Una sonrisa alegre y a la vez triste

January 5, 2017

En medio de la adolescencia era activo en todos los sentidos. Me encantaba el deporte, siempre estaba ocupado, estaba algo involucrado en las actividades de la iglesia. Sé que amo a Dios y que quiero ser un discípulo, pero en medio de todo esto igualmente me sentía increíblemente solo.

 

Sentía que no tenía amigos. Todos tienen un amigo que siempre está ahí, pero yo me decía: ¿por qué Dios no querría darme uno a mí? Debido a que casi siempre tenía una sonrisa dibujada en mis labios nadie sabía que estaba tan solitario, a pesar que tenía un sentimiento de vacío por dentro.

 

Estaba construyendo un muro interno de resentimiento, un muro de soledad que me cegaba de todo. Sin embargo no pasó mucho tiempo antes de   que una persona muy especial a la que llamare Smile apareciera.

Se dio cuenta de la tristeza detrás de mi sonrisa y se sentó a mi lado. Abrí la puerta de mi corazón y le dije qué era lo que me tenía tan preocupado. Me escuchó con atención y sonrió un poco cuando le conté mi historia de que no tenía amigos.

Lo que respondió me dio un golpe tan fuerte y  son palabras que siempre llevaré conmigo y por las cuales estaré agradecido con Smile: tienes que dejar de vivir para ti mismo y dar tu vida por los demás. Sólo espera y verás lo feliz que Dios te hará.

En el fondo sabía que tenía razón, sabía que era yo quien tenía que cambiar, no el resto de las personas.

 

Para sobreponernos al dolor necesitamos llorar, hacer un espacio a la tristeza para poder dejarla atrás. Si la contenemos, en cualquier momento aflorará con más fuerza. Hay una tristeza saludable que nos alivia y libera que necesitamos sentir para poder restaurar nuestro interior.

 

Una tarde tome la decisión de ir a la parroquia, necesitaba  ver la cara de Dios, entonces fui a una hora santa junto a Jesús. Esa noche me arrodillé y oré a Dios. Le pedí que abriera mis ojos y me diera el anhelo de ayudar a los demás y que me hiciera una persona feliz.

 

Necesito un abrazo

Sí, un abrazo fuerte, de esos que aprietan hasta dejarte sin aire. Lo necesito para sentirme bien. No quiero cualquier abrazo, si no ya hubiese encontrado uno, tiene que ser de esos abrazos verdaderos y sinceros donde se juntan las almas, no solamente los cuerpos. Tiene que ser dentro de unos brazos puros, unos brazos con buena intención, con un toque de eternidad para aliviar mis tristezas y confusiones.

 

Sé que de vez en cuando nos sentimos de esta forma, pero debemos pedirle a Dios que nos ayude a entender la prueba que nos está poniendo en el camino.

Si  tú conoces a alguna persona que se sienta de esta manera dale un abrazo porque posiblemente esa persona lo necesite.

 

 Y  siempre  en una comunidad lo que se necesita es la unión de todos   y ser como los hermanos que Dios nos puso en el camino, trabajar duro por lo que queremos, ya que todos nos equivocamos y todos tenemos la obligación de dar una oportunidad a las personas que se equivocaron porque nosotros también nos equivocamos en algún momento y nos gustaría  que nos dieran una oportunidad.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload