¿Cómo pasé estos carnavales sin morir en el intento?

March 1, 2017

 

 

Los días de carnaval siempre han representado una agenda peculiar. De niña, mis grandes carnavales significaban visitas a la playa o a la finca de mis abuelos en Río Congo, mientras que al llegar a los 15 o 16 años lo más que hacía era ir a casa de mis primos a pasar el día y bañarnos en la piscina. Sí, súper relajados. Nunca fui una muchacha de carnavalear ni de visitar los grandes epicentros del jolgorio, aunque debo admitir que siempre me llamó la atención ir para ver cómo era la experiencia. Y cuando por fin creí que iría a carnavalear (cuando recién cumplí los 18), fue justo el año en que me dio por entrar a la Pastoral Juvenil y la onda cambió completamente. Desde entonces, para estas fechas de carnaval el destino era el mismo: retiro pre cuaresmal. Y déjenme decirles que amaba dicho destino. Cada año el retiro pre cuaresmal traía un nuevo tema, expositores, sorpresas y esa infusión del Espíritu Santo que llegaba a lo más profundo de mi corazón. Gracias a estos retiros anuales había curado mil heridas, tenía amistades geniales y la vivencia de fe era única. Incluso, los últimos dos años había estado en el equipo organizador del retiro, tomando un nuevo reto para inyectar a los demás jóvenes esa alegría de estar retirados y tener esas ganas de servir a la Iglesia y abrir el corazón al amor de Dios.

 

Sin embargo, este año Dios se encargó de voltear un poco el asunto y de darme una lección muy valiosa a través de señales. ¿Qué te parece si las vamos conociendo?

 

Señal 1: no hubo retiro pre cuaresmal este año. Me sentía tal cuál como cuando ShowPro se dignó de hacerse el aéreo y omitir el The day after de este año: vacía. ¿Cómo carrizo no íbamos a tener retiro? Mi parroquia se encuentra actualmente en un proceso de reestructuración que por la cantidad de personas involucradas y pastorales, toma su tiempo. Y como parte de ese plan pastoral tuvimos que omitir el retiro propio de la parroquia este año. ¿Las reacciones? Algunos colapsaron, otros empezaron a correr en busca de otros retiros, otros suspiraron de alivio y en mi caso, yo simplemente dije: “bueno, plan B. Vámonos de paseo”. Claro que me entristecía que no hubiese retiro, incluso al inicio del anuncio de la noticia estaba indignada, pero luego comprendí los motivos y me parecieron tan válidos que hasta sentí que era necesario hacer esta pausa este año. Entonces, como ya tengo 24 años y en realidad amo pasear, junto a un grupo de amigos planeamos irnos a la playa. Habíamos encontrado el “spot” perfecto para pasar carnavales y teníamos una casa enorme y con piscina y la playa literalmente enfrente. ¿Todo arreglado, no? Y así estuvimos de ilusos y felices por un mes preparando todo para irnos de paseo.

 

Señal 2: para que la fiesta no fuera tan alegre eternamente, justo dos semanas antes de carnavales me llamaron de las cabañas de playa para cancelar nuestra reserva... what?! Al parecer, la casa donde íbamos a alojarnos estaba presentando múltiples problemas técnicos y de sostenimiento y por eso habían decidido no correr el riesgo de hospedarnos (cuento que no me creo totalmente pero bueno). Quedamos en el aire. ¿Qué haríamos ahora? Evidentemente a dos semanas de carnavales los hospedajes estaban repletos y quedamos tan bajoneados que al final cada quién tomo su rumbo e hizo sus planes propios. ¿Qué hice yo? Bueno, volví al plan inicial: anotarme en un retiro pre cuaresmal. En el lugar donde habían sido los retiros de mi parroquia en años anteriores se iba a realizar un retiro, aunque se trataba de otra parroquia, nos habían invitado a asistir y ya que dos de mis mejores amigas iban pues me parecía una idea genial y viable. Y así me mentalicé por unos días.

 

Señal 3: dos días antes del retiro recibí un par de noticias (nada malo) que me alteraron los planes…de nuevo. Man, ¿hasta cuándo? Tenía cosas importantes que hacer tanto lunes como martes y por ende, la idea de irme de retiro quedaba anulada también. En ese momento sí me sentí perdida, ¿qué iba a hacer entonces? No tenía ninguna de las dos opciones extremas para escoger: ni retiro ni carnavales. ¿Qué me quedaba? ¿Permanecer en casa tirada viendo tele y stalkeando los carnavales de los demás?

 

Señal 4: creo que Dios siempre actúa de forma cautelosa, nos va llevando al camino correcto y nos presenta la puerta abierta cuando menos lo esperamos. Justo cuando estaba resignada a pasar el carnaval encerrada y amargada, maravillosos planes salieron a relucir.

Durante muchos años estuve asistiendo al retiro pre cuaresmal de mi parroquia y pude ver cómo dichos jóvenes experimentaban la gracia de Dios, sin embargo, este año tuve la dicha de mirar del otro lado del lente y asistir a un retiro el día domingo para poder obtener maravillosos testimonios de jóvenes de todo el país. ¿Cómo lo hice? Me ofrecí para ayudar en la grabación de un programa de televisión católico en el que tengo un segmento y pudimos ir a visitar este retiro para grabar a los jóvenes. ¿Qué más?

 

Pues, no todo se trata de paseos o fiesta, sino también del tiempo de calidad familiar y la necesidad de descansar, por eso, estos días fueron excelentes para salir con mis padres, dialogar más y hasta manejar haha. Y por último y no menos importante, justo el sábado de carnaval recibí la confirmación de entrevista para aplicar a una beca en el extranjero por un nuevo Master que deseo estudiar. Y para mi sorpresa, la entrevista estaba programada para el martes de carnaval. Quizás les suene rarísimo que un martes de carnaval yo estuviese sentada frente a la laptop en mi casa dando una entrevista vía Skype con un jefe de admisiones de España, pero sacrificar estos días significaría a un futuro muy cercano grandes cambios en mi vida, cambios que Dios había estado preparando para mí. Por eso, estos carnavales fueron los más peculiares que he tenido y aunque extrañé mucho estar en un retiro, Dios me permitió experimentar momentos mágicos y tener una oportunidad que quizás y si Dios quiere bajo su voluntad, cambie mi vida.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload