13 cosas que aprendí de 13 reasons why

April 18, 2017

Traumática. Adictiva. Una trama fuerte, pero totalmente realista. Netflix la sacó del estadio con su nueva serie original “13 reasons why”, basada en el libro del mismo nombre por el autor Jay Asher donde se cuenta la historia de Hannah Baker, una chica común y corriente que se involucra con las personas equivocadas y toma la decisión de suicidarse. ¿Lo tétrico? Antes de morir deja cassettes que consisten en grabaciones donde explica de forma detallada que hubo 13 razones o personas que la incitaron a esta decisión y se las hace saber al pedir que dichas cintas lleguen a sus manos, desencadenando una serie de conflictos para desmentir o cambiar su versión e impedir que Clay, el otro personaje principal, haga algo al respecto con tanta información desgarradora.

 

Si bien es cierto el tema del suicidio ronda entre los jóvenes y no es por gusto, día a día miles de jóvenes en todo el mundo consideran el suicidio una opción válida para acabar con sus problemas y le pierden el sentido a la dicha de vivir. Y aunque no estoy de acuerdo para nada con el suicidio, las razones que promueven este acto son cada vez más comunes y si no hacemos algo al respecto seguirá cobrando almas de jóvenes con visión pero sin ánimos de cumplir sueños por las distintas sombras que los persiguen. Por eso, hoy quiero presentarte en este escrito las 13 cosas que aprendí al ver esta maravillosa serie, que más que inspirar memes o darle un giro más aterrador al suicidio, lo veo como una terapia audiovisual para ir detectando síntomas o acciones que pueden promover esto, así como también darnos cuenta que muchas veces podemos estar cometiendo grandes errores que impactan de forma negativa a otras personas. OJO: estas 13 cosas son a título muy personal y debo decir que me han ayudado a darme cuenta de muchas cosas que debo cambiar en mí.

 

  1. No es un cliché, es una realidad latente: muchas podrán pensar que el suicidio es una manera llamativa de morir y que sólo lo hacen para llamar la atención y traumar de por vida a quiénes inspiran este acto, sin embargo, Hannah luchó hasta el final por encontrar esa llama de esperanza que la motivara a seguir, pero al ver que la situación no mejoraría recurrió a esto aunque estaba aterrada, actitud que podemos ver en la escena de la bañera cuando al cortarse las venas se asusta horriblemente y trata de mantener la calma, quizás dentro de sí hasta arrepintiéndose de haberlo hecho.

  2. Las ilusiones sí afectan: quizás Hannah era un tanto enamoradiza porque con pequeños gestos había quedado ilusionada con Justin, Marcus y hasta Zach, sin embargo debemos comprender que las personas que tienden a ser menos aventadas en el amor pueden ilusionarse más rápido y esperar a cambio lo similar que ofrecen. Las fotos tomadas por Justin, el intento de aprovechamiento de Marcus y el hecho de que Zach estuviese quitándole las pocas buenas vibras que tenía la hicieron desilusionarse del amor a un nivel paranoico. Y aparte de las ilusiones, el pasado puede ser un mal que nos esclaviza a ese freno sin causa para seguir adelante. Eso explica el comportamiento de Hannah hacia Clay justo cuando estaban por intimar, ya que por recuerdos y traumas pasados con los demás chicos no pudo abrir su corazón a Clay y permitir que se diera una relación entre ellos. 

  3. La omisión mata: sabemos que por el bendito letrero de “ALTO” Jeff murió, sin embargo esto aplica también a que muchas veces hacemos más daño al callar. Vemos que alguien está actuando mal o insultando o molestando a alguien y no nos metemos porque no es nuestro problema. Pero ojo, una vez que eres testigo siempre será parte de tu problema y de lo que cause en ti lo que has visto.

  4. Alto al cyberbullying: ¿saben cuántas personas he dejado de seguir o eliminado de amigos en redes sociales sólo porque son una tanda de negativos destructores? Podrás pensar que hacerte el “hater” es gracioso y que criticar todo y a todos de forma directa o indirecta te hace chévere, sin embargo, además de quedar como un infeliz ocioso y cero edificante, puedes estar afectando con tus comentarios a quién le “tiras la piedra”. Y por menos importante que sea lo que opines para muchos, probablemente a uno o dos le está doliendo lo que publicas. Si no pregúntenle a Hannah y cómo se sintió cuando se filtraron sus fotos con Courtney.

  5. Desaparecer en redes es bueno: sonará inmaduro y he visto como muchos critican a quienes eliminan a sus ex parejas o ex amigos de redes sociales. Dicen que hay que ser grandecitos para tener a la vista el perfil de esas personas que ya no están en tu vida. Pregunto yo, ¿para qué? Antes, cuando no existían las redes sociales, desaparecer era parte de la normalidad del mundo. Si terminabas con tu pareja simplemente no la llamabas más a su casa ni se veían y listo. ¿Por qué ahora es un requisito seguir viendo lo que publica alguien que no tiene que ver contigo? Habrán comentarios encontrados sobre esto, pero aprendí que lo que importa no es lo que piensen los demás sino lo que te de paz mental a ti. Y si hay alguien pendiente de ver a quiénes sigues o tienes de amigos y quiénes no, pues ellos son los inmaduros que necesitan buscarse una vida. Hannah intentó evadir el tema de las fotos y lo hizo bien al inicio, incluso pudo lidiar con ver a su amiga Jessica con Justin, pero hay ciertas cosas que tienen su límite.

  6. Todos somos acosadores: de una forma u otra acosamos a los demás. Ya sea que busquemos en redes sociales las publicaciones de otros, tratemos de escuchar conversaciones ajenas o estemos detrás de alguien para ver si tiene pareja o consume drogas, la tecnología y la vida misma nos ha convertido en personas que les interesa saber de más. Hannah tenía su propio acosador personal (Tyler) y aunque nosotros no seamos tan extremistas en escondernos en el patio de alguien y espiarlo, vivimos pendientes a la vida de los demás, para luego estresarnos porque alguien quiera saber lo que pasa en la nuestra.

  7. Atentos a las señales: todos conocemos a alguien que la vida le ha dado golpes parejos. Tenemos amigos o conocidos con humores bajos, con una mirada perdida y triste y con complejos que pueden llegar a molestarnos. Alejarse o hacernos los desentendidos no es la solución. Al principio tenía conocidos que me molestaba mucho su forma de sobrellevar las cosas, eran difíciles de sacarles tema o de levantarles el ánimo y siempre tenían algún problema. Con el tiempo me aburrí y dejé de frecuentarlos, sin embargo, esta serie me hizo despertar y darme cuenta que son señales. Señales fuertes que ignoramos porque pensamos en nosotros mismos y no somos capaces de mirar más allá. Entonces, antes de pensar que “ya vienen esta o este con sus depresiones…”, pensemos que esa persona en realidad están buscando ayuda en ti y no desea tu rechazo. Esto aplica igualmente para los padres, que muchas veces creen que las actitudes de sus hijos son un mero cuadro de rebeldía o que son muy exagerados, sin embargo, por más grandecitos que nos creamos, la comunicación con nuestros padres siempre debe existir, especialmente una buena armonía, sin esto, se pueden desencadenar consecuencias severas, sino prestemos atención al cuadro familiar de Justin y su madre, un hogar donde se sufre constantemente por nuevos hombres de paso en la vida amorosa de su madre y un ambiente tenso y poco amoroso. 

  8. Los estereotipos y sus consecuencias: entonces Courtney es de esas tipas populares cuya reputación lo es todo, sin embargo la amiga tenía conflictos con admitir que era lesbiana. Marcus era el prototipo ideal de líder y presidente de todo lo que conlleve organizar eventos, amaba el poder y por eso invitó a Hannah a salir para intentar aprovecharse de ella, mientras que Zach era el típico niño mimado y popular que al verse rechazado por Hannah le quitó la poca buena atención que tenía para hacerla sentir miserable. ¿El punto? Todo por sus estereotipos. Sentirse poderosos y populares los hacía actuar con máscaras para así ocultar sus verdaderos demonios. Y aunque Hannah al inicio les creía esa máscara, después de se dio cuenta de quiénes eran en realidad al punto de destruirla sólo por mantener la reputación de ellos.

  9. Todas queremos un Clay: okei, Clay también hizo trastadas, especialmente de omisión al no decirle con valentía lo que sentía, no protegerla del todo y hasta cierto punto carecer de ese sexto sentido para darse cuenta que ella estaba pasándola del terror. Sin embargo, ¿cuántos Clay hay en tu vida? Un chico decente, preocupado por los demás, prudente y honesto. Sobre todo honesto. Si estuviste como yo tan enganchada con este personaje es porque quizás en el mundo real no existen muchas personas de tan buen corazón como Clay. Y una pregunta aún mejor, ¿eres como Clay o perteneces a las otras 12 razones?

  10. Me identifiqué con algún personaje: no, no he sido motivo de suicidio de nadie, pero todo aquel que ve la serie pueden identificarse aunque sea en un par de actitudes con alguna de las razones o incluso con Hannah. No soy porrista, pero me da miedo que mi imagen se dañe. No soy corrupta, pero me gusta ser líder. No tengo actitud suicida, pero he huido de muchas personas porque me han hecho daño. Y así se va la lista, todos tenemos algo de Justin, Jessica, Clay y hasta Hannah dentro de nosotros.

  11. Podemos llegar a detestar la verdad: ¿cómo se sintieron esos chicos al escuchar de una muchacha muerta sus verdades en cintas? ¿Somos nosotros capaces de aceptar cuando nos equivocamos y corregir los errores? ¿Estamos a la defensiva o recibimos con paz las críticas constructivas? Durante la temporada estos chicos buscan desesperadamente  desmentir y cubrir todo lo que Hannah ha dicho, ya sea por temas legales como el caso de Bryce, reputación o simplemente por no admitir las falacias que afectaron a Hannah, sin embargo, todos muy dentro de sí sabían que ella decía la verdad, incluso aunque no lo admitieran entre ellos mismos.

  12. Menos odio y más amor: tus acciones pueden matar a alguien. Ya es tiempo de que te digan en tu cara que no eres “cool” por criticar a todos públicamente, lee amigo(a), eres una triste alma que quizás tiene problemas interiores y demonios tan pesados que la única forma de descargar tu rabia interna con el mundo es tratando de colocar a inocentes almas en tu misma posición. ¡Busca ayuda! No te vas a ganar un premio por ser malo ni por mandar a medio mando a la porra, solo vas a sembrar odio y ese odio va a volver a ti como “boomerang” cuando personas como yo se harten de tanta mala onda y sucedan dos cosas: o te la devuelven peor, o te ignoran.

  13. ¿Dónde está Dios?: probablemente el punto más importante para mí. Independientemente de si Hannah era creyente, católica, evangélica, bautista, budista, agnóstica o etc… ¿dónde está la fe? Si bien es cierto Hannah buscó hasta el final ayuda en sus compañeros, en Clay y hasta en su profesor de escuela, pero… ¿y la parte espiritual? Creo que nunca hubo una escena dónde se inculcara la espiritualidad o cómo la oración puede dar fortaleza y luces para solucionar problemas, lo cual me lleva a pensar en la importancia de incluir a Dios en nuestra vida. Sin importar la religión que profeses, Cristo es la luz y es el amigo fiel que puede sacarte de los abismos más fantasmales, incluso de tratar de matarte. Por eso, debemos orar cuando estamos bien, cuando estemos mal, para pedir y para agradecer, quedarías impresionado de cuánto poder tiene la oración y de cómo existen muchos testimonios de personas que no se han suicidado gracias a su encuentro personal con Jesús.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload