Alicia y la puerta santa

January 25, 2016

 

No. No es una saga tipo Harry Potter o Narnia. Y no, la puerta santa no es un portal a un mundo paralelo o el puente a un mundo mágico.

 

Creo que todos estamos algo familiarizados con el tema del Año Jubilar de la Misericordia. Dicho jubileo inició el 8 de Diciembre de 2015  y concluirá el 20 de Noviembre de 2016 para celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, profundizar en su implantación y situar en un lugar central la Divina Misericordia, con el fortalecimiento de la confesión.

Así lo expresó el Papa Francisco el pasado 13 de Marzo de 2015 en la Basílica de San Pedro:

 

Queridos hermanos y hermanas he pensado a menudo en cómo la Iglesia puede poner más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia. Es un camino que inicia con una conversión espiritual.
Por esto he decidido convocar un Jubileo extraordinario que coloque en el centro la misericordia de Dios. Será un año santo de la Misericordia, lo queremos vivir a la luz de la palabra del Señor: 'Seamos misericordiosos como el Padre'. (...) Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría de redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos somos llamados a dar consuelo a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo. Lo confiamos a partir de ahora a la Madre de la Misericordia para que dirija a nosotros su mirada y vele en nuestro camino”

 

Entonces, con todo este tema del Año Jubilar, surge un símbolo esencial: la puerta santa. Atravesar la Puerta Santa es signo de una verdadera conversión de nuestro corazón. Cuando atravesamos aquella Puerta es bueno recordar que debemos tener abierta también la puerta de nuestro corazón. Y por ende, muchas parroquias han sido seleccionadas a nivel mundial para tener la puerta santa a disposición de su feligresía. Entre ellas, la parroquia a la que asiste mi querida amiga Alicia.

Para la apertura de la misma, se tiene un rito especial y una Eucaristía donde el sacerdote abre la puerta y luego todos entran a la parroquia para celebrar como hermanos este acontecimiento y dar la bienvenida a esta peregrinación del Año Jubilar. Y la temática es simple. La puerta se abre, las personas entran y la Eucaristía continúa. ¿Bastante sencillo para la gente civilizada, no?

Bueno, Alicia me demuestra una vez más que no importa dónde esté y que haga, siempre surge algo nuevo e innovador que contarme. Esta vez, para cambiar la temática, me ha pedido que publique su escrito original, de sus propias palabras. Que lo disfruten y aprendan algo de esta vivencia.

 

 

Por Alicia…

 

¿Por qué deciden hacer la apertura de la puerta santa en mi parroquia justo el primer día del año? Sé que suena alentador y todo muy bonito en términos de que nada mejor que iniciar el año con la apertura de la puerta santa pero, yo estaba la noche anterior de fiesta, ¿sabes? Y la idea de madrugar me ponía contra la espada y la pared en una guerra de sentimientos. Quería ir de fiesta con mi familia (de forma sana, aclarando) y a la vez quería ir a la apertura de la puerta santa. Entonces, ¿qué tocaba? Pues empezar el año madrugando. Y digo madrugando porque aunque la Eucaristía era a las 11:00 a.m, había que llegar temprano para estar afuera lo más cerca a la puerta, porque supongo que todos querían escuchar la Misa sentados. Aparte, que me había acostado a dormir casi a las 3:00 a.m gracias a las tradicionales fiestas de fin de año de la familia y mi instinto de católica activa y responsable no me permitía faltar  a tal evento. Es más, dos días antes Mariee me había escrito para pedirme apoyo en su grupo de acogida. La comunidad a la que ella pertenece en la parroquia estaba encargada del orden y logística de la Eucaristía y tenían que estar más temprano aún para organizar todo y dirigir a las personas con el mayor orden posible. Como hasta allá no llegaban mis ganas de trabajar, obviamente le negué la solicitud y me conformé con asistir a la Eucaristía.

Sinceramente esperaba vivir una experiencia real de fe en aquella apertura de la puerta santa. Había leído previamente la carta del Papa sobre el Año Jubilar y el significado de la puerta era una luz para la misericordia y una reflexión directa a la apertura de nuestro corazón. Con todo y el tema de madrugar, estaba emocionada. A eso de las 8:00 a.m desperté con aires de alegría y me arreglé de forma cómoda pero elegante para aproximarme a la parroquia. Mariee me había estado chateando desde las 7:00 a.m para decirme que llegara a más tardar las 9:00 a.m, así con suerte podía alcanzar un buen “spot” cerca de la puerta y  entrar con calma una vez abierta por el Arzobispo. Ahora bien, no veía gran cosa en el tema de estar cerca o no. Si quedaba de pie no moriría y la verdad sólo quería vivir con tranquilidad y alegría este acontecimiento. Pero con las olas de calor que hace, consideré su sugerencia y traté de llegar a las 9:30 a.m por tarde.

 

Una vez allá, todo se veía tranquilo. Veía a Mariee y sus hermanos de comunidad vestidos de azul (yo hubiese sugerido un color más vivo como el rojo, pero bueno) caminando de un lado a otro, trayendo gente, llevando gente, sudados, cansados, en fin, gracias a Dios no acepté apoyarlos en eso. De seguro hubiese estado amargada y con mis humores grises. Sí, lo sé, tengo que mejorar mi actitud. Probablemente vaya al retiro pre cuaresmal este año (este años sí) y cambié ciertas cosas. En fin, cuando por fin llegó el momento de la apertura de la puerta santa, el sacerdote hizo la oración y se abrió la puerta. Ahora, la idea original del asunto es que las personas al abrir la puerta deben ir entrando con calma, tocar la puerta, hacer la señal de la cruz y de allí buscar su posición para continuar la Eucaristía. Hermano, hermana, allí pasó algo que yo no veía venir. Con todo y las indicaciones dichas por el párroco antes de iniciar todo de mantener la calma y el orden y del esfuerzo de los chicos de la comunidad de acogida, ¡Dios mío! Eso se convirtió en una estampida de gente desesperada por entrar a la iglesia. ¡Qué locura! Entre ancianos, niños, mamás y papás se empujaban con estrés y apuro sólo para encontrar un puesto dentro del templo. Comprendo que estar de pie durante hora y media es tedioso, pero…¿era necesario romper con la espiritualidad de un acto tan especial por la comodidad de sentarse? ¿Era necesario empujarse, pisarse y correr mientras los sacerdotes trataban de entrar a duras penas con paso tranquilo a la parroquia? Al final, obviamente quedé de pie y puedo aclarar que la desesperación de las personas era poco comprensible ya que las personas mayores o con discapacidad se les había habilitado el acceso a la iglesia horas antes de que se abriera la puerta. El resto de la Eucaristía prosiguió bien, todo normal y ordenado, sin embargo, debo admitir que me quedó el sinsabor de ese momento que debía ser más significativo para todos los presentes. Por eso siempre me cuestiono si los feligreses van de verdad a vivir una experiencia espiritual o van sólo por la taquilla de estar en todas las actividades de la iglesia. Y lo digo con firmeza porque vi a más de tres chateando, respondiendo llamadas y hablando en plena consagración o lecturas.

 

Mi conclusión de todo esto es que aprendamos a ser congruentes en acciones con palabras. Si vamos a madrugar un 1 de Enero para asistir a la apertura de la puerta santa en el Año Jubilar de la Misericordia, tratemos de hacerlo realidad, no por cumplir, no por decir que fuimos, sino por vivirlo con credibilidad y con un corazón dispuesto. Somos nosotros el reflejo de la iglesia a los demás, seamos un buen ejemplo y demostremos que de verdad queremos tener a Jesús en nuestro corazón. Y sé que suena algo directo y seco, sin embargo, a veces necesitamos reflexiones al hueso para reaccionar de forma más eficiente. Se despide de ustedes, Alicia.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload