Alicia vs la corriente del mundo

January 3, 2017

(Por Alicia)

 

¿No se han puesto a pensar de que prácticamente estamos viviendo en un mundo paralelo dónde lo bueno ahora es malo y de repente lo malo es aceptado y hasta aplaudido? Verán, yo siempre he sido bastante tolerante con toda la corriente del mundo y los gustos de la gente y el hecho de que ahora las cosas son “diferentes”, sin embargo, eso no ha hecho que mi perspectiva general de la sociedad y de cómo debe ser se esfume o cambie, al contrario, es ahora que me siento en la edad o potestad de expresarme y que puedo decir que la corriente del mundo ataca tan fuerte que sin darnos cuenta quedamos sumergidos y por ende, es ahora cuando más defensa le doy a la ética antigua pero aún correcta y a los valores. El tema de que lo que está bien para ti, está mal para mí no es más que una teoría ambigua que utilizan las personas que consideran que su mentalidad desquiciada y desenfrenada es un estilo de vida más que es el correcto bajo su punto de vista. ¿Y por qué lo digo? Porque hoy en día más se alarma la gente de forma negativa por ver expresiones religiosas o personas decentes que por ver a trabajadoras sexuales “orgullosas de su labor” u hombres disfrazados de mujeres en concursos de belleza y vestidos de baño.

Casualmente, hace unos días leí en Facebook una publicación dónde se promovía una noche de cine al aire libre abierto a todo público, en busca de inculcar un poco más la cultura en el distrito y aprovechar las vacaciones de los chicos para compartir en familia. La idea era genial, sin embargo, me llamó la atención fue la respuesta de las personas y los comentarios completamente desfasados dónde se atacaba sin motivo alguno la religión. Frases como “me alegro por el evento, ya era hora de bajarle la intensidad a esos eventos religiosos” o “por fin algo bueno, ya aburren con sus procesiones o conciertos católicos” me provocaron una rabia y una interrogante enorme a la vez. ¿Qué carrizo sucede con nuestra sociedad? ¿En serio tan mal estamos que ahora resulta malo o agobiante ver a un grupo de jóvenes decentes expresando su amor por Jesús? ¿Ahora es malo con todo y que son corrientes religiosos diferentes el hecho de que los hermanos de otras religiones se reúnan en sus eventos de fe? Me disculpan, pero no sé en qué mundo vivimos ya, tomando en cuenta que la sociedad se ha encargado en los últimos años en aplaudir la exposición del cuerpo como objeto sexual, en promover el desenfreno y en aplaudir los actos poco morales de personas sin ética ni mentalidad conservadora. Y si alguien me viene a decir que esa es la nueva forma de “vivir la vida” o disfrutar la juventud, pues me disculpan pero qué equivocados que están. Aquí no se trata de qué estilo de vida tienes o cuál es tu mentalidad, porque una cosa es la diversidad de gustos, ya sea de colores, alimentos, partidos de fútbol o deportes; y otra cosa muy diferente es el tema de qué en tu cabeza poco coherente defiendas de que el alcoholismo es bueno, que la droga es buena, que la vida desenfrenada es la forma chévere de vivir la juventud y que el sexo desenfrenado, el aplauso a los otros poco coherentes que se exponen de forma pública y demás actos son la moda actual. ¡Qué carrizo!

 

¿Y por qué tanta molestia por el asunto? Porque no somos brutos, somos seres pensantes, y el cerebro y su capacidad se nos quedan cortas a veces para comprender que estamos siendo absorbidos por una corriente mundana tan fuerte que al final nos va a consumir. Y cuando la sociedad se dé cuenta de lo bajo que cayó será demasiado tarde salir de ese abismo de vicios y mala vida. Y ojo: con esto no busco incitar a los jóvenes a que se encierren en su casa de por vida y sólo salgan con su familia o a sus clases o trabajo. Al contrario, si hay algo que le hace falta a este mundo es el factor testimonio, hacen falta jóvenes alegres y llenos de esa vibra de fe y amor que salgan a las periferias y demuestren que se puede tener una vida divertida, digna y hasta en el mundo sin ser parte del mismo en esa corriente tóxica. ¿Te gusta bailar? Sal y diviértete, pero no es necesario que te emborraches o drogues y quedes inconsciente en un lugar público y pases pena cibernética cuando veas tus fotos en redes sociales para decir que la pasaste bien. ¿Te gusta ir a conciertos de electrónica o roots? ¡Bien! Ve, canta tus canciones, salta, baila, pero no te drogues sólo porque todos lo hacen para entrar en el bendito “Nirvana” ni quedes regado a las 11:00 p.m en una esquina mientras tu suéter está harto en alcohol y combinaciones de shots que ni tú mismo conoces sólo para creerte el más cool. ¡Porque no lo eres! Sólo eres una X más de la sociedad porque no estás haciendo nada productivo con tu vida. ¿Te gusta hacer ejercicios? Perfecto, el hecho de estar saludables es esencial y con todos los ataques de salud que hay es necesario cuidarse, sin embargo, no permitas que tu cuidado físico sea más importante que el espiritual. No pases horas mirándote en el espejo en un gimnasio y alimentando tu vanidad mientras dedicas unos mediocres dos minutos a orar. Mi punto es que puedes seguir siendo joven y haciendo las cosas que te gustan sin pasar la delgada línea de tener acciones innecesarias sólo para pertenecer a la onda mundana.

 

Y otro detalle, ¡basta de atacar a las personas que profesan su fe! Si un muchacho está en la iglesia y le gusta tener una vida tranquila, decente y sin vicios, ¿por qué le hacen creer o quieren fomentar la idea de que eso es raro o fuera de orden? ¡Allá ustedes que son del montón de personas que se dejan llevar por el libertinaje! Pero por favor, dejemos ser a las personas que siguen su fe día a día y que con todo y que son pecadores, se levantan y buscan ser mejores ante los ojos de Dios. Parece un cliché decirlo, pero con tantas atrocidades y acciones que ahora son aceptadas que vemos podemos decir con algo de temor y convicción a la vez de que estamos siendo testigos de situaciones alarmantes y que asustan hasta cierto punto. No sólo es un tema de violencia o guerra, sino que todo inicia con las acciones o actitudes que adoptamos y los ideales que defendemos.

 

Seamos agentes de cambio, dejemos a un lado el tema de la moda mundana y las presiones sociales y emprendamos un camino para valientes que es seguir a Jesús en estos tiempos de cólera y desenfreno. La verdad es una, lo correcto va por una misma línea y somos nosotros los que llevamos las riendas de esta sociedad, de nosotros depende si la dañamos más o si empezamos a colocarle parches significativos para un mundo mejor.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload