El vestido del cristiano

October 16, 2017

Quien en su juventud no se puso una toalla o tela en la cabeza, como para hacer similitud al  “Hiyab” (velo que usan las mujeres musulmanas para cubrirse la cara y el pecho) para ver qué tal se veían como monjas o algo alusivo al vestido que usaban las mujeres en el tiempo de Jesús. …

 

En una reunión con mi grupo juvenil me llevé la sorpresa de que para la noche de oración haríamos una especie de conversatorio con los santos de la JmJ  y que necesitaban quien los personificara. Acepté el reto y me puse en marcha, estudiando y preparándome.

Lastimosamente no pude actuar porque mi vestido no estaba listo, pero todo esto me dejó muchas interrogantes las cuales mencionaré a continuación:

  • ¿El Señor me habría dado confirmación a lo de la noche anterior?

  • ¿Cómo es que la santa tenía mucha similitud conmigo sin yo conocerla?

  • ¿Qué representa un hábito en una persona no consagrada?

  • ¿Cómo alcanzar la santidad en estos tiempos?

  • ¿Imitar o alabar la virtud?

Sí, la noche anterior al evento consulté en oración con mi creador ciertas cosas que me inquietaban, como la de no sentirme preparada para dar a conocer a alguien,  quien es un simple instrumento. Yo sentía la necesidad de contar la historia de un hombre quien lo dio todo por nosotros, ya que humanamente no somos nadie sin su intervención.

Mi intención era contar mi propia historia de buscar la santidad (estoy en ese proceso), porque yo no puedo ir en contra de la voluntad de Dios, Él es sabio y sabe cuál es el propósito de nuestra existencia, así que lo que Él quiere para mí no es lo mismo que quiere para ti. ¿Será que me comprendes?

 

 

Yo me quedé sorprendida al leer la biografía de esa mujer y resulta que  a ella le gustaban las mismas cosas que a mí. ¿Certeza o casualidad? De eso llegué a entender que nada te debe limitar cuando Él pone algo en tu corazón, no importa si cuentas con las facilidades o no, porque Él va a hacerlo posible, ¡solo basta con creer!

Usar un hábito no siendo consagrada no te hace superior o inferior, ni grande ni pequeño, simplemente te hace responsable de lo que significa seguir a Jesús en santidad, porque hoy en día el mundo puede darnos su mejor atractivo, pero eso no debe turbarte porque hay más riqueza en lo eterno que en lo pasajero. Por lo tanto, cuando se habla de  santificar tu vida no es ser perfectos, sino tratar de agradarle al Señor con nuestra realidad imperfecta, sirviéndole y siendo reflejo de su gloria.

Finalmente, muchas personas se confunden con los santos a los que Dios le llamó a su rebaño, no es alabarlos por las cosas buenas que hicieron, sino que viendo su ejemplo nos inspire a dar lo mejor de nosotros mismos, a no fallarle por pequeñeces sino dejar que Él escriba la historia que quiere contar. Jeremías1:5  “Antes de formarte en el seno de tu madre, ya te conocía; antes de que tú nacieras,  yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones.”

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload