Ángeles alrededor de nosotros

 

Estoy segura que este es uno de mis escritos que más me ha costado redactar. Mi inspiración para escribir viene de sucesos cotidianos de mi vida. Justamente hace unas semanas vi una publicación de un muchacho tierno de mi universidad de cómo extrañaba su angelito que ama con todo su corazón y que ahora está en el cielo. Irónicamente, cuando comencé a escribir este artículo sobre ese muchacho, vi que en la semana que me tocaba publicar caía cerca de una fecha inolvidable.

 

Al transcurso de nuestras vidas conocemos a mucha gente, ya sea un familiar, amigo o conocido que vive en tu mismo vecindario. Compartimos con esas personas, reímos, se pasan grandes momentos juntos y hasta llegamos a aceptarlas con sus errores y defectos hasta lograr el punto de amarlas.

 

Pero luego conoces a alguien diferente. Alguien que con una simple sonrisa ilumina toda una ciudad y que con una mirada puedes ver que tan único es. Y luego se tienen que ir. Lamentablemente es así. Son ángeles, personas que tienen su misión en este mundo y se deben ir demasiado temprano.

 

He conocido a varios ángeles en mi vida que se han tenido que ir y por el cual su partida aún me hace un nudo en la garganta. Algunos ángeles hasta los tuve que ver partir antes de mis 10 años, otros eran de mi edad y despedirse de una persona tan joven creo que es lo más difícil que alguien puede hacer en su vida.

 

Usualmente cuando alguien pierde a un abuelo o abuela se entiende que es el proceso de la vida, que todos llegaremos al punto de ser adultos mayores y será nuestro tiempo de irnos. Pero, ¿qué sucede con aquellos jóvenes que se tienen que ir demasiado temprano?

Por un tiempo me preguntaba, ¿cómo podría despedirme de alguien que no pudo ir a la universidad, tener su cédula, salir de noches con amigos o manejar por primera vez? Y luego, cuando llegué a la edad de poder realizar todas esas cosas, me preguntaba: ¿estaré viviendo de la manera correcta? ¿Acaso yo estoy viviendo en nombre de aquellos ángeles que tuvieron que partir muy pronto? ¿Estarán orgullosos de mí?

 

Uno de mis ángeles fue un joven que no pudo vivir muchas de las experiencias que yo he vivido. De hecho, me enteré poco después de su partida que deseaba estudiar lo mismo que yo en la universidad. Y pensé, ¿si el tenía metas y sueños por qué se tuvo que ir?

Después de un par de años pude entender el por qué. A veces conoces personas tan especiales que tocan tu corazón más rápido de lo que piensas. Te hacen ver que no todas las personas son malas y que no todos pueden estar en tu vida para siempre, aunque si pueden estar en tu corazón hasta más allá de tu propia partida.

Existen personas que te ayudan a ver la vida de una forma diferente. Como ellos vivieron su vida sin estrés y con mucha alegría. Como dieron tanto amor sin importar lo que recibirían a cambio. Y tal vez, deberíamos vivir la vida de la misma actitud que ellos. Sonriendo y amando.

 

Pero eso no es todo. Muchos piensan que estos ángeles ya no están con nosotros, pero no es así. Yo veo a mi ángel en cada atardecer y sé que me ha acompañado en muchos momentos en los que sentí que lo extrañaba. Cuando estoy en momentos de des motivación y pienso que no puedo seguir adelante, tengo personas a mi lado que me recuerdan lo mucho que mi ángel está orgulloso de mi y que no le gustaría que me viera decaída. A veces me cuesta uno que otro segundo poder levantarme y poder decir que esa persona está conmigo y me apoya en cada momento.

 

Sé que aquel muchacho tierno de mi universidad extraña a su angelito cada segundo, de eso no tengo duda. Además, de que su ángel es su motivación para cumplir sus metas. Pero, más que todo eso, puedo imaginar lo orgullosa que está ese angelito cada vez que el sube una foto de su carrera, lo mucho que le gusta y que su gran motivación es esa personita.

 

Cada uno de nosotros tiene un ángel. Tal vez uno que se fue demasiado temprano o uno que realmente tocó nuestras vidas. Recuerda los buenos momentos con esas personas, todas las risas y todo lo que te enseñó en tan poco tiempo. Ellos están en el cielo con Dios y créeme, están en buenas manos.

 

Los invito a hacer una pequeña oración por sus ángeles para que estén descansando en paz y para que un día, cuando sea el momento, se vuelvan a ver.

Sé la princesa o el príncipe de Dios que ya eres.

Dios te Bendiga.

 

Este articulo va dedicado a todos los que perdieron a un ser querido demasiado pronto. Aquel muchacho tierno que se tuvo que despedir de su angelito demasiado pronto, aquel joven de la iglesia que tuvo que decir un hasta luego a su segunda madre, también a mi segunda familia que tenemos una hermosa ángel que nos ama con todo su corazón y por supuesto a ti, mi ángel, que te veré de nuevo algún día y nos abrazaremos de nuevo.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload