El reto del siglo: ser un buen padrino/madrina de confirmación

June 12, 2017

 

¿Saben la alegría qué experimenté cuando mis ahora ahijadas me pidieron que fuera su madrina de confirmación? ¡Wow! Jamás había sido madrina de nadie y la verdad es que soy una persona bastante detallista y que le encanta regalar cosas, por ende, mi perspectiva del nuevo título se fue por otro camino completamente superficial por un par de días. Ahora, gracias a Dios la elección de un padrino de confirmación es como el primer paso, ya que después los elegidos deben tener una formación para comprender el verdadero sentido de esta labor que los mismos confirmandos deciden a quién conferir. La foto en la confirmación, el título o apodo de cariño y hacer algo de eco de que eres el orgulloso padrino o madrina de un joven que pensó en ti como primera opción es solo la parte social y superficial de todo el asunto. Ser padrino/ madrina es mucho más que un título bonito o un honor: se trata de una responsabilidad que un joven ha confiado en ti y que espera mucho a cambio.

 

Dejemos de lado todo lo chévere y enfoquémonos en el rol de un padrino: hay que aconsejar, acompañar y ser ese soporte de confianza con el ahijado ante situaciones difíciles. No se trata de simplemente verse en fiestas familiares o de salir a almorzar los domingos, sino de ser esa persona que está pendiente del joven y que puede ser un ejemplo para él en su crecimiento tanto personal como espiritual. Y ¡ojo! Esto sí que es algo fuerte y que debemos darle la debida atención.

 

Hoy puedo hablarles de este tema porque recién me convertí en madrina por partida doble. Dos señoritas que quiero muchísimo me eligieron para este rol y mi felicidad no era normal, estaba muy emocionada por emprender este caminar de fe con ambas porque la familiaridad y cariño que nos tenemos es muy fuerte y viene desde hace mucho. Al principio debo admitir que mi enfoque estaba completamente en consentirlas, cosa que me gusta por naturaleza propia. Pensé en regalos, salidas de fin de semana, almuerzos en conjunto porque ambas gracias a Dios son amigas y en mil cosas superficiales que piensan todos los que son elegidos para este trabajo tan bonito. Pero con el paso del tiempo y mientras más se acercaba la fecha de la confirmación de las chicas comprendí que esto era el inicio de un enorme trabajo. Prácticamente ahora sería la segunda mamá de estas chicas. ¿Por qué? Pues porque como adulta que ahora soy, debo ser capaz de darles un buen consejo, de estar para ellas no sólo para salidas o actividades divertidas, sino para escucharlas en sus momentos de debilidad y ser capaz de cimentar con bases sólidas una relación de confianza para poder dialogar de todo lo que les viene trayendo la vida.

 

Ambas son muy diferentes, sin embargo el vínculo que tengo con cada una es tan especial a su manera que parte de ser su madrina es un llamado de atención para mí a ser mejor persona. Como saben, todos tenemos modelos a seguir y siempre miramos a alguien para copiar lo bueno y aprender de lo malo. Ahora ellas tienen una leve perspectiva de mí y aunque no estoy obligada, quiero ser un buen ejemplo para ellas y que puedan llevarse grandes enseñanzas por el tiempo que pasemos juntas. Por eso, el rol de padrino es una oportunidad genial para hacernos crecer como guías de los que vienen detrás, porque siendo confiados en una labor así como de apoyo a los padres, es crear un vínculo especial con alguien con quien vas a poder hablar y tener esa confianza de buscar palabras de aliento y un apoyo particular y sincero ante cada problema.

 

De esta nueva experiencia puedo sacar que Dios nos llama a través de este encargo a buscar siempre de Él y ser personas de fe que puedan transmitir ese amor de Cristo vivo a los jóvenes, se trata de un legado que se nos encomienda para que nuestros ahijados sean hombres y mujeres de bien y aunque vendrán errores, problemas y momentos pesados o de duda, es la fe y el amor lo que abre las puertas a la luz y a seguir caminando con Jesús. Para todos los que son padrinos de confirmados, que esta bendición sea una forma hermosa de crecer y ser mejores individuos, busquemos siempre lo profundo que alberga nuestro corazón y sintámonos orgullosos de poder ser los guías de estos chicos que nos confían su crecimiento de fe al querer tener de compañeros a padrinos como ustedes.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload