Terapia del corazón

November 15, 2019

 

No, tranquilos, mi corazón está bien, es mi rodilla la que anda terca por quinta vez desde que en el 2014 me detectaron una fatiga muscular que había que darle amor y tenerle cuidado. Mi tiempo libre actualmente me estaba permitiendo asistir a terapia mañanera y cumplir con 9 sesiones de bicicleta, ultrasonido y compresas frías y calientes para darle tregua a la molestia. En general, todo bien y en orden.

 

Pero hoy no quiero ampliarles sobre mi terapia ni los resultados de la misma (aunque todo va viento en popa), sino que quiero comentarles de un pequeño detalle, tan pequeño pero a la vez tan significativo que me hizo escribir estas letras para dedicárselas a alguien que espero pueda leer lo que expreso.

 

Fue en mi sexta sesión, mientras leía mi nuevo libro (aunque en realidad es prestado) que me percaté de un mensaje que había estado todos los días allí conmigo pero que por mi distracción, mis pensamientos o por el libro en sí que se tomaba toda mi atención en las sesiones me tenía sin cuidado alguno.

 

Dos días atrás me sentía algo triste y hasta decepcionada de mí misma por no tener un escrito para la próxima semana. Y aunque ya me había planteado hace meses que esos escritos del blog debían fluir y no ser organizados, ya llevaba un historial pulcro de publicar uno a la semana y parecía ser que esta semana que venía sería la terrible excepción. Puede que los seguidores del blog no lo notaran o les importara, pero para mí sería un estrés interno y personal el hecho de sentir que fallaba. Aquel pensamiento se había ido de vacaciones mientras leía el libro con la compresa fría puesta justo en donde el dolor se asomaba, en mi rodilla derecha, cuando de pronto, llevada por mis 2 minutos (porque 5 son muchos) de distracción de leer, me dio por revisar mi número en la lista de ultrasonidos, cuando para mi sorpresa, al darle vuelta al tiquete, vi ese mensaje.

 

 

Del otro lado del número de turno, plastificado y con letra legible estaba escrito un mensaje que venía de Jesús, de eso estoy segura.

Decía: “Te pido Señor que tu espíritu santo me ilumine en este día y que en tu nombre todo lo que haga me salga bien”. Una leve sonrisa se esbozó en mi rostro y dejé el tiquete a un lado de la camilla. Justo al alzar la mirada, mi tío (de cariño) y licenciado de terapia me veía y sonreía a la par. Y allí lo supe, era un mensaje directo de Jesús para mí.

 

Minutos más tarde y aún esperando mi turno para la sección de ultrasonido, el licenciado dedicó unas palabras en alto para alabar a Dios y dar gracias por la soleada mañana que nos estaba regalando. Aunque era viernes, dijo que el jueves era de esos días en que te mereces sonreír más y estar más agradecido con Jesús y sus bendiciones porque también podemos acudir a la hora santa a tener ese encuentro especial con el amor de los amores. Dijo un par de frases más que de seguro evangelizó a los allí presentes y luego, con esa misma amabilidad, siguió guiando a una señora que andaba en silla de ruedas con su terapia.

 

Hace tiempo me preguntaba cómo podía evangelizar o contagiar a los demás del amor de Dios en mi trabajo o con lo que hago en mi rutina diaria, hoy, mi tío de cariño me dio cátedra de eso. No se trata de convocar una gran asamblea o hacer un evento magno para poder llevar su palabra. Él está esperando que cada uno de nosotros simplemente viva como testigo de su amor y que los demás puedan ver eso para sentirse llamados a experimentar esa alegría.

Dedico este escrito al licenciado Jorge, porque me enseñó que en medio de nuestra cotidianidad podemos ser los mejores instrumentos y evangelizadores de Jesús y su palabra. Ese y todos los días, muchos van a terapia de hombros, rodillas, piernas, cuello, etc… pero algo que tenemos en común todos los pacientes es que además recibimos de forma gratuita y con amor una terapia del corazón con aroma a Jesús.

Please reload

Nuestra red de escritores"Como un granito demostaza" te da la bienvenida.

¿Tienes algún artículo que deseas publicar? ¡Únete a nuestra red de escritores! Envíanos tu escrito a comoungranitodemostazapty@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Recent Posts

November 29, 2019

November 22, 2019

November 15, 2019

October 22, 2019

October 15, 2019

October 4, 2019

Please reload