Es solo ansiedad...

April 3, 2019

 

Mi psicólogo me ha dicho que me lo repita a mí misma cada vez que siento que viene ese torbellino de emociones bajando. Es complicado. Es como cuando sientes que te vas a enfermar de resfriado o comiste tantos nachos con chile que sabes que de noche tu estómago se va descobrar por tanto egoísmo hacia él. Es una marea que no puedes ignorar ni decir que va a pasar encima de ti sin causar efecto, simplemente esa sensación llega y la verdad no hay mucho que hacer…

 

¿Estoy exagerando? No.

Sientes que tu pecho está presionado, que te falta el aire aunque muchas veces es una sensación que se manifiesta por tu juego mental interno que no controlas. Te levantas y piensas, ¿cómo estaré hoy? Y luego si en el día todo va en orden te sientes extraño, como si ya se te hubiese olvidado lo que es estar normal sin ningún síntoma que te atormente. Pero al final, es solo ansiedad.

Quizás es una frase para generar consuelo o calma, dicen que es para percatarnos de que lo que sentimos no es producto de un asunto en particular, sino que es ese bicho interno que nos carcome y que simplemente dice: “recuerda que sigo aquí”. ¿Lo irónico? Es algo que solo tú controlas… o descontrolas según tu valor para sobrellevarlo.

Me dijeron que había fármacos para eso, como lo hay para todo en esta vida. Y sí, tienen su buen efecto, pero esa dependencia de medicamentos me llevó a cuestionarme si había alguna forma de controlar eso a mi propio ritmo y medida, para sentir que podía apaciguar las aguas de una marea que sentía que cada vez me llevaba más.

 

¿Cuál es tu palabra positiva del día? Leí sobre esto en un libro que compré en España pero que no había tenido el tiempo de explorar, de esos libros que compras por su portada, porque el título dice: “Si salieras a vivir…”, todo un llamado retador para una chica de 26 años que aún siente que le falta conquistar el 25% de sus sueños que tiene para el plazo previo a los 30. Y vaya que no he salido del todo a vivir…

 

Fue en ese libro donde encontré la primera pista: busca una palabra positiva cada día. Algo tan simple como tomar un post it y escribir cosas como: sé proactiva, relájate, una cosa a la vez, sonríe cada vez que leas esto, eres maravillosa, respira profundo cada 15 minutos…cosas así me recordaban que cada día era una oportunidad para deslumbrarme de lo fuerte y valiente que podía ser.

 

Hay que desahogarlo. Quizás si a los 19 años me hubiesen detectado ansiedad me sentiría como una débil inadaptada incapaz de controlar sus sentimientos y que necesitaba fármacos para algo tan simple como relajarse. Pero ahora, cuando se usa el Google para algo esencial como investigar, te das cuenta que no estás sola. Y tener miedo a decir que vas a un psicólogo o que necesitas ayuda para una situación como esta, solo te convierte en un cómplice del problema. Hay personas que dicen que deben guardarse sus propios asuntos y que es algo personal, que se supone que a nadie más le importa. Pero si de verdad no nos importa lo que piensan los demás y a mí en lo personal me relaja escribir lo que siento… ¿acaso importa lo que piensen de mí por desahogar a través de estos escritos mis conflictos internos? Eso sí, lamento informar que no escribo sobre todo, hay un par de secretos y monstruos que quizás me causaron pánico pero que por amor al arte y a la calma de algunos no comparto, pero situaciones como estas de las que obvio, no estoy orgullosa pero tampoco me frustra que lo sepan, simplemente me genera paz desahogarlas. Y quizás, solo quizás, haya alguien allá afuera sintiéndose igual y que necesite leer que no está sola, que la ansiedad golpea…y duro y toca aceptar que se tiene y ver cómo se trabaja.

 

No hay que tener miedo. Hay buenos días, donde ese sentir se va de vacaciones y todo pinta con naturalidad, donde respirar es fácil, tu mente está ocupada en otras cosas y puedes ir a tu ritmo sin que nada confabule en tu contra. Hay otros días, no tan positivos, donde el malestar toca tu puerta y sólo con asomarte a ver quién es ya te ataca. No hay gritos, ni llanto, ni ataques caóticos, es un sentir negativo interno que te carcome poco a poco y que toma gran parte de tu día para analizar como se disipa o se va desapareciendo.

 

¿Qué te motiva o hace feliz? Voy al gimnasio, leo algún libro de mi biblioteca llena de temas románticos o de reflexión, escribo…y creo que escribir es lo que más me tranquiliza…y hago cosas normales que como todo ser humano, me generan paz. Mi punto con este escrito es que si estás leyendo esto y muchas veces te sientes frustrado, con pocos ánimos, dolor de cabeza, o estás en una lucha con tu mente por no frustrarte más de lo normal, primero, no estás solo o sola, y segundo, debes pedir ayuda profesional.

Sí, este no es un típico escrito evangelizador relacionado a algo eclesial, pero…si busca ayudar, ¿es válido no?

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload