Una pastoral juvenil sin máscaras

April 25, 2016

 

Creo que es un tema que hay que hablar porque me parece ya demasiado normal ver tanta hipocresía en medio de un ambiente dónde debería reinar la paz y armonía. El término de que la iglesia no es un museo de santos sino un hogar de pecadores aplica perfectamente a este tema. Y la verdad es que antes de escandalizarnos por el tema o fingir que no sucede nada, no sé ustedes, pero hay parroquias dónde abunda la mala vibra y todos trabajan en pastoral juvenil con una sonrisa fingida para mostrar su mejor cara a varios cuando por dentro la historia es otra. Los comunes grupitos entre comunidades, las intensas peleas a escondidas y los ataques colaterales que nadie se atreve a decir de frente y por eso optan por hablar a espaldas siempre están a la orden del día. Y aprovecharé el artículo para expresar que si hay algo que he podido corroborar en muchos años es que mientras más buenas acciones realices y más ejemplar seas, más motivos locos encontrarán para atacarte y dejarte con una imagen completamente contraria a lo que de verdad haces. La pregunta es... ¿por qué? ¿Es esto una acción normal entre una pastoral de jóvenes? Evidentemente no. Y es por ello que hoy en día podemos ver bastante claro cómo muchos grupos parroquiales se desintegran o no trabajan en unidad porque tienen en su ambiente eclesial este tipo de vibras de máscaras y problemas. Y lo peor es que aunque detecten estas situaciones prefieren vivir con ellas. Como si el veneno los alimentara a estar bien y como si llevarse mal con alguien aumentase su diversión o ego.

 

Ahora, ¿cómo enfrentamos este mal que al parecer suele andar revoloteando por varios grupos juveniles? Bueno, primero tenemos que definir los problemas y saber qué está mal. Hagamos un simple test y si respondes sí a alguna de estas situaciones, ¡corre a pedir ayuda!

  • Los líderes de la pastoral son egocéntricos

  • Existen diferencias predominantes y bastante notorias entre las comunidades juveniles de la parroquia

  • Sabes que más de dos que sueles ver en la iglesia cada domingo hablan mal de ti a tus espaldas pero cuando te ven fingen una sonrisa de aprecio

  • Los encuentros en la Misa dominical son más una tiradera de miradas intensas, venenosas y cero amigables en lugar de saludarse todo con cariño

  • Te llegan chismes de alguien de la pastoral mínimo 4 veces a la semana

  • Trabajar de forma mixta entre comunidades resulta un tremendo dolor de hígado y cabeza combinados con cólicos y hasta indigestión

  • Existe una competencia única y casi magistral entre ver qué comunidad se lleva más miembros nuevos a su casa.

  • Es común de que tengas una lista negra con más de 5 que no toleras ver

  • No hacen fiesta de Navidad de la pastoral desde hace 4 años porque saben que terminarían todos hechos un desastre emocional

  • Se reúnen, oran, visitan el Santísimo, van a retiros pre cuaresmales y a encuentros juveniles, sin embargo, no viven casi nada en términos espirituales porque su corazón está demasiado ocupado guardando rencores ajenos o investigando movimientos oscuros para denigrar o señalar a los demás.

Y la lista puede seguir…y seguir…y hasta puede terminar en un libro. Entonces, ¿por qué insistimos en vivir bajo un aura de máscara e hipocresía si se supone que debemos ser ejemplo de buenas acciones, buen comportamiento y de una mente y corazón limpio y lleno de amor?

Sé que no se puede cambiar el mundo de la noche a la mañana, por ende, mejor empecemos a cambiar nuestra pastoral poco a poco. Y no, no me refiero a cambios falsos o fingidos, sino a sentarse como comunidad, como pastoral y darse cuenta de que los chismes, malentendidos que se tornan exagerados y las malas vibras no son elementos que deben acompañar un grupo parroquial. Hay que ser honestos también y comprender que no todos somos agradables para todos y que mantener un ambiente pacífico siempre es difícil, sin embargo, si la mentalidad de todos fuese la misma en querer como objetivo contar con una pastoral más amena, unida y con la mente fija a la solución de conflictos, el camino fuese más llevadero y con mejores resultados tanto en trabajo, espiritualidad y términos sociales. Para promover un poco la unidad e ir opacando esas malas tirrias que más que dolor de cabeza, causan estrés y alteran la paz, aquí algunos tips de integración para pastoral juvenil:

  • Inicien con lo más directo: formarse. Muchas veces las malas actitudes y tratos son por falta de conocimiento o falta de espiritualidad que ayude al grupo a sobrellevar las malas olas que se vienen encima de vez en cuando. Opten por formarse de forma periódica todas las comunidades juntas y así recibir de forma grupal el mismo mensaje y enseñanza.

  • Una catarsis nunca viene mal cuando el río trae piedras fuertes que de seguro quieren golpear. De forma honesta y respetuosa, saquen sus males y den sus opiniones conforme a la situación de la comunidad para así dejar de lado los chismes y poder dialogar de forma transparente y civilizada los distintos conflictos que rodean a los jóvenes.

  • Convivencia obligatoria: de vez en cuando salgan de la burbuja de “su grupito” para conocer el mundo y a los demás, buscando una interacción directa entre distintos miembros de la pastoral. Hagan dinámicas, realicen paseos comunitarios, hagan talleres de integración o bootcamps recreativos y busquen complementar esa falta de comunicación o de conocer a los demás con una buena dosis de diversión y des estrés.

  • Que la oración sea su guía principal. Es cierto que no siempre las aguas estarán en paz, porque somos humanos y diferencias suelen aparecer en todo momento, sin embargo, la oración puede ayudar a una comunidad a desarrollar actitudes positivas y a estar conscientes de que las soluciones se encuentran cuando los involucrados están dispuestos a escuchar, meditar y ser accesibles, es decir, cuando las malas vibras no se asoman y las máscaras no están puestas. Por eso, la oración en comunidad no sólo fortalecerá a la misma, sino que irá rompiendo barreras tontas que nosotros mismo hemos creado y bajará esos escalones de egoísmos, hipocresía, egocentrismo y ganas de discutir que tanto abundan en el área.

Entonces, ¿qué tal si damos ese primer paso para tener una pastoral juvenil más unida y pacífica? Dónde hay caridad y amor, allí está el Señor y hermano, Jesús quiere tocar la puerta de su comunidad y llenarlos de ese tremendo amor para que se amen entre ustedes y transmitan la Buena Nueva. Ánimo y bendiciones.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload