Bloqueo...

June 26, 2019

 

Llevo una semana sin poder escribir sobre algo en específico y me sentía al inicio enferma, como si mi mente no estuviese dando lo suficiente. Al principio de toda esta renovación del blog me había propuesta escribir de 3 a 4 temas por semana y tener una presencia masiva y atormentadora para que todos supieran que estábamos activos trabajando, escribiendo y buscando como llevar un mensaje de evangelización.

 

Y venía de un período apagado, vacío…oculto. El blog había estado hace unos meses en completa pausa porque no tenía según mi propia apreciación el tiempo, las ganas y los temas necesarios para mantenerlo vivo y en constante movimiento. Había perdido escritores valiosos, se habían apagado las ideas frescas y sentía que la imagen o mensaje del mismo era algo irrelevante, quizás un proyecto que ya debía ser cubierto por el polvo del tiempo y la larga espera en que sobresaliera.

 

Con un libro publicado como meta personal más que como aporte económico y con casi 5 años de estar manejando el blog entre altas y bajas, sentía que el proyecto no iba en ninguna dirección acertada. Me sentía como si estuviese arrojando a la nada un montón de contenido que consideraba importante pero que nadie estaba tomando en cuenta. Lo sentía honestamente como una pérdida de tiempo…

 

Y así lo sentí por mucho tiempo hasta que un día gracias a una homilía en mi parroquia el foco de mi necesidad de escribir volvió a encenderse de forma intensa, como una luz que brilla después de una jornada prolongada de sombras. Escribí emocionada sobre la importancia del noviazgo y su vínculo hacia un matrimonio santo, pero aún temía que la respuesta fuese como siempre: un silencio entre comentarios y ningún tipo de sugerencia, opinión o algo que validara que al menos fue un escrito que se leyó la persona destinataria.

Mi sorpresa fue que ocurrió todo lo contrario, resultó ser este escrito un detonante para que muchos comentaran que ya les extrañaba que no escribiera, que el blog por fin había vuelto y que estaban esperando que diera señales de vida. ¿Conclusión? No comentar siempre no es sinónimo de no estar pendiente. Me recordó a las oraciones diarias que manda quien fue mi catequista de confirmación al Whatsapp, nunca le respondo nada a sus cadenas de oración, pero las leo, medito y oro con ellas todos los días. Y me siento mal el día que no las envía y me emociono cuando de la nada aparecen nuevamente. Supongo que funciona igual con el blog, he escuchado comentarios de amigos y familiares que nunca me responden las cadenas pero cuando me ven me comentan que les gustó “X” o “Y” escrito, lo cual me enseñó a no tomarme las cosas tan personal y mantenerme firme si es un proyecto en el que creo y defiendo.

 

Y pues con esta sorpresiva reacción ante el hecho de publicar después de varios meses, una intensa necesidad de retomar todo se apoderó de mí. Pero no sólo de escribir, sino de inventar e innovar en busca de nuevos resultados y un mayor alcance, todo para que ese mensaje de amor y de evangelización llegara a más personas. Por eso…hice una nueva convocatoria de escritores, de forma repentina y casi que sin poder explicarlo mi inspiración volvió a la luz y fui induciendo nuevos proyectos, tales como videos, participación juvenil activa y demás.

 

Pero con todas esas ideas y con activar y mejorar la imagen con dominio web propio, nuevo logo y demás se vino también encima el cansancio y la presión por mantener a flote algo que en primera instancia no iba programado, sino que fluía de forma nata y creativa. Fue allí donde me di cuenta que en medio de todas las ganas de hacer cambios radicales e innovadores, debía mantener la calma y la esencia del blog. No podía caer en el hecho de escribir obligada o sacar temas que no eran 100% inspirados del momento o de acciones o memorias trascendentales, ni mucho menos escribir por cumplir con temas o títulos anticipados que quizás no me motivaba escribir en el momento. En fin, debía ir con calma y mantener mis principios, de dar contenido valioso, del cual me sintiera orgullosa de publicar en lugar de rellenar a todos con material que podía estar solo a la mitad de lo que yo esperaba comunicar.

 

Es por eso que en medio de tantas cosas nuevas que el blog promete, he decidido que mis escritos seguirán siendo lo que deben ser: un resultado plasmado en letras de acciones cometidas, reflexiones puras y situaciones vividas que dejan una enseñanza digna de comentar, un escrito que sólo surge de una inspiración real, no de algo que deba publicar por cumplimiento a una agenda. Y dicho esto, quizás haya semanas en que el blog tenga 2 o 3 publicaciones, como puede que una semana no se publique nada. Y justo por esto es que de complemento estarán las imagénes de frases, los videos que recopilan los mensajes principales de escritos anteriores y contenido visual que mantendrá vivo lo que hago con tanto amor así como los demás que conforman la red.

 

Llevo una semana sin poder escribir de algo que me inspire a excepción de esto que explica cómo estoy y no me siento culpable ni en deuda con nadie, es más, me siento feliz porque cuando tenga ganas de escribir de nuevo se que será algo puro, real y completamente inspirado en algo que deseo compartir con todo mi ser. Puede parecer extraño escribir sobre cómo no puedo escribir en estos momentos, pero hacerlo resulta incluso un ejercicio práctico mientras un tema interesante surge.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload