Déjalo ir

September 24, 2019

 

No hablo de una persona, sino de situaciones, de eventos desafortunados que aunque puede que hayan sido hace 5 meses o incluso 20 años nos siguen afectando, marcando, porque de nuestra mente que tanto divaga en memorias no gratas sigue vigente.

 

Paula aún recuerda ese 25 de septiembre de 1999 cuando su padre le dijo que era una inútil y luego se fue de casa. Tomás aún tiene pesadillas donde revive una y otra vez ese episodio en el colegio donde le hicieron tanto bullying que se fue corriendo al baño a llorar y tuvieron qu sacarlo arrastrado los maestros. Claudia aún no comprende porque aunque eso fue hace 15 años, aún su mente da vueltas por ese día, ese único día en que dejó que Luis se pasara con ella mientras veían películas en su casa. Y luego está Sofía, quién siendo una niña de apenas 7 años no entendía en ese entonces porque aquel niño la molestaba tanto y acosaba, hasta el punto de acercarse demasiado a ella. Y ahora, ya como una adulta y por asuntos de la vida, ha recordado ese episodio y no lo deja de repetir en su cabeza, como si fuese un parásito que ha revivido, después de tantos años en que ni siquiera pensó en eso.

 

Pueden ser cosas que vemos que nos reviven traumas, pueden ser cosas que vemos que nos hacen pensar en eso que antes veíamos o pensábamos sin malicia, o peor, pueden ser cosas que hicimos o nos dejamos hacer cuando ni siquiera comprendíamos que eran malas. Y esta última es la que siento como más peligrosa, porque desata un sentimiento de culpa innecesario, de disgusto por el pasado y de afectación emocional años después de vivir con eso que experimentamos sin siquiera sacarnos antes una pizca de malestar. Es como una reacción tardía, es como cuando una vez conversaba con un sacerdote que me confesaba y le preguntaba… ¿cómo lidiamos con los pecados que hemos cometido pero que en ese entonces no sabíamos que eran pecado? Por producto de la ingenuidad, de ser ignorantes o de ser exploradores en un campo donde aún no llegaban las explicaciones.

 

Sé que hay gente allá afuera muy herida, por cosas terribles y actos des humanos que otros provocan contra nuestra voluntad. Oro por los sobrevivientes a la violación, por quiénes han pensado en suicidarse, por los acosados, por los asechados por el bullying y oro por los que se sienten culpables por cosas que pasaron y que no comprendieron hasta ahora lo que en ese entonces significaron o fueron.

Es cierto, todos tenemos aunque sea una sombra que oscurece nuestro ser, que marca el pasado y que nos aterra recordar o que siga ahí latente sin dejarnos dormir en paz. Me ha pasado, lo he sentido y sé que tú también.

Por eso, hoy quiero invitarte a dejar ir. Sí, a romper esa cadena emocional que te tiene aún en una fecha o evento del pasado que entiendo que te haya marcado, derrumbado o hecho reflexionar muy tarde de que estuvo mal, te invito a dejar de sentirte oscuro, ingrato o indecente por algo que quizás en ese entonces no sabías que significaba o no estabas seguro de lo que estabas haciendo.

Mírate hoy frente al espejo, mira la maravillosa persona en la que te has convertido, en lo profesional, madura y alegre persona que deslumbra un brillo especial, todo gracias a lo que has aprendido en la vida. Momentos malos, claro que hay, momentos que queremos borrar, también. Pero si hay algo que define al ser humano es su espíritu de avanzar, de superar, de no dejarse condicionar por algo que ya pasó. Es cierto que hay momentos que no podemos olvidar porque nos impactan, pero podemos hablar de ello, desahogarlo y no permitir que la culpa nos carcoma o que la desdicha de lo que en ese momento sentimos nos retraiga a lo que hoy en día somos.

Oye, tú, me siento orgullosa de ti. Orgullosa porque a pesar de tus sombras, estás aquí, sonriendo, viviendo y permitiéndote tener nuevas vivencias que demuestran que eres fuerte, que superas las adversidades y que eso que te llenó de miedo, culpa o vulnerabilidad, hoy sea un motivo para ser más valiente de lo que ya eres y que mentalmente puedas tomar ese recuerdo, evento o acción, ya sea que fuese tu culpa o no y lanzarlo a un mar cuyo retorno no es posible. ¡Tú puedes!

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

September 26, 2019

September 24, 2019

Please reload