Mayo con M de Mamá María

(Créditos de la imagen: Lazos de amor Mariano)

 

¿Por qué se dice que Mayo es el mes de Mamá María? ¿Quién es Mamá María?

 

Mamá María es nadie mas que la Virgen María, madre de Jesús. La Virgen es nuestra Madre, por voluntad expresa del Señor, pues Él nos la entregó cuando estaba en la Cruz con estas palabras:  "Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su Madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dice al discípulo: He ahí a tu Madre" (Juan 19,26-27). Desde entonces Juan la tomó por Madre y con él nosotros, los cristianos de todos los tiempos. Por eso tenemos una madre en la tierra y otra en el cielo.

 

Mayo es el mes en que la Iglesia Católica dedica a nuestra Mamá María. Esta celebración se remota en los tiempos barrocos donde el mes de María incluía ejercicios espirituales diarios para darle honor a la madre de Dios. En este mes recordamos las apariciones de la Virgen María en diferentes lugares y las virtudes de ella. Además muchas personas rezan diariamente el Rosario durante este mes.

 

Pero… ¿Por qué hacerle tanta devoción a la Virgen María?

 

Precisamente porque ella es nuestra Mamá y nos protege con su manto como lo hizo con su hijo Jesús. El Papa Francisco envió un tweet diciendo “Está huérfano el cristiano que no percibe a la Virgen María como Madre.”

 

Honestamente me costaba rezar un Rosario por el simple hecho de que pensaba que era demasiado largo. Aún hay veces que rezándolo pienso que nunca voy a terminar. Pero luego, pienso en aquella mujer y que realmente le estoy haciendo un regalo a ella al rezarle el Rosario. Imagino al rezar el Rosario que cada Ave María que digo es como si le estuviera dando en la mano una rosa a mi Mamá María. La Virgen María me ha ayudado tanto en muchas situaciones cuando me he sentido sola que debo agradecerle de alguna forma.

Les contaré una pequeña historia. Soy una persona claustrofóbica y muchos de mis amigos lo saben. Hay veces que cuando subo a un elevador con mis amigos debo agarrarle la mano a uno de ellos o abrazarlos por el miedo que me da. Para mi suerte hay veces que me toca dar clases en el cuarto piso de mi Universidad y como llevo demasiadas cosas me cuesta subir las escaleras así que no me queda más remedio que ir por el elevador. El temido y horrible elevador.

 

Una mañana toque el botón del elevador para poder usarlo y no había absolutamente nadie. Pensé más de dos veces si subirme o no sola. Mi cabeza solo pensaba cosas como ¿Y si se va la luz y me quedo encerrada? ¿Y si no puedo llamar a nadie? ¿Y si se acaba el oxígeno y me muero? Sé que son preguntas exageradas pero mi cabeza solo piensa esas cosas cuando me toca subirme a un elevador. No me quedó de otra que irme sola ya que mi clase estaba próxima a comenzar y no tenía tiempo en subir las escaleras.

 

Al subirme al elevador estaba entrando en pánico (a pesar de que estaba funcionando de lo más normal). Estaba temblando y sentía demasiados nervios. No se cómo sucedió pero agarré una medalla de la Virgen que siempre llevo en el cuello y comencé a rezar el Ave María. Al cabo de unos 3 minutos llegué al piso que me debía bajar y me sentía bien. Sentí como estaba acompañada por alguien y me abrazaba. Sentí esa protección y amor de una Mamá. Sin duda, era mi Mamá María.

 

Desde ese momento cada vez que subo al elevador, rezo un Ave María.

Cuando llega el mes de Mayo me propongo a rezar el Rosario diariamente. Miro a la Virgen María y le agradezco por cuidarme siempre y por aceptarme como su hija. De igual manera le pido que me ayude a mejorar en muchos defectos que tengo como persona. Ella tiene tantas virtudes que yo deseo tener algún día. Virtudes como la humildad, el amor, la generosidad, la pureza y la ternura. Virtudes que ella expresa en una sola mirada.

 

Debo admitir que al principio me era difícil aceptar a María y verla como una madre. Pero simplemente un día la vi por más de 5 minutos. Vi todo ese amor que ella expresaba con solo mirarme y ahí fue donde vi cuanto puede amar una madre a su hijo. Poco a poco fui aceptándola como mi Mamá y trato de honrarla todos los días.

Uno de mis sueños es poder ser como ella algún día. Amar a mis familiares, amigos y a todos como ella lo hace. Tener tanta paz a pesar de todo lo que suceda a mi alrededor. Tener ternura y pureza en una sola mirada.

 

Mi corazón se quiere consagrar a María algún día. Aunque aún no me siento preparada y tal vez no sea ni hoy ni mañana pero el tiempo de Dios es perfecto asi que esperaré. Y por mientras, seguiré honrándola hasta que llegue ese momento maravilloso.

Acepta a María como Madre, ella te está esperando con los brazos abiertos, te ama y te acepta como su hijo. Rézale el Rosario en este mes de Mayo. Será dificil al principio pero créeme que al final sentirás una paz y un amor inexplicable. Ábrele tu corazón a Mamá María.

 

Sé la princesa o el príncipe de Dios que ya eres.

 

Dios te Bendiga.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload