Un almuerzo solitario

December 20, 2016

 

1:45 p.m en algún lugar de la Terminal Nacional de Transporte. Es diciembre y las vísperas comerciales navideñas están a flor de piel incluso días antes del 25 de diciembre como tal. Hay filas, gente con inmensos cartuchos de regalo y yo, como una anti compradora compulsiva en estas fechas porque detesto la muchedumbre trato de mantenerme alejada de todo ese pleito. Era sábado y aunque no tenía en mis planes pasar por la terminal, mi estómago empezó a pedir comida justo cuando el Metro Bus abordó en la parada final. De la terminal a mi casa son unos 45 minutos y probablemente mi tremenda hambre no iba a aguantar hasta llegar a casa. Por eso, con un resoplo bastante notorio, me adentré entre el mar de personas para buscar dónde almorzar antes de tomar el próximo bus a La Chorrera.

 

Al final quedé en un buen restaurante donde la cantidad de personas comiendo era moderada y pude encontrar un asiento cerca de la puerta y almorzar en paz antes de emprender mi destino. Revisaba mi celular y contestaba algunos mensajes cuando pude ver a una niña de unos 14 años llegar sola al restaurante y tomar asiento justo en la mesa de al lado que acaba de vaciarse. La niña llevaba un celular en la mano y tenía los audífonos puestos, no pidió comida y supuse que estaba esperando a alguien ya que miraba a la puerta de vez en cuando.

En efecto, unos 15 minutos después, una señora de caminar pasivo, lentes enormes y mirada tierna arribó al local y buscó de inmediato la mesa donde estaba la niña. La señora, de unos 60 años se acercó a la chica que llamaré Emily (aunque no sé su nombre real) y trató de darle un abrazo pero ésta se lo devolvió con bastante frialdad. Emily dejó de escuchar música, marcó al teléfono y habló con quién parecía ser su mamá para decirle que ya estaba con la abuela (cabe destacar que hablaba bastante alto y por eso escuché la conversación). Lo que ocurrió después de esto me decepcionó un poco. Al cerrar la llamada, Emily volvió a colocarse los audífonos, bajó la mirada y se enfrascó en su mundo digital mientras su abuela se le quedaba mirando. Tomó dos selfies, se sonrió con algún mensaje que recibió y creó literalmente una barrera de comunicación con la señora que tenía enfrente. Su abuela, a quién llamaré Luisa, hizo un esfuerzo para acercarse y alargó su brazo para tocarle el hombro a Emily, pero ésta la ignoró. Luego, en un intento más desesperado por captar su atención, le habló en un tono más alto y le preguntó: ¿No deseas hablar de nada? Emily se limitó a decir: No, estoy ocupada. Seguido, otra selfie.

 

La señora mostró entonces una mirada triste y lejana, se cruzó de brazos y simplemente se quedó allí, mirando a su nieta que por lo visto no tenía intención alguna en hablar o tener tiempo de calidad con ella. Unos 10 minutos después la mamá de Emily llegó al local. Saludó a Luisa y a su hija y le preguntó: ¿qué tal la conversación con la abuela? Emily, con una risa bastante fingida le dijo: genial, ha sido entretenida. Su abuela solo disimuló una sonrisa mientras hacía un gesto de afirmación.

 

Esta pequeña escena me hizo reflexionar de algo fuerte. No valoremos a quiénes tenemos a nuestro alrededor. Le metemos mente a la era digital, a nuestros caprichos, a lo que más nos entretiene y a veces estamos súper ciegos y no vemos que hay personas, ya sean familiares o amigos que necesitan de una mano amiga, un consuelo o simplemente que los escuchen. Esta niña estuvo ignorando a su abuela que se veía con tantas ganas de compartir con ella sólo porque tenía que estar pendiente a su celular y hacer algo “más divertido” que hablar con ella. Por favor, valoremos a los demás. Dejemos de vernos tanto a nosotros mismos y demos un vistazo más allá a lo que nuestros seres cercanos sienten, tengamos empatía y descubriremos que podemos ayudar y hacer sentir mejor a alguien con el simple hecho de escucharlos y atenderlos como merecen. Todos merecemos atención y amor.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload