentido en esta Semana Santa, esto claro para que reflexionen al igual que yo: “No fueron los clavos los que Sostuvieron a Jesús en la Cruz, fue su inmenso amor por ti y por mí…”

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload