Católicos confundidos

September 14, 2017

 

A veces me pasa que cuando estoy en ese limbo de no tener ningún tema interesante para escribir, el Señor se apiada de mi abismo creativo y me manda señales peculiares para tener nuevos temas de reflexión y de paso grandes lecciones de vida. He aquí una de ellas:

Eran las 9:30 a.m. cuando por fin llegué a mi destino. Había pasado por 3 horas de tranque por culpa de un paño inundado en la autopista y ya mi mañana pintaba un poco de estrés porque siempre que voy tarde a algo es inevitable no sentir frustración. Al llegar a la terminal pedí un Uber lo más rápido posible y rogué porque no hubiese un nuevo tranque para llegar a mi destino. Gracias a Dios fue un viaje expedito. Ya en el Casco Viejo los feligreses estaban reunidos, unos dentro del Templo y los menos madrugadores en la parte de afuera mientras veían por una pantalla y escuchaban con el tremendo equipo de sonido la Santa Misa. Aquel día se celebraba a la patrona de Panamá y había coincidido con la celebración de 2 nuevas ordenaciones sacerdotales, ¡bendición!

Como yo tenía que trabajar en aquella celebración, mi labor consistía en esperar al final de la Santa Misa para tomar fotos y cubrir una presentación entorno a la JMJ Panamá 2019 que tomaría lugar en una tarima fuera de la Iglesia. La Misa aún iba por la oración de los fieles cuando llegué corriendo mientras mi estrés se intensificaba al estar casi 3 horas retrasada de lo establecido, sin embargo, mi momento de actuar aún no llegaba y eso me calmó bastante. Caminé junto a los chicos voluntarios que habían llegado conmigo hasta un punto céntrico de la plaza y nos quedamos escuchando la Misa. Fue preciosa. Creo que nunca había visto en vivo ordenaciones sacerdotales y fue imposible que no salieran lágrimas de alegría, ahora toca orar por estos nuevos siervos de Dios para que su labor evangelizadora llegue a muchas personas.

Esa fue la parte hermosa del día, ahora vayamos a lo que corresponde directamente a este escrito…

Justo cuando estaba por terminar la Misa, es decir, en la parte de los avisos generales, los voluntarios se movieron a buscar fotos y jóvenes para redes sociales, sin embargo, yo me quedé en el área de la plaza para buscar un buen puesto para cuando la presentación en tarima diera inicio. Me coloqué junto a un grupo de señoras que tenían toda la Misa de pie mientras veían lo que acontecía en la pantalla gigante colocada por los medios. De las 3 señoras había dos muy metidas en la liturgia, guardaban silencio, aplaudían en los cantos y respondían con fe cada parte de la liturgia Eucarística. Sin embargo, la tercera era un tanto peculiar y estaba justo al lado mío, por lo que sin querer, me toco escuchar su tanda de comentarios que hacía a las otras 2 señoras mientras estas solo guardaban silencio tratando de concentrarse en la celebración.

 

Mariee presenta: “frases célebres de Doña A”

  1. ¿Limosna? Pero si la Iglesia debería darnos a nosotros, no entiendo cuál es su pedidera de plata

  2. ¿JMJ? Pero si yo no vine por eso, yo vine por mi patroncita, nadie más se meta

  3. Y esas niñas allá arriba con micrófono, ¿para qué? Nadie necesita entrevistas

  4. Oye pero este sol esta fuerte, deberían darnos gorras o abanicos, algo. Esta Iglesia solo pide y pide. ¿Quién maneja la atención de los fieles de ellos?

  5. Pero yo quiero comulgar con el Padre de allá dentro, con estos de afuera no. Mejor ni comulgo.

  6. “Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo…”

¿Cuál es mi punto? Que por personas así nuestra Iglesia puede tener tantos malos comentarios y confusiones, a veces nuestros mismos feligreses se encargan de señalar y criticar cualquier cosa que se hace. Así como esta señora hay miles de católicos que se hacen los muy devotos con la Virgen y van a Misa pero en su corazón solo hay una tanda de descarga de rabia y críticas que tiran sin filtro para que otros escuchen y se contagien de eso. Cometí el error de no decirle nada, simplemente me limité a escucharla, sé que estuve mal pero probablemente mi humor no era el más indicado en ese momento para querer entablar una posible conversación en forma de debate. Hoy quiero invitarte a que seamos fieles justos y que defienden su fe, habrá cosas que no comprendamos y otras que no apoyemos, pero saltar a gritar un montón de críticas o comentarios que humillan o denigran no hará que las cosas se solucionen ni mucho menos serán productivas para tu fe. Seamos católicos de verdad, de nada sirve gritar públicamente que rezamos el Rosario o que amamos a Jesús o que hacemos 5 mandas al mes si nuestro corazón está lleno de rabia y negativismo.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload