Ser como niños para entrar al Reino de los Cielos

November 1, 2016

Tengo tres hermosos sobrinos y una primita que a menudo me hacen recordar esa frase que cita la Biblia y pues que Jesús en vida le mencionó a un grupo de hombres, la cual dice que “Debemos ser como niños para entrar al reino de los cielos”, pues bien, de ello quisiera hablarles en esta ocasión; ¿recuerdan los felices que éramos de niños y que por alguna razón la vida se nos hizo o hace amarga día a día, mes a mes y año tras año al hacernos más grandes?

 

Bueno, esto viene a mí por la simple razón de ver como los niños son tan felices sin complicarse la vida, sé que me dirán que los niños no tienen ninguna responsabilidad, deuda, compromiso ni mucho menos miedo a crecer, lo que hace que sean más felices, sin embargo tal vez no sea solo eso, tal vez son más felices porque su amor incondicional y su corazón puro los hace sonreír más a menudo, sus miedos son efímeros y tal vez iguales a los nuestros, le temen a lo desconocido para ellos y lo que creen como malo o de causar el mal, no viven de la maldad ni del sufrimiento de los demás, los que los hace solo preocuparse por el bien y la felicidad, no se preocupan por lo que los demás piensen de ellos ni se creen más que los demás.

 

Será que al crecer olvidamos todo esto y que nos dejamos llevar más por las banalidades que nos muestra la sociedad y de lo más simple de la vida, que es sonreír más seguido, sin estresarnos o preocuparnos por todo; nos olvidamos o guardamos ese puro corazón para no ser lastimados y así poder defendernos a lo que nos venga, ya que creemos o nos han enseñado que la vida de adolescentes y adultos es mucho más cruel que la de niños, que soñar está permitido si somos niños pero como jóvenes no debemos hacerlo porque hay que ser realistas a la vida que llevamos, algo que tal vez no tenga mucha lógica cuando Jesús nos dice que “Debemos ser como niños para entrar al reino de los cielos”, lo que me dice que deberíamos escuchar y tener más en cuenta a ese niño interior que todos tenemos guardado por miedo a lo que los demás piensen o por vernos inmaduros, creo que escuchar a nuestro niño interior es ser aún más maduros, porque ellos siempre nos recordarán todo lo bueno que soñábamos ser cuando llegáramos a ser grandes y las maravillas que deseábamos realizar para ayudar a otros.

 

¿Han notado que al estar rodeados de niños se nos contagia esa felicidad innata que tiene cada uno de ellos? Y que aunque solo sean minutos u horas de nuestra vida la disfrutamos mejor y sin complicaciones; personalmente esto me pasa a mí cuando juego o convivo con mis sobrinos y primita, siento como si las más simples preocupaciones se fueran y me diera cuenta que no debo estresarme por simples cosas de la vida, que tal vez por mi estrés no me doy cuenta de que la respuesta está frente a mi ojos sin notarla, me recuerda que no hay que sentir vergüenza si quiero ser buena persona, hablar de Dios o vivir dentro de sus enseñanzas y lo más importante, me hace recordar que si siempre tengo presente a mi niña interior se me hará mucho más fácil ganarme la gracia de entrar al reino de los cielos el día de mi juicio final, porque ser como niños es una gran riqueza que Jesús nos ha puesto en la vida, ser como niños es ser más feliz, es admirar y respetar toda la grandeza que el señor ha puesto a nuestro alcance, lo que nos hace disfrutar la vida con más plenitud.

 

“No tengan miedo a Soñar a lo Grande”

-Papa Francisco-

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload