Cuando dos mundos chocan

 

Siempre me ha parecido algo curioso como Dios maneja las situaciones personales. Aunque no lo notemos, Dios trabaja en nosotros y nos coloca a diferentes personas en nuestras vidas con un mensaje o un consejo que nos haga reaccionar con el dilema actual que uno tiene.

Hace unas semanas fui a la casa de una amiga que estudia artes culinarias. Iba a preparar una receta nueva y donde hay comida ahí estoy yo. Como iba a tomar tiempo que ella cocinara yo llevé mis libros para ponerme a estudiar todo lo que me habían dejado en la universidad.

 

Recién habiamos regresado de vacaciones y ya tenia mucho material por estudiar y, aunque sólo tenía una semana de haber comenzando el nuevo cuatrimestre, me sentía desanimada y temerosa. Aunque doy tres materias esta vez, dos de ellas son las materias más dificiles y hasta las más importantes de la carrera. Me puse a analizar como iba a aprenderme tanto material de las diferentes materias. Y para acabar, me había ido mal en el primer quizz de una de ellas. ¡Empezando con el pie izquierdo!

 

Me quedé mirando la pantalla de mi computador cuando vi un muchacho entrar a la cocina de mi amiga. Nunca lo había visto y usualmente me la paso en la casa de ella. (Visitandola, no es que yo vaya a su casa a robarle comida…no me juzguen). Preferí no preguntar sobre quien era él y traté de concentrarme en mis estudios.

 

Luego de mil horas para que estuviera la cena (tenía mucha hambre, repito, no me juzguen) mi amiga me llamó a la cocina para probar lo que había preparado. Recién salido del horno, allí estaba un delicioso puerco con unos toques cítricos ( si desean el número de ella me avisan, quedo riquísimo). Vi como el muchacho sacaba de otro horno unos flanes y ahí entendí que él estaba ayudando a mi amiga a cocinar. El muchacho salió un segundo de la cocina y le pregunté a mi amiga quién era. Me comentó que era su compañero de clases, estaba de vacaciones de su trabajo pero aún así necesitaba dinero para su vida diaria.

Estábamos todos en la cocina sirviendo la comida y comentando algunos chistes. Ahí fue donde hice una comunicación con aquel muchacho de nombre James. No recuerdo como sucedió pero después de la cena nos quedamos él y yo hablando sobre cosas de la universidad. Luego, James tuvo la confianza de contarme cosas de su vida y ahí fue donde me di de cuenta como Dios, a través de alguien más, me envió un mensaje.

James vive en las afueras de la ciudad. Desde una corta edad le ha tocado vivir experiencias no muy agradables en donde él ha tenido que enfrentarlas por sus cuentas. Cuando el estaba muy pequeño su madre sufrió una decaída y desde ese momento la diagnosticaron con una enfermedad. Lamentablemente su madre debe quedarse a las afueras de la ciudad donde la pueden atender y él no puede estar con ella tanto tiempo como desearía. De una familia donde su madre es madre soltera, a él le ha tocado vivir cerca de la ciudad para poder trabajar y así estudiar en la universidad.

 

El me comentó lo mucho que le desespera no poder estar con su mamá. Lo mucho que el quisiera poder darle un abrazo o una simple sonrisa. Pero James sabe que su mamá esta en buenas manos con su tía que la cuida. Además de otros problemas que él me contó también me contó lo que el desea en un futuro.

 

El desea terminar artes culinarias y estudiar ingeniería. Yo simplemente me quedé en pausa y le dije “¿Ingeniería? Te vas de una rama a la otra” pero él con una sonrisa me dijo que le gusta también la física. Y ahí me di de cuenta que el está totalmente loco. Loco, pero con muchos planes y metas que él desea cumplir.

 

James es inteligente. A pesar de que es malo en matemáticas (lo cual no lo juzgo para nada), él tiene algo que a mí me falta. Perseverancia. No me imagino cuantas caídas el ha tenido en su vida y el sigue adelante trabajando con una sonrisa. Como a pesar de todos los problemas que él actualmente tiene, aún es capaz de hacernos reír con un chiste o quererme molestar con sus historias de miedo (que según el ha visto la bruja más de 10 veces por donde vive).

Sé muy bien que Dios me envió a James ese día para enseñarme una lección. Que por un simple primer quizz fracasado no dicta como me irá al final del cuatrimestre. Que muchas veces voy a tener caídas pero eso no significa que me rendiré.

 

Quiero tener eso que tiene James. Ese entusiasmo y esa pasión que el tiene por cumplir sus metas. Los invito a ser como James. Perseverantes, con una sonrisa grande a pesar de los problemas y sin perder de vista las metas que ya tienes planeadas.

 

Sé la princesa o el príncipe de Dios que ya eres.

Dios te Bendiga.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload