Estoy lista para crecer un poco más

May 13, 2019

 

Siempre me emocionó la idea de crecer, tanto así que quería escalar peldaños que aún no me correspondían, donde aún no estaba preparada.

Cuando me gradué de la Universidad aposté por una empresa de renombre en el país como primer empleo, con esas trayectorias mágicas que dan un aire de éxito, la típica empresa donde todos quieren estar. Yo solo tenía 21 años y medio y aunque mis conocimientos académicos eran pasables, aún tenía muchas actitudes e inseguridades encima. Esas limitaciones que aún traía arrastrando hicieron que mi desempeño no fuese como yo esperaba, salí decepcionada de mí misma, abatida y eso definitivamente influyó en que no creyera en mí a la hora de buscar nuevas oportunidades de empleo.

 

No fue hasta unos 2 años después que fui capaz de reconocer mis capacidades, poner en orden mis actitudes negativas y decirme a mí misma que todo se resumía a que tan dispuesta estaba a crecer, aprender y esforzarme por ser una mejor profesional. Al final, no eran detalles de conocimiento, eran simples pensamientos que me bloqueaban más de una vez la mente y no me dejaban rendir como podía hacerlo.

 

Esta experiencia me hizo ver que tenía no solo inseguridades, sino miedos. O más bien un solo miedo: el de crecer. Había estado en una burbuja cálida y fácil donde mi entorno era sano, amable, como el de una niña consentida. Salir ahora al mundo real y encontrarme con agentes negativos que quieren verte fracasar, o que quieren probarte y darte cuenta que no todos buscan la paz y serenidad era chocante. Desarrollé un temor a lanzarme a nuevas oportunidades desafiantes, probablemente por miedo a fracasar de nuevo como con mi primer empleo, simplemente me estanqué en la zona de confort.

 

Con esa actitud vi pasar mis primeros años de los 20 de vida, en una mezcla entre un trabajo estable pero no tan retador como quisiera, ser miembro de un grupo juvenil donde ya me sentía cómoda y sin nuevos estudios, pensando que con los títulos que ya tenía era suficiente.

 

Y luego, un buen día todos los agentes pasivos que tenía se mezclaron en complot para invitarme a madurar. Fue como de esas mañanas en que desperté y sentí que algo no estaba bien conmigo. No soy ni la más inteligente, ni la más capaz en lo que inventes, ni la más creativa, pero de seguro podía dar mucho más de lo que mi rutina me estaba brindando en aquel momento. Desperté con esa sensación de desespero, como cuando me sale un tema para escribir y necesito mi laptop para plasmarlo en letras antes que se me vaya la idea central. Era un desespero positivo, de motivación, puro. Tomé dos acciones claves de un solo tiro: entré a la página del IFARHU y empecé el proceso para una beca que tenía semanas viendo para ir a España. Era de esas becas semipresenciales donde estudias por varios meses online desde tu país pero para finalizarla debes irte a España a un período intensivo. No había aplicado porque simplemente leer todo el proceso me daba pinta de que requerían de gente muy bien preparada. Pero luego me dije: hey, pero si yo estoy preparada. Sabía que era un reto diferente, no solo porque tenía que ponerme en onda de estudiar de nuevo y exigirme más porque era un Master de otro país, sino porque cuando llegase el momento de irme a España, estaría sola. Completamente sola. Nunca había viajado por mi cuenta ni mucho menos me había valido por mí misma más de 2 días, pero algo me dijo: es hora. Tú puedes lidiar con eso. Y así fue. Obtuve la beca y en menos de un año completé el Master, viajé a España y sentía la plenitud de depender de mí misma, aunque fuese por unas semanas solamente. Aprendí a regular mis horarios, a comer mejor, a saber cuándo salir de fiesta y cuando quedarme en el apartamento estudiando y aprendí que sí puedo ser independiente, que era capaz.

 

Y por allí mismo tomé otra decisión que daba vueltas en mi cabeza desde hace rato. ¿Les ha pasado que se sienten cómodos en un lugar pero saben que ya no deben seguir allí?

Así me sentía con mi comunidad juvenil. Tenía años de estar en pastoral juvenil y lo que al inicio había sido un viaje de nuevas experiencias ya se había convertido en un lugar cómodo, lo cual no estaba mal, pero ya la edad que tengo y ver a los chicos madurar me había dado luces de que era tiempo de decir adiós a esa etapa. No era una despedida de mi vida espiritual, al contrario, debía buscar ser una persona más cercana a Jesús y su Palabra, pero esa transición de joven a adulta en vida espiritual tenía que darse. Entonces, sentí una vez más que estaba lista para dar un paso que me hiciera crecer un poco más y los dejé ir. En un sentido de palabras y títulos, porque mi relación de familia hacia ellos sigue igual, pero son pequeños cambios de los que cuales al desvincularnos…o tomarlos podemos sentir que estamos madurando y que estamos emprendiendo ese camino a crecer sin tantas vueltas.

 

En resumen, he vivido tantas cosas y logrado metas que me asustaban tanto que hoy escribiendo esto me siento nuevamente lista para dar un paso más arriba en crecer como persona. En adquirir nuevas responsabilidades, en por fin pensar en qué hacer para independizarme, en dejar el miedo a enamorarme o en buscar ese destino que siempre quise visitar pero que veía muy lejos como para ir sola. Mi invitación de hoy es no tener miedo a crecer, los retos y las oportunidades que comprometen o te desafían a salir de ese confort que tanto añoras son los que nos marcan, dejan una huella de lecciones fuertes y nos motiva a apostar por nuevas experiencias. ¿Qué será de tus recuerdos si sigues la misma rutina cómoda toda la vida? Es más, cuando te sientes demasiado cómodo y tranquilo en un lugar, es tiempo de irse… ¿o a poco más a vivir estancado toda tu vida?

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload