Carta a mi pasado

August 14, 2017

 

Lunes 14 de agosto de 2017

 

Querido yo: ha pasado un buen tiempo desde que nos distanciamos. No recuerdo la fecha exacta pero sé que decirte adiós fue lo que más miedo pudo haberme dado. Me había acostumbrado al mismo sentimiento cada mañana al despertar y ya era normal las lágrimas durante el almuerzo o la falta de confianza en mí misma. Sabía que algo estaba mal pero habías llegado con tus maletas a la habitación de mi alma dispuesto a quedarte. Y al principio sentía que era lo que me correspondía como tal, el hecho de sentirme así y aceptar que no todo puede ser color de rosa. Mis miedos, heridas y dudas formaban parte de mi vestuario diario y cada mañana al abrir los ojos la rutina de emociones viajaba por el mismo sendero. Pero estaba acostumbrada a tenerte de huésped y hasta cierto punto me daba temor volver a tener cambios de emociones.

 

Sin embargo, un día fuiste un pésimo huésped. Quizás fue por tenerme mucha confianza, pero un día muy peculiar al levantarme me di cuenta que todo estaba más oscuro de lo normal. Las ventanas seguían cerradas, el abanico estaba en su máxima potencia y las luces no encendían por más que intentaba dar algo de luz a la habitación. Me mirabas con rostro afligido, pero conforme. Sabías que no me estabas haciendo bien a la larga pero aun así insistías en quedarte viviendo conmigo. Intenté desplazarme hasta la puerta para salir a tomar un poco de aire pero te abalanzaste sobre mí y no me dejabas salir de la cama. Me tapaste la boca y empezaste a darme golpes hasta que mi cabeza empezó a dar mil vueltas. Sólo recuerdo haber quedado rendida en la cama y desperté a las horas por mi mamá preocupada porque no me había levantado para ir a trabajar. Allí lo supe, me estabas dominando.

 

Y mi temor de cambiar las cosas se convirtió en desespero por salir huyendo de tal situación. Me di cuenta que me había dejado acostumbrar por un estado emocional que no era sano y que estaba carcomiendo la poca esperanza que me quedaba de volver a ser la chica alegre de antes. Y estaba claro qué debía hacer. A patadas, a la fuerza o con palabras sinceras y sensatas tenía que sacar de mi habitación y por ende, de mi casa a la Mariee atormentada por el pasado. A esa Mariee que no me dejaba levantarme en las mañanas ni permitía que mi apetito fluyera. Esa Mariee que le gustaba llorar por mensajes de texto que le llegaban o que no tenía idea de que su problema no era tan complicado como ella se lo había dibujado. Estaba decidido, ella tenía que irse.

 

Fueron semanas de pláticas intensas y peleas abruptas en el silencio de mi habitación, pero un día la Mariee de mí ahora pasado entendió que no me estaba haciendo bien y por cosas de la vida, se esfumó. No sé si volverá a visitarme, pero ha pasado casi un año desde la última vez que nos vimos. Querida Mariee del pasado: no sé dónde estás, pero te agradezco haberte preocupado lo suficiente por mí como para alejarte. Si me vieras ahora comprenderías que nuestra unión no estaba destinada a ser porque el espacio y libertad que tengo ahora ha ventilado mis emociones a un nivel tan positivo que me asombra. Te agradezco por fortalecerme y enseñarme que estamos en esta vida para levantarnos del sofá y sacarnos los demonios que no nos quieren dejar salir adelante, que la vida se trata de constantes luchas, a veces contra nosotros mismos para abrir los ojos a la realidad: los problemas pueden ser grandes y las heridas pueden doler con cada gota de agua, pero nuestra visión de ser felices y acercarnos a Jesús para aliviar ese dolor del pasado es el antídoto que no falla. Querido joven: no permitas que tu pasado condicione tu futuro y mucho menos la inmensa alegría que puedes experimentar al vencer el dolor que te atormenta. Como decía Héctor Lavoe: “todo tiene su final”, ahora yo le sumo a esa legendaria frase: “todo, incluso lo que no le vemos salida por tanta oscuridad”. Vale la pena luchar con tus miedos e insomnios, Jesús te fortalece cada día. Dios te bendiga.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload