Cómo escribir salvó mi vida

November 16, 2017

Es un título literal, porque siento que a nivel emocional no podría estar viviendo con tantas cosas que decir y que no pudiese expresar de una forma tan detallada y reflexiva. Bien, empecemos.

Hoy te quiero llevar por una corta pero significativa cronología de cómo llegué a escribir casi que a diario para poder sentirme liberada y feliz en tantos aspectos.

  1. En tiempos remotos de mi infancia: por allá por el 2002 yo era una niña introvertida que le costaba demasiado hablar en público y que su momento favorito del día era cuando iba a casa. Había sufrido de bullying en el colegio, tenía problemas de peso y aunque mi familia siempre ha sido amorosa y un soporte fundamental para mí, necesitaba más que unos padres comprensivos para sobrevivir al inicio de la adolescencia. Por suerte, el colegio donde estaba era partidario de celebrar la semana de todo: de la ciencia, la lengua española, los carritos locos, la comida inglesa, las matemáticas y hasta la semana de fiestas patrias antes de que empezara noviembre. Esto traía anexado una serie de actividades extracurriculares como arreglos de murales, del salón, coreografías, poesías y los típicos concursos de deletreo, escritura, dictados y oratoria. En estos últimos debo admitir que me aplicaba bastante bien. Gané varios concursos durante mi secundaria, pero los que más me regocijaban eran los de redacción. Cuando nos ponían a escribir cuentos o redactar historias cortas o ensayos, allí me sentía como pez en el agua. Para ese entonces me motivé a escribir algunos cuentos cortos que nunca salieron a la luz, pero que fueron los inicios de mis ganas de escribir durante toda mi vida.

  2. Julio del 2013: antes de recordar este año debo aclarar que cuando estaba en la escuela escribía pura ficción. Cuentos de hadas, de personajes de mi imaginación y sobre todo, sobre magia y amor. Nada concreto, nada realista, todo producto de mi mente. Ahora, llegado el 2013 y con 21 años la situación era otra. No es por sonar melodramática ni nada pero había vivido ya para esa fechas varias cosas que me habían abatido y confundido la existencia. No comprendía el amor, ni la maldad en la gente, no sabía por qué muchos actuaban de cierta forma y por qué la juventud se veía tan abatida por nuevos dioses u opciones del mundo que los hacían alejarse de Jesús. Con todas estas dudas y sentimientos encontrados viajé a Río de Janeiro, Brasil para la JMJ 2013, en este encuentro el Santo Padre Francisco hizo un fuerte llamado a la juventud para dejar la comodidad y empezar a hacer líos. Líos… esa palabra se me quedó dando vueltas por mucho tiempo, hasta que al regreso de la JMJ surgió un buen día mientras estaba frente a mi laptop y sin empleo la idea de empezar un blog. Debo mencionar que antes había tenido ideas de evangelización y las había empezado con mucha emoción pero sin ningún efecto de mantenerlas vivas después de un par de meses. Pero esta vez se sentía diferente, sentí que esta decisión de empezar un blog podría ser algo duradero, algo que me ayudaría a mí misma y a los demás. Así nació “Como un granito de mostaza” y lo demás es historia.

Lo que sigue está de más mencionarlo. Solo quiero concluir que este proyecto aparte de las oportunidades que me ha dado y con las que estoy profundamente agradecida, siento que salvó mi vida emocional. No solo es un portal de reflexiones, sino que es un proyecto muy personal que me permite expresar todo lo que siento. Hablo de Jesús, de la Iglesia, de mí, de mis problemas, de reflexiones de cosas que veo o experimento, pongo mi alma transparente en letras y lo comparto de forma respetuosa y decente porque siento que es algo que me ayuda de terapia, me permite desahogar lo que veo y siento dejando una enseñanza o algo qué comentar entre los demás. Y es cierto, puede que a muchos no les interese o guste lo que escribo, pero me siento feliz porque hay personas que lo apoyan y disfrutan mis escritos. De verdad, mil gracias por permitirme seguir escribiendo para ustedes y por tener este regalo que me ha hecho crecer tanto a nivel literario como personal. Algunos hacen terapia cantando, corriendo, bailando o boxeando, yo lo hago escribiendo.

 

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload