Verónica y su Vigilia Pascual no tan silenciosa

 

Me es tan gracioso ver como a Verónica le suceden hechos que ponen a prueba su paciencia y cada vez que le hablo siempre me recalca de cómo reza para tener un poco más. Entre más ora por eso, Dios le pone millones de momentos donde debe controlar su actitud y tener paciencia y su ida a la Vigilia Pascual es un claro ejemplo de las pruebas del Señor.

 

Hace unos años comencé a ir a las Vigilias Pascuales. La primera vez que comenté que iría muchas de mis amigas me dijeron: “ve con un vestido lindo y bien arreglada”.  Así que cada vez que me doy cuenta que faltan dos semanas voy en busca de mi traje y este año no fue la excepción.

 

El día de la Vigilia Pascual fui al salón de belleza con mi mamá y nos arreglamos para aquella noche que sería diferente. Cuando llegamos a la Parroquia, una hora antes de que comenzara la Vigilia, el 80% de los asientos ya estaban ocupados. Mi madre y yo empezamos a buscar un lugar cómodo y fresco y encontramos una banca completa al lado del coro y el abanico para que nos refrescara. Era el lugar perfecto. Pero Dios siempre pone a prueba mi paciencia –que no es mucha-, incluso en medio de una celebración.

 

Recuerdo que cuando mi mama y yo ocupamos toda la banca (ya que estaba esperando que llegara el resto de mi familia), me levanté un segundo a entregar unos globos a mi comunidad que usarían el día siguiente para la celebración de Pascua. Cuando regresé, noté como la banca detrás de mí estaba completamente llena por los chicos de confirmación. La alegría en verlos fue grande. La verdad estaba muy feliz que estuvieran aquí y conocieran un poco más de la fiesta.

 

El párroco comenzó la celebración. Se supone que todos debíamos estar en completo silencio, pero mis queridos hermanitos de confirmación no lo estaban. Pensé en decirles algo, pero un hermano de mi comunidad ya les había pedido que pararan de hablar. El momento de encender las velas llegó y al parecer los muchachos se alteraron un poco más y, honestamente, tenía miedo que la chica que estaba atrás mío me quemara el cabello -los desastres siempre me suceden a mí y la verdad no me sorprendería si eso hubiese pasado.

 

Comenzaron las lecturas y a pesar de saber cuál vendría, por haber ido varias veces a las Vigilias, me gusta escucharlas y tratar de entender que desea Dios que mi corazón aprenda en ese momento.

Al comienzo de la primera lectura todo estaba en silencio; ya a la cuarta lectura, los muchachos comenzaron a desesperase. Hablaban, reían y mandaban mensajes en WhatsApp. Con anterioridad les había llamado la atención y honestamente si yo lo hacía nuevamente, sabía que diría algo grosero y no era el momento ni la ocasión. Durante la última lectura aún seguían haciendo ruido. Solamente me viré y les pedí de la manera más amable posible que pararan. Casi les doy una catequesis de que significa la Vigilia Pascual y por qué debemos estar callados.

Llegó el momento de dar la paz y honestamente me sentía enojada con ellos porque no escuché gran parte de las lecturas. Luego analicé y recordé que la primera Vigilia Pascual que fui tampoco fue tan silenciosa.

 

Recuerdo haber ido con mi mejor amiga y pasar gran parte del tiempo hablando con ella; en realidad era porque tanto ella como yo no sabíamos realmente que significaba toda esta celebración. Entendí que no era culpa de ellos ni tampoco de alguien más. Simplemente no conocían el verdadero significado de la Vigilia Pascual. Les di la paz y continuamos con la celebración para finalmente aplaudir al ver a Jesús Resucitado y bailar Dayenú.

Debemos recordar que la Vigilia Pascual es una noche muy importante; es cuando se conmemora la victoria de Jesús frente a la muerte que ocurre en la noche del Sábado Santo al Domingo de Pascua de Resurrección. Acompañamos el dolor de la Virgen María en silencio con la esperanza de la Resurrección de su hijo amado.

 

A pesar  que al día siguiente celebramos la Resurrección de Jesús, el Sábado Santo debemos tener compasión del dolor que sufre nuestra Madre María. Sino la acompañamos en el silencio y en la esperanza, ¿cómo lo haremos en la alegría de ver a su hijo resucitado?

Esta lección no va sólo a aquellos hermanitos que hablaron durante la Vigilia Pascual, va dirigida a todos nosotros. Desde a mí misma, que solo tengo 5 años de ir, hasta a mis hermanitos que han asistido desde que eran unos niños con sus padres. Aunque ya conozcamos los salmos, los rituales y las lecturas, recordemos que es una de las celebraciones más importantes de un cristiano católico.

 

Espero que hayan vivido una Vigilia Pascual tan diferente como la mía, y que hayan resucitado con Cristo el Domingo de Pascua Resurrección.

 

Sé la princesa o el principe de Dios que ya eres.

Dios te Bendiga.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload