De noviazgos, actitudes no sanas y otras adicciones

May 2, 2016

 

Hay personas que aman hablar de amor. Otras detestan siquiera que se mencione la palabra. Y hay algunos que simplemente les da igual. Pero para todos los enamorados de la vida y de su pareja, nunca está de más tocar este tema para reflexionar sobre actitudes, visiones y evaluaciones constantes de cómo estás llevando tu relación.

 

¿Es tu relación de 3? Y no, no me refiero a tres personas de forma literal, sino al hecho de que dentro de tu noviazgo, que espero que busques que sea santo, tienen ambos claro de que Jesús es el centro de su relación. Con esto como base, un noviazgo puede afrontar viento, marea, sequías y muchos otros problemas que suelen atacar a cualquier pareja que lleva varios años o meses juntos.

 

Sin embargo, hoy quiero hacer énfasis en una situación que enfrentan muchas parejas y que se convierte en un mal para ellos y los que los rodean por el simple hecho de que en muchas ocasiones todos lo ven, menos la pareja en sí. Y es que un noviazgo santo y sano que va ligado a la voluntad del Señor no es sinónimo de un casi matrimonio sin anillo que busca encerrar a la pareja en una burbuja de soledad o falta de vivir la vida. Un noviazgo sano busca que la pareja a través de los años que estén juntos como novios puedan conocerse, interactuar y descubrir la esencia del otro para determinar si esa persona en cuestión es la indicada para llegar al sacramento del matrimonio. Y resulta un éxito y una espera muy hermosa tanto para ti y tu pareja como para tus familiares y amigos si el noviazgo se lleva de una forma sana y libre. Y es aquí donde quiero entrar a fondo en el detalle del tema de hoy.

Muchas veces los noviazgos van en un buen camino conforme a lo que dice el Señor en temas de castidad, espera y respeto. Pero, ¿qué pasa cuando empezamos a saltarnos otras etapas y empezamos a ver el noviazgo como un matrimonio? Los extremos no son sanos y tarde o temprano terminan afectando. De seguro conoces a alguna pareja que está junta 24/7, dónde uno de los dos le prohíbe al otro salir con sus amigos o donde ambos quieren estar en todo juntos. ¿Qué tan sano es esto?

 

Lamento informarte que por más amor que haya y más bien que esté una pareja, las relaciones se consumen y se pueden chocar, incluso perteneciendo a personas muy decentes si no comprendemos el estrecho pero amplio puente que separa un noviazgo de un matrimonio.

 

Por favor, dejemos de saltarnos etapas. Es hermoso ver una pareja pensar en el futuro, en familia, hijos, cómo lidiar con los temas de la casa y pensar más allá del presente. Pero suele ocurrir que por soñar en el futuro, no vivimos a plenitud el presente conforme a nuestra edad y después los problemas llegan solos. Es por eso, que si tienes pareja y deseas llegar lejos con esa persona, te dejo un par de tips para que su relación no se torne esclavizada o apegada. Muchas veces confundimos el amor con la obsesión y el apego y eso puede llevarnos a experimentar malas situaciones que literalmente pudieron evitarse si no hubiésemos sido tan cerrados en nuestro noviazgo. Y quiero aclarar, no es promover el libertinaje, sino entender que un noviazgo no es sinónimo de restricciones extremas o de llevar una pegatina andante para estar en todos los lugares dónde está tu pareja. Si tu relación tiene a Jesús de base y confían uno en el otro, podrán vivir la vida felices sin necesidad de estar vigilándose. Y tus amigos se los agradecerán. ¿No has notado que tus amigos ya no te invitan a los eventos porque saben que eso implica que vayas con tu pareja…siempre? ¿Has sentido que cuando hablas de tu pareja te cambian el tema o se apartan? ¿Cuándo fue la última vez que saliste con tus amigos sin tu pareja?

 

  1. Noviazgo= alegría, no estrés: si tu pareja ha demostrado ser alguien en quien confiar y todo está bien, ¡deja la intensidad! No es necesario que sepas 24/7 qué hace tu pareja. Debes procurar ser una persona de confianza y no alguien que se la pase vigilando el paradero de tu pareja en cuestión. Eso sólo te estresará y se manifestará en tus actitudes, afectando a largo plazo tu relación.

  2. Los amigos son los amigos: no, no estoy promoviendo que dejes a tu pareja sola en casa, pero sí promuevo el hecho de que no es posible que un joven de 20 años no pueda ir a una fiesta donde su mejor amigo sin llevar a su novia porque si no arde Troya. La confianza es la clave de este punto y una persona que confía y le inspira libertad sana y amor a su pareja, promueve una relación feliz y libre de dolores de cabeza. Salir con tus amigos no es malo, muchos menos si tu pareja es de asistir a lugares decentes y te ha demostrado que te ama. Además, date tú la vivencia de compartir con tus amigos y salir, recuerda que tener pareja no es sinónimo de abandonar a tus amigos.

  3. No todo va para las redes sociales: un consejo de una muchacha que ama el amor y que es muy cursi: no es necesario publicar 40 mil fotos en Instagram con tu pareja. Siempre este tema ha sido cuestionado en las redes sociales, ya que no sabemos si se hace por alardear, por ser muy cursis o por inocencia. Sea cual sea el motivo, publicar cada 20 horas una foto con tu pareja puede ser un problema más adelante si la relación llegase a acabar. Aparte que puedes publicar otras cosas como fotos con tus amigos, tus logros, tus viajes y tus vivencias diarias, no todo lo que ocurre con tu vida ni la de tu pareja debe plasmarse en una publicación que muchos verán.

  4. Hay tiempo para todo: hay tiempo para estar con tu pareja y tiempo para no estar con ella. Y no me refiero al tiempo que están separados por la Universidad o el trabajo. Es sano para una pareja comprender que mientras no estén casados, es saludable que ambos inviertan tiempo en otras cosas que no implique necesariamente verse. Disfruta con tus amigos de tu hobby favorito, sal con tu familia, ejercítate, haz viajes solo y madura el tema de extrañar a tu pareja y eliminar el pensamiento de que todo el tiempo libre que tienes es para esa persona. Una relación sana sabe que el tiempo con su pareja es valioso, así mismo como el tiempo para sí mismo y para otras cosas como sueños que cumplir.

  5. Testimonios de que Cristo es el centro de su relación: creo que si tu relación es sana y ambos están conscientes del inmenso amor que tiene Jesús para con ustedes por unirlos y mantenerlos juntos pese a todo, no hay necesidad de caer en adicciones emocionales o pensar que el noviazgo debe ser un espacio cerrado dónde tu pareja es la única con la que compartes. Dense el tiempo de vivir felices juntos pero claros de que son jóvenes y que deben aprovechar oportunidades, conocer el mundo y ser sí mismos sin restringirse lo que les gusta hacer, ya que todo este proceso del noviazgo busca conocer y aprender a convivir con la persona en cuestión. Sean dos almas libres que deciden día a día amarse mutuamente y empiecen a comprender de que el amor no va ligado al encerramiento, sino que busca que ambos disfruten la vida, sus amigos, su familia y su espacio, que es suyo y de nadie más, para experimentar la plenitud de tener una pareja que te permita ser tú mismo y no dejar de hacer las cosas que te gustan porque tienen  claro que Jesús sostiene su relación y los libera de todo tipo de estrés, celos y esclavitud que puede dañar a largo plazo su noviazgo.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload