"27 lecciones"

July 4, 2019

 

He despertado con 27 años. En teoría, porque si nos vamos a los números exactos no cumplía 27 hastas las 8:00 a.m. cuando nací un sábado 4 de julio de 1992 (sé que fue sábado porque cuando pongo mi fecha de nacimiento en calendarios electrónico siempre sale el día exacto). Literalmente me siento igual, me siento con la misma energía y a la vez cansancio de ayer y siento que desde hace 3 o 4 años me veo muy similar cuando cumplo años, sin alardear haha.

 

Pero al final de cuentas, ya tengo 27 años. Y vaya que me resuena en la cabeza el número. 27 es como esa edad donde ya vas terminando de subir el fabuloso peldaño de la adultez, donde los 30 ya se asoman a final del pasillo y te miran con cara de: “vamos, ya pronto llegas bebe” y tú, en contrario, estás tratando de poner el tiempo un poco más lento para no alcanzar tal edad tan pronto. Está bien, no me siento culpable por aún estar reacia a cumplir 30 en poco tiempo. Pero si me concentro en mi situación actual de cumplir 27, supongo que está aún todo en orden y sin tantos dramas de gente adulta. Se supone (y digo se supone porque no es así) que a estas alturas de mi vida debería tener resueltos muchos asuntos dignos de una chica mayor de 25. Eso a mi concepto es relativo, porque nadie nos ha dicho en un manual qué cosas debemos tener tachadas de nuestra “wishlist” para cuando tenemos más de esta edad. Hay un patrón bastante arcaico, que menciona la casa, el carro, la familia y el trabajo como aspectos claves que ya debes tener solucionados, pero hoy en día, es muy variante. Estoy yo, quien a nivel profesional me siento realizada, pero entre mis planes de antes de los 30 está viajar, viajar, viajar y si Dios quiere casarme (pero eso no depende al 100% de mí) y más adelante (también antes de los 30) está lo de mudarme sola o con mi futura pareja y así nos vamos en sueños alterados que aún desconozco si van a estar resueltos o no. Esto me trae entonces a dar un recorrido mental y emotivo por estos 27 años que he vivido, donde mis recuerdos, vivencias y embrollos me han hecho sacar 27 cortas, pero significativas lecciones de vida.

 

¡Empecemos!

  1. No permitas que nadie te haga bullying: lo viví en primaria y para ese entonces el término no era conocido, pero ante esa problemática, vale la pena enfrentar miedos y hablar, expresar lo que sentimos y buscar ayuda. Ante un complot contra uno, se vale buscar refuerzos.

  2. Trabaja tu temperamento: mis papás me criaron como toda una dulce y amable señorita, pero cuando sales a la realidad hay que saber enfrentar a quienes quieren aprovecharse de tu timidez o tranquilidad y saber cómo responder ante ataques o conflictos.

  3. Todos tenemos un amor que nos complica y enseña en la vida: siempre va a haber una persona que marcó tu vida en términos amorosos y aunque no funcionó, te regaló las mejores lecciones, vivencias y te enseñó qué cosas debías cambiar y mantener de ti.

  4. La ansiedad es válida y debemos hablar de eso: me tomó tiempo admitir que tenía un problema y que necesitaba ayuda. Ir un psicólogo y comprender qué es la ansiedad y cómo puedo lidiar con ella es una de las situaciones que más me ha retado pero que me abrió los ojos al mundo de la salud mental y su importancia.

  5. No tienes que tener mil amigos: calidad siempre va por encima de cantidad. Y en amistad, valen los amigos que trascienden los años, la distancia, las diferencias y siguen allí, a pesar de todo.

  6. Viajar solo te ayuda a conocerte mejor: estar aunque sea 1 mes viviendo solo en otro país te da luces de cómo organizar tu vida, tu rutina y sobrevivir. Suena aterrador, pero vale la pena.

  7. Y hay que seguir viajando: no se trata de irse a otro país, pero viajar, hacer ese detox necesario que te saca de la rutina para respirar aires nuevos es necesario para recordarnos porqué estamos vivos y cuál es nuestro propósito, independientemente adonde vayas.

  8. Hay que cuidarse: la salud es primordial, por ende hacer ejercicios no es algo cuestionable, simplemente se hace.

  9. Despídete de tus padres cada vez que sales en la mañana al trabajo o a clases. Si no vives con ellos, llámalos o chatéales. Family always first.

  10. No te acuestes a dormir molesto con alguien, probablemente tengas pesadillas.

  11. Consíguete un psicólogo, verás que al final todos lo necesitamos.

  12. Soy católica, pero las meditaciones guiadas me han ayudado un montón a sobrellevar crisis de ansiedad.

  13. No permitas que el trabajo te carcoma, da lo mejor de ti y esfuérzate, pero si el ambiente o el peso del trabajo en sí te está enfermando, vete de allí.

  14. Date el gusto al menos una vez a la quincena de comprar algo que te haga sentir feliz, ya sea una prenda, comida o un destino turístico.

  15. Escucha la música que te gusta de verdad, la que te da paz y energía, la que te hace sentirte identificado, incluso de grande se vale ser un fan enamorado de su boyband o grupos (sí, es con ustedes BTS e Il Volo).

  16. No tengas citas obligadas. Eso de buscar al peor es nada es un engaño. Si toca estar sola por un buen tiempo, pues toca. Pero no empieces a salir con alguien sólo porque le temes a la soledad o porque no crees que más adelante pueda llegar el indicado.

  17. Hay que leer más, sólo porque es un hábito precioso y te hace más culto.

  18. Haz algo que te resuelte terapia efectiva: ya sea cantar, jugar bolos todos los martes, correr 2 km diarios, o como es mi caso, escribir de todo lo que te pasa y sientes que puedes expresar.

  19. Aprende a calmar tus emociones, sobre todo las negativas. Ya pasamos esa etapa de ser animalitos dramáticos que gritan, lloran y patalean por todo, ahora somos adultos que dialogamos, no somos impulsivos y sabemos cuando defender nuestro punto de vista y cuando ceder…o al menos eso intentamos.

  20. Debes tener tiempo para ti solo, es justo y sano, ya sea leyendo, caminando por una vereda solitaria, yendo al cine por tu cuenta o dándote el lujo de hacer maratones de Netflix, el tiempo a solas es terapia de auto conocimiento.

  21. Estudia, está de más decirlo, pero la situación está bien competitiva, no seas conformista, supérate día a día y aspira a más, lo necesitarás.

  22. Ten pequeñas rutinas saludables: la mía semanal es que cuando llego del trabajo hago ejercicio, leo un par de capítulos del libro que tenga de temporada, hago mis oraciones o lectivo Divina y veo un capítulo de la serie de Netflix que lleve (solo veo una a la vez, difícil, lo sé). A veces no puedo hacerlo todo o no hago nada porque tengo planes post oficina, pero trata de tener alguna actividad que te motive a seguir activo, con energía, con ánimos.

  23. Se vale volver a enamorarse: duele perder a alguien que quisiste o amaste, pero el corazón es intrépido y sabe cuando se vale volver a entregar esos sentimientos a una nueva persona que vale la pena.

  24. Sonríe y sé auténtico: hay que ser sinceros con nuestra personalidad, ya pasamos esa etapa de tratar de encajar con los demás, ahora todo lo que vale es ser nosotros mismos. Unos te amarán, otros no tanto, pero de eso se trata.

  25. Un día a la vez: vivir tan acelerada hizo que me diera ansiedad, relájate, toma respiraciones profundas y no vayas a 100 km por hora cuando el camino es para ir a 20 km. Lo que es prioridad, hazlo. Y lo que no, siempre habrá otro día si así Dios lo quiere para que puedas cumplir con eso.

  26. Ama. Duele y aveces no es correspondido, pero se siente bien saber que diste todo y que tu conciencia está limpia y cristalina.

  27. Nunca te alejes de Dios: nunca pero nunca, allí está tu felicidad y la descubrirás en la medida que tu corazón conozca a fondo al Señor y su Palabra. Pueden decepcionarte las personas, pero Dios nunca.

Y allí lo tienen, 27 lecciones por 27 años. ¡Salud!

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload