María es un misterio

May 7, 2016

 

“Queridos jóvenes, todas las personas de todos los tiempos y de cualquier edad buscan la felicidad. Dios ha puesto en el corazón del hombre y de la mujer un profundo anhelo de felicidad, de plenitud. ¿No notáis que vuestros corazones están inquietos y en continua búsqueda de un bien que pueda saciar su sed de infinito? Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su propio Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y en la resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra” Papa Francisco

 

Joven, como bien sabemos que Mayo es el mes de la Virgen María, así fue como se me vino la idea al escribir este artículo sabiendo la importancia que tiene La Virgen María. Qué ejemplo más puro y santo podemos pedir de Mamita María, la misma que en su vientre tuvo durante 9 meses al Hijo de Dios. Y dio el Sí con firmeza y humildad al escuchar el llamado de Dios en su vida para ser instrumento de paz para la salvación del mundo.

 

¿Sabías que María es un misterio a causa de su humildad? La vida de María fue oculta, por ello el Espíritu Santo y la Iglesia la llaman ‘’Alma Mater: Madre oculta y escondida’’. Su humildad fue tan profunda que no hubo para ella anhelo más firme y constante que el de ocultarse a sí misma y a todas las criaturas para ser conocida solamente de Dios. Ella pidió a Dios pobreza y humildad y El, escuchándola, tuvo bien ocultarla en su concepción, nacimiento, vida, misterios, resurrección y asunción a casi todos los hombres. Sus propios padres no la conocían. Y los ángeles se preguntaban frecuentemente uno a otro: ‘’ ¿Quién es esta? ’’ Porque el altísimo se la ocultaba. O si algo les manifestaba de ella, era infinitamente más lo que les encubría. María no es suficientemente conocida, es por tanto, justo y necesario repetir con los santos: ‘’Sobre María nunca se hablara lo suficiente bien’’. María no ha sido aún alabada, ensalzada, honrada y servida como debe serlo. Merece mejores alabanzas, respeto, amor y servicio. Debemos decir también con el Espíritu Santo: ‘’Toda la gloria de la Hija del rey está en su interior’’. Como si toda la gloria exterior que el cielo y la tierra atributa fuera nada en comparación con la que recibe interiormente de su creador y que es desconocida de criaturas insignificantes, incapaces de penetrar el secreto del Secreto de los Secretos del rey. Debemos también exclamar el apóstol ‘’El ojo no ha visto, el oído no ha oído, a nadie se le ocurrió pensar…’’, las bellezas, grandezas y excelencias de María,  milagros de los milagros de la gracia, de la naturaleza y de la gloria. ‘’Si quieres comprender a la Madre - dice un santo -, trata de comprender al Hijo pues ella es la digna Madre de Dios’’. ‘’ ¡Enmudezca aquí toda lengua!’’

 

La salvación del mundo comenzó por medio de María, y por medio de ella debe alcanzar su plenitud. María casi no se manifestó en la primera venida de Jesucristo, a fin de que los hombres, poco instruidos e iluminados aun acerca de la persona de su Hijo no se alejaran de la verdad, aficionándose demasiado fuerte e imperfectamente a la Madre, como habría ocurrido seguramente si ella hubiese sido conocida a causa de los admirables encantos que el Altísimo le había concedido aun en su exterior. Tan cierto es esto, que el Pseudo Dionisio Areopagita escribe que, cuando la divinidad, a causa de sus secretos encantos e incomparable belleza, si la fe en la que se hallaba bien cimentado no le hubiese enseñado lo contrario. Pero en la Segunda venida de Jesucristo, María tiene que ser conocida y puesta de manifiesto por el Espíritu Santo, a fin de que por ella Jesucristo sea conocido, amado y servido. Dios quiere, pues, revelar y manifestar a María, la obra maestra de sus manos, en estos últimos tiempos.

  1. Porque ella se ocultó en este mundo y se colocó más baja que el polvo por su profunda humildad, habiendo alcanzado de Dios y los Apóstoles y evangelistas, que no la dieron a conocer.

  2. Porque ella es la obra maestra de las manos de Dios tanto en el orden de la gracia como en el de la gloria, y Él quiere ser glorificado y alabado en la tierra por los hombres.

  3. Porque ella es la aurora que precede y anuncia al Sol de justicia, Jesucristo, y, por lo mismo, debe ser conocida y manifestada si queremos que Jesucristo lo sea.

  4. Porque ella es el camino por donde vino Jesucristo a nosotros la primera vez y lo será también cuando venga la segunda, aunque de modo diferente.

  5. Porque ella es el medio seguro y el camino directo e inmaculado para ir a Jesucristo y hallarle perfectamente. Por ella deben, pues, hallar a Jesucristo las personas santas que deben resplandecer en santidad. Quien halla a María, halla la vida, es decir, a Jesucristo, que es el camino, la verdad, y la vida.

  6. Porque María debe resplandecer, más que nunca en los últimos tiempos en misericordia, poder y gracia: en misericordia, para recoger y acoger amorosamente a los pobres pecadores y los extraviados que se convertirán y volverán a la Iglesia Católica; en poder contra los enemigos de Dios, los idólatras, cismáticos, mahometanos, judíos e impíos endurecidos, que se revelaran terriblemente para seducir y hacer caer, con promesas y amenazas, a cuantos se les opongan; en gracia, finalmente, para animar y sostener a los valientes soldados y fieles servidores de Jesucristo, que combatirán por los intereses del Señor.

  7. Por último, como todos hemos escuchado, María debe ser terrible al diablo y a sus secuaces ‘’como un ejército en orden de batalla’’, sobre todo en estos últimos tiempos, cuando el diablo sabiendo que su tiempo ya es poco y mucho menos que nunca para perder a la gente, redoblara cada día sus esfuerzos y ataques.

 

A estas últimas y crueles persecuciones de satanás, que aumentaran de día en día hasta que llegue el anticristo, debe referirse, sobre todo, aquella primera y célebre predicción y maldición lanzada por Dios contra la serpiente en el paraíso terrestre: Para la gloria de la Santísima Virgen, salvación de sus hijos y confusión de los demonios. Dios ha hecho y preparado una sola irreconciliable hostilidad, que durará y se intensificará hasta el fin. Y entre María su digna Madre y el Diablo; entre los hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y secuaces de Lucifer. De suerte que el enemigo más terrible que Dios ha suscitado contra Satanás es María, su santísima Madre. Ya desde el paraíso terrenal aunque María solo estaba entonces en la mente divina le inspiró tanto odio contra ese maldito enemigo de Dios, le dio tanta sagacidad para descubrir la malicia de esa antigua serpiente y tanta fuerza para vencer, abatir y aplastar a ese orgulloso impío, que el diablo la teme no solo más que a todo los ángeles y hombres, si no, en cierto modo, más que el mismo Dios. Lo que Lucifer perdió por orgulloso lo gano María con la humildad. Lo que Eva condenó y perdió por desobediencia lo salvo María con la obediencia. Eva, al obedecer a la serpiente, se hizo causa de perdición para sí y para todos sus hijos, entregándolos a Satanás; María, al permanecer perfectamente fiel a Dios, se convirtió en causa de salvación para sí y para todos sus hijos y servidores, consagrándolos al Señor. Tales serán los grandes hombres que vendrán y quienes María formará por orden del Altísimo para extender su imperio sobre el de los impíos, idolatras y mahometanos. Pero ¿Cuándo y cómo sucederá esto?... ¡Solo Dios lo sabe! A nosotros nos toca callar, orar, suspirar y esperar.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload