Reflexión: ¿y quién dice la gente que soy yo?

August 28, 2017

Muchas  veces  podemos recordar y ver a nuestro alrededor las maravillas que el Señor nos regala día a día. Podemos ver  que podemos caminar, observar, sonreír, tocar y disfrutar de muchas cosas que quizás otras personas no puedan tener o vivir.

Tal vez nunca nos hemos preguntado, ¿qué estará haciendo o no mi hermano?, ¿qué estará haciendo o no mi mamá?, mi papá o algún otro familiar, ¿qué estará haciendo mi amigo?, ¿qué estará haciendo mi compañero o compañera de clase?, es más, ¿qué estará haciendo nuestro párroco en este momento?

 

En fin, a lo que deseo caer en el día de hoy es la importancia que tiene el pensar en los demás, el pensar cómo se sentirá alguien si necesita de mi ayuda en estos momentos. En este punto podemos recordar el episodio que nos narra Mateo en el evangelio de ayer domingo. Jesús pregunta: ¿quién dice la gente que es el hijo del hombre? Y más tarde  nos  menciona, ¿quién dice que soy yo? Poniéndonos en  Él la persona de Jesús, quizás en un Jesús moderno llegaríamos a pensar, ¿qué me dirán estas personas? O más bien nosotros diríamos, ¿quién será ese? Capaz que ni en su casa lo conocen. ¿Cuántas veces no hemos mencionado esta expresión refiriéndonos a una persona que en nuestra vida hemos escuchado su nombre?

 

Pero hoy no hablamos de esa persona común que todos dicen conocer y quizás es tan común que ni  nosotros conocemos. Hoy hablamos de ese Jesús que en algún momento de nuestra vida hemos tenido la grandiosa experiencia de conocerlo, que quizás marcó nuestras vidas desde allí, al mencionar esa grandiosa experiencia. Esa vivencia que  marcó nuestras vidas para decir hoy, ¿sabes algo? yo conozco un Jesús  y no es justamente el Jesús que vive al lado de mi casa, quizás muchos de nosotros podamos pensar: yo conozco ese Jesús que cambió mi vida, ese Jesús que como Pedro podemos decir hoy “tú Jesús, eres el Mesías, el hijo de Dios vivo”.

 

Pero esto implica muchas  cosas para llegar a ver ese detalle en especial, implica sentirlo, estar en el camino de  conocerlo, o por lo menos que se te haya presentado y haberte dicho:¿sabes algo? Yo  soy Jesús y quiero ser tu amigo.

Y en ese momento inició esa gran amistad, muy diferente a las demás amistades que conocemos, pero que esta amistad es la principal de todas, porque no creo que algunos de nosotros tengamos un amigo que nos prometa la vida eterna, y si lo tenemos, quizás estamos frente a un amigo un tanto mentiroso.

En fin, ese  Jesús del  evangelio que nos pregunta hoy personalmente ¿y quién dices tú que soy yo?, y está de nuestra experiencia poder  responder a esta  gran pregunta. Y pues si  aún no puedo responder a esta pregunta te invito a que escuches a su llamado, sí, a su llamado, porque Él no se cansa de llamarte y decirte: hola, mira hacia acá, aquí estoy. Y dándote un gran abrazo decirte: mucho gusto, soy Jesús, ¿quieres ser mi amigo? Y ese día  iniciará la gran aventura que solo necesita de un sí para dar paso a hermosas experiencias.

 

Porque esta es una gran noticia que merece ser compartida, te invito a hacer eco de este mensaje de amor. Bendiciones.

 

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload