El sordo mudo que tocó mi puerta

Usualmente cuando estoy sola en casa pongo música a todo volumen mientras limpio un poco o hago tareas y la semana pasada no fue la excepción. Recuerdo que escuchaba música en la sala mientras realizaba una presentación de Power Point para una charla.

Escuché a mis hijas ( dos chihuahuas) ladrar y que alguien tocaba la puerta. Al asomarme a la ventana vi a un señor y recordé la regla de oro de mis padres cuando estoy sola: “No le abras la puerta a extraños”. No quería sonar grosera pero desde la ventana lo saludé y le pregunté que necesitaba. El señor me miró e hizo señas a su oído y luego señas tratando de decir un “no”.  Abrí la puerta principal y el señor me mostró un pequeño tablero que él traía. Este decía: “Buenas tardes. Soy la mamá de Bruno. Él tiene 29 años y es sordo mudo. Necesitamos dinero para poder realizarle una operación a Bruno para que logre escuchar un poco más del 50% de su audición. Como ven no estoy con él porque debo trabajar en el día y tratar de ganar un poco de dinero. En su maleta trae diferentes accesorios realizados a mano por mi. Te agradecería mucho si compraras alguno y ayudaras a Bruno. Muchas gracias, ten un buen día y que el Señor te Bendiga.”

Inmediatamente le hice señas que esperara un poco mientras buscaba mi cartera. Saqué un poco de dinero y se lo dí en la mano. Él con una linda sonrisa iba a enseñarme los accesorios y traté de decirle que no. Realmente yo no quería comprar nada, pero tampoco quería que se fuera sin ningún aporte mío. Me sonrío mucho y sé que trato de decirme que tuviera un lindo día y al despedirnos le dije un “cuídese y que Dios lo Bendiga”.

En ese momento me sentí muy bien pero luego me acordé de un suceso parecido que ocurrió en la iglesia.

 

Estábamos en una reunión después de misa hace unos meses. Éramos mas de 20 personas en esa reunión y como era algo rápido no la hicimos en un salón aparte. Mientras que los coordinadores hablaban pude ver como un señor algo perdido entraba y pasaba por todo el centro de nosotros. Él, desconsolado, nos comentó que le habían robado y no tenía dinero alguno para regresar a su casa que quedaba algo lejos. Nos pidió algo de dinero y nosotros le dimos una pequeña colaboración.

 

Al pasar de los días una persona de nuestra comunidad estaba disgustada porque ese mismo día vio aquel señor en un bar, justo después de haber ido a la iglesia desconsolado pidiendo dinero para regresar a su casa. Muchos se disgustaron y hasta se desanimaron. Me imagino que muchos se preguntaban: “¿Para qué ayudarlo si al final usará aquel dinero para un vicio y no para regresar a su hogar?” “¿Para qué colaborar si al final nos mentirá en la cara?”.

Me quedé analizando un rato todo lo que sucedió y al final solo comenté que Dios había visto nuestro acto de bondad, haberle dado el dinero y ayudarlo. Pero si él deseaba gastar su dinero en un vicio lamentablemente ya era asunto de él. Dios vió nuestro acto de amor hacia el prójimo y querer ayudarlo. Y la verdad si ese señor volviera a la iglesia a pedir dinero, yo lo ayudaría. Posiblemente esa vez sea verdad y no tenga dinero para regresar a su casa. Si no, aún yo dormiré en paz sabiendo que ayudé a alguien.

Y por si se preguntan, por un segundo dudé en darle el dinero a aquel señor sordo mudo. Pensar que tal vez lo usaría para algún vicio y todo eso de su operación fuera mentira. Pero el tiempo de Dios es algo gracioso pues, tres días después justo cuando venía de la universidad tomé una calle diferente a la usual y justamente estaba pasando aquel señor con su maleta y su tablero pasando de casa en casa. Así que para mi toda la historia sí es real y me alegra haberlo ayudarlo. Espero que aquel señor logre hacerse su operación y que todo salga bien.

Los invito a ayudar al prójimo a pesar de que las cosas no salgan como tú piensas. Dios ve los actos de tu corazón y Él se alegrará que quieras ayudar a alguien. Por cierto, seguiré buscando un taller de lenguaje de señas, nunca sabes cuando lo necesite de nuevo.

 

Sé la princesa o el príncipe de Dios que ya eres.

Dios te bendiga.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload