Alicia se despide...

May 1, 2018

 

(Por Alicia)

 

Siempre me gustó escribir. Desde que tengo uso de razón soy fanática de los libros y eso fue creando en mí el deseo de escribir. Desde cuentos cortos, poemas y una que otra historia más larga de lo acostumbrado, la lectura y escritura formaron parte de mi infancia y adolescencia. A pesar de ganar hace unos años concursos de redacción o cuentos en el colegio, nunca opté por llevar más allá mi sueño de convertirme en escritora. Incluso, revisando ahora entre mis documentos viejos pude encontrar muchos cuentos escritos en mis tiempos mozos de secundaria que literal quedaron en el olvido con el paso de los años. Y hasta el sol de hoy, nunca fueron publicados. Cuando supe que Mariee publicaría un libro de verdad me alegré por ella. O algo así. Quizás fueron sentimientos encontrados.  Por un lado, estaba muy feliz y orgullosa de ella, había logrado un sueño frustrado que tenía desde pequeña y con el contenido del blog había podido sacar su proyecto a la venta. Pero por el otro lado, me sentía impotente al hecho de que allí estaba yo, presenciando el éxito de una amiga cuya meta era muy parecida  la mía, mientras yo sólo me limitaba a verla triunfar y mi sueño de escribir permanecía truncado y sin motores para dar su primer movimiento. ¿Qué podía hacer?

 

Si bien es cierto me había convertido en la pluma invitada favorita de Mariee en su blog. Cada semana mis historias de hechos reales eran trasladadas a líneas llenas de diversión, una que otra confesión y enseñanzas. Me había convertido en una parte esencial de su sueño, un pilar para darle un concepto diferente a sus escritos. Pero algo faltaba. El hecho de que mi labor se redujera a ser un complemento de su blog me había devuelto en parte la ilusión y motivación de retornar en mis escritos, sin embargo, el tiempo también me había mostrado que quizás no debía irme por ese mismo camino, que quizás mis experiencias contadas a través de Mariee me estaban liderando a otra historia y otro objetivo.

 

Verán, por naturaleza soy una persona que suelen pasarle muchas cosas peculiares, de esas situaciones que vemos en películas y que parecen poco lógicas o crédulas en un ambiente más real y cotidiano, sin embargo, a mí me pasan. Y analizando cada situación vivida que le he estado contando a Mariee para su blog los últimos meses, pude descubrir que mi labor o destino iba más allá de contar una historia y sacar conclusiones o aprendizajes. Todo este tiempo había estado experimentando cosas increíbles y dignas de contar y tratar pero se habían quedado en buenas historias para un fin digital. Ahora, con el panorama más concreto y mis ideas más claras, había descubierto la verdadera razón de ser de todo esto. No sólo se trataba de que se quedara como un cuento para el blog de Mariee, sino que se trataba de una oportunidad para cambiar al mundo, o al menos el país al tomar esas sugerencias o consejos que daba al final de cada escrito y hacerlas en efecto una realidad. Pero no una realidad disfrazada, sino de tomar cartas en el asunto y arriesgarme a ejecutar cambios o proponer nuevas ideas para cambiar un poco la mentalidad del ciudadano para bien.

 

Entonces, en otras palabras, había descubierto gracias a Mariee y a mis propias experiencias documentadas que mi llamado a servir o a causar un impacto positivo en la sociedad radicaban en tomar acciones más directas y en efecto, tomar todas esas soluciones dadas por los escritos y buscar hasta dónde podía llegar con ellas. Había lidiado con pensadores extremistas, había conocido jóvenes inspiradores que predicaban su fe, estaba lista para la JMJ en Panamá el próximo año, tenía historias maravillosas ya plasmadas en los medios digitales, sin embargo, todo había quedado en palabras y recomendaciones para otros, consejos que quizás ni yo misma había empezado a aplicar. Por eso y porque sentía que podía aportar más a la sociedad, empecé a buscar mi propio rumbo para evangelizar a los demás. Y fue así como me encaminé en un proyecto propio, uno que tomaba cada enseñanza vivida y cada experiencia en un marco cuyo fin era evangelizar a la juventud a mi manera: iba a ser catequista. Siempre me había llamado la atención ayudar a los demás, especialmente a los jóvenes y resultaba tedioso no saber por dónde iniciar. Por eso, el hecho de ser catequista era una plataforma única para llegar a aquellos jóvenes que muchas veces ni siquiera saben por qué están dando formaciones para un sacramento. Desde talleres formativos, jornadas de evangelización en las calles, recolecta de alimentos secos para los más necesitados, visitas a hospitales para compartir la Palabra, organización de eventos sociales para niños y comunidades alejadas, asistir a retiros y ver cómo podíamos involucrar más a los jóvenes en esa salida a las periferias, la catequesis se convertiría en mi nueva pasión y podría aportar un granito de arena significativo a la sociedad. Entonces, no me queda más que orar por este nuevo proyecto y pedir al Señor nuevas vivencias para continuar mi camino en la fe y crecimiento espiritual. ¿Quién diría que después de todos estos años mis talentos encontrarían un nuevo sentido? Hoy, puedo sentirme completamente convencida de que he dado un paso firme de alegría y esperanza para la juventud y para ayudar a quienes más lo necesitan. ¿Qué más me depara el futuro? Sólo Dios sabe, pero cada lección de amor que he aprendido a lo largo de estos últimos meses me ha traído hasta aquí y estoy eternamente agradecida. Probablemente en un par de años tenga mi propia fundación, un libro de mis enseñanzas y haya ayudado a más personas. No lo sé. Pero sea cuál sea el camino que tome, mientras vaya de la mano de Jesús todo estará bien. Bendiciones para todos. Gracias Mariee por abrirme los ojos y darme ese empujón hace meses para empezar a escribir en el blog. Dios bendiga al mundo. Seguiremos haciendo líos, cada quién a su manera siempre y cuando sea de forma positiva.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload